Géneros y Sexualidades

Opinión

¿Quiénes son los actores en contra del Proyecto de Ley Integral Trans en Uruguay?

En estos días hemos visto a organizaciones religiosas y de derecha levantarse fuerte y violentamente en contra del proyecto de Ley Integral para personas Trans, que busca garantizar los derechos fundamentales de este colectivo, altamente vulnerado e invisibilizado en nuestro país. Pero, ¿quiénes son sus detractores y que es lo que realmente buscan?

Martes 21 de agosto | 21:45

Cientos de personas se reunieron en la explanada del Palacio Legislativo días pasados, buscando con éxito ejercer la presión suficiente sobre los legisladores que debían tratar el proyecto en la Comisión de Población, decidiendo, finalmente, congelar algunos artículos y posponer su tratamiento.

Los y las manifestantes, juntaron cerca de 40.000 firmas en contra del proyecto, levantaron la voz con pancartas y a través de una activa campaña por redes sociales, con un claro y fuerte discurso discriminatorio y tergiversando lo que proponen los actores que promueven el proyecto.

Quienes se oponen a que esta ley sea aprobada, se basan en los artículos 5 y 17, denunciando que los mismos atentan contra los derechos de la patria potestad. No obstante, varios manifestantes cuando son consultados por la prensa de que si en caso de modificarse dichos artículos estarían a favor del resto de los puntos de la ley, declaran enfáticamente que no.

Por tanto, podemos suponer, que detrás de esta campaña existen otros intereses “camuflados” para que la ley no vea la luz.

Sería pertinente entonces, analizar quiénes están detrás de este movimiento y allí nos centraremos en estas líneas.

Derecha conservadora e iglesias empresarias

Posteriormente a la convocatoria y a la presentación de las firmas, la senadora nacionalista Verónica Alonso, a través de redes sociales, felicitó a los manifestantes por “defender a los niños y a las familias”, siendo congruente con sus anteriores declaraciones vertidas a la prensa, en donde había manifestado su postura en contra de todo el proyecto de Ley. Señalamos que la senadora es líder de una de las listas de las que forma parte el diputado Alvaro Dastugue, pastor evangelista.

En redes sociales, uno de los mayores militantes en contra de este proyecto de ley ha sido el pastor Jorge Márquez, quien es suegro del diputado Dastugue del que hemos hecho mención, líder de la Iglesia Misión Vida, de las comunidades Beraca y también de la ONG Esalcu.

La Iglesia Misión Vida cuenta con miles de seguidores, es poseedora de medios de comunicación como radio y televisión, varios anexos en nuestro país, en Argentina, Brasil e inlcuso en Haití, un predio en la Ruta 8 km 21 de Villa García conocido con el nombre de “Beraca”, donde se llevan a cabo eventos religiosos multitudinarios, con un templo que se estima tiene un valor aproximado de 1 millón de dólares, según las propias declaraciones de su líder.

Las comunidades Beraca, vinculadas a la iglesia y a la ONG Esalcu, cuentan con decenas de hogares en donde se ingresan a personas en situación de calle, por adicción o por motivos religiosos, que trabajan y auto solventan a las mismas. La labor social de las comunidades, les valió el apoyo de organizaciones gubernamentales, intendencias, actores políticos y empresas que de algún u otro modo, colaboran con donaciones o con trabajos para los internos.

Otra vez el Pastor Márquez y el Partido Nacional

La imagen de las comunidades y del pastor Márquez, se vieron fuertemente sacudidas el año pasado, cuando trascendieran en informes del programa Santo y Seña, varias denuncias por violencia y explotación laboral sobre internos de Beraca, así como utilización de estos y de fieles de la iglesia para militancia política, que tuvo como resultado la obtención de la ansiada banca en diputados.

Además, pesan sobre los hombros del pastor, del diputado y de las organizaciones que lideran, denuncias por estafas y una investigación en curso por la Comisión Investigadora para determinar si existió una financiación de parte de la iglesia en la campaña de la senadora Verónica Alonso y del diputado Álvaro Dastugue.

Pero no terminan aquí los cuestionamientos sobre la figura del Pastor Márquez.
Tiempo atrás, logró generar fuertes críticas y repudio por parte de la opinión pública al afirmar en un programa de televisión que existe un lobby gay que promueve la pedofilia.

No es novato en materia de manifestaciones y recolección de firmas. Tuvo una activa participación, junto a organizaciones católicas y actores políticos, en contra del derecho a la salud sexual y reproductiva, en contra de la ley de interrupción voluntaria del embarazo y de la ley de matrimonio igualitario.

También pudimos ser testigos de la campaña misógina que realizó, mayormente por redes sociales y desde el púlpito de su iglesia, bajo el lema de “femenina si, feminista no”, convocando a boicotear la marcha del 8M en la ciudad de Montevideo.

Con todo este breve repaso podemos llegar a concluir que detrás de esta campaña en contra del proyecto de ley, lo que existen son fuertes ideas religiosas y conservadoras, que bajo una fachada de secularización de intereses, atentan contra las libertades y los derechos fundamentales de las personas.

Uruguay es un país modelo a nivel regional, en materia de derechos laborales y sociales, con un estado laico y que también defiende la libertad de culto.

Por tanto llama la atención y despierta alarma en algunos, ser testigos en nuestro país de fuertes discursos conservadores, reaccionarios y discriminatorios.

Quizás sea menester comprender que la oleada de retrocesos sociales que afecta a nuestros vecinos, no solo nos salpica, si no que se quiere abrir paso en nuestro territorio.

Es tarea de todos y todas repensarnos en este nuevo contexto para sostener y defender nuestros logros alcanzados en materia de derechos con muchos años de lucha, y así continuar construyendo como sociedad, un país más justo e igualitario.

No nos moverán. Ley Trans ya!






Temas relacionados

Transfobia   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO