www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
2 de marzo de 2021 Twitter Faceboock

FRONTERAS ASESINAS
2020 fue uno de los años más mortales para los migrantes, y no sólo por Covid
James Dennis Hoff

Las brutales políticas de inmigración en los Estados Unidos y Europa resultaron en la muerte de más de 3,200 migrantes en 2020.

Link: https://www.laizquierdadiario.mx/2020-fue-uno-de-los-anos-mas-mortales-para-los-migrantes-y-no-solo-por

El 24 de diciembre pasado, los cuerpos de más de 20 refugiados tunecinos, incluidas al menos cuatro mujeres embarazadas, fueron recuperados después de que su barco se hundiera en el mar Mediterráneo. Se informó que el barco, que se dirigía a la isla italiana de Lampedusa, transportaba hasta 45 pasajeros, pero se sabe que solo cinco personas sobrevivieron al naufragio.  

Como los más de 10,000 tunecinos que han intentado llegar a Italia este año, estos refugiados huían de la pobreza aplastante, las privaciones económicas y un brutal plan de austeridad impuesto por el FMI que ha provocado una inmigración masiva irregular desde 2011 a varios países europeos, incluidos Francia, Italia, y Alemania. Decenas de miles de inmigrantes libios y africanos subsaharianos, que huían de la pobreza y la violencia, también han utilizado puertos tunecinos o han intentado llegar a Europa cruzando el Mediterráneo, y cientos han muerto en el intento. 

A pesar de la magnitud de esta tragedia, el incidente recibió muy poca atención en los principales medios de comunicación en los Estados Unidos y Europa, en parte porque tales eventos se han vuelto demasiado comunes. De hecho, según el Proyecto Migrantes Desaparecidos, más de 1,100 refugiados murieron este año tratando de cruzar el mar Mediterráneo y, desde 2014, más de 25,000 muertes se han atribuido a intentos de migración irregular desde el África del norte y subsahariana.

A nivel mundial, más de 38,000 inmigrantes han muerto intentando cruzar fronteras cerradas o encontrar refugio desde 2014, y el paso de inmigrantes a Estados Unidos sigue de cerca al Mediterráneo y África en cuanto al total de muertes de inmigrantes durante este mismo período. Aunque 2020 no fue el peor año para las muertes de migrantes (2016 actualmente tiene ese récord), las muertes registradas este año son parte de una tragedia en curso y en desarrollo que parece no tener un final a la vista. 

Muerte por diseño

 

Sin embargo, tragedias como estas no son meros accidentes, sino productos directos y, a menudo, intencionales de los duros aparatos de inmigración de la Unión Europea (UE) y países imperialistas como Estados Unidos. Mientras mantiene en gran medida la libertad de circulación de los europeos, la UE ha impuesto fuertes restricciones a la inmigración desde fuera de sus fronteras. Esto ha dado lugar a un sistema de control de fronteras europeo enorme, complejo y altamente militarizado que los críticos han llegado a llamar "fortaleza Europa".

Desde el Mediterráneo hasta el Báltico y todos los puertos intermedios, la seguridad y vigilancia contra la inmigración irregular ha aumentado de manera constante desde la fundación de la Unión, y más aún desde la llamada crisis migratoria, que comenzó a mediados de la última década y fue provocada en un grado considerable por las consecuencias políticas, económicas y ambientales de la interferencia europea y estadounidense en el Medio Oriente.

Este aparato ha incluido una mayor vigilancia militar del Mediterráneo en particular y el uso decentros de detención en Grecia , donde se encuentran actualmente más de 42,000 detenidos.Estos campamentos, construidos originalmente para menos de 6,000 migrantes en total, están extremadamente superpoblados. Los refugiados están sujetos a la infección por coronavirus y, quizás lo peor de todo, a muchos se les niega la oportunidad de presentar solicitudes de asilo o estatus de refugiado, una violación de la Convención de Ginebra y de la propia convención de la UE sobre derechos humanos. Pero la política más perniciosa de la UE para detener la inmigración irregular ha sido subcontratar la vigilancia de las fronteras a los países desde los cuales o a través de los cuales muchos inmigrantes intentan llegar a Europa.

Con este fin, la UE ha llegado a acuerdos con Turquía y Libia para actuar como brutales disuasivos de la migración europea. La guardia costera libia, por ejemplo, ha recibido más de 90 millones de euros de la UE desde 2017 para evitar que los inmigrantes crucen el Mediterráneo, y los centros de detención libios se han vuelto notorios por su crueldad, condiciones miserables, explotación y casos de abuso sexual. En Turquía, que ha actuado como guardián de la inmigración europea durante muchos años, el gobierno de Recep Tayyip Erdogan ha utilizado la cuestión de la inmigración para obtener el apoyo europeo para sus incursiones en el norte de Siria, incluso cuando envía a inmigrantes detenidos y sus familias de regreso a zonas de guerra para que mueran sin la oportunidad de presentar su caso de asilo. 

Mientras tanto, en Estados Unidos, la zona fronteriza entre Estados Unidos y México sigue siendo uno de los cruces de inmigrantes más mortíferos del mundo, solo superado quizás por el Mediterráneo. Desde 2014, más de 2,500 personas han muerto intentando llegar a Estados Unidos, principalmente desde América Latina y el Caribe, y 2020 fue el tercer año más mortífero de muertes en la frontera de Estados Unidos desde 2014, a pesar de la amenaza continua y la perturbación económica causada por el coronavirus. Decenas de miles de inmigrantes, incluidos miles de niños, permanecen encarcelados en centros de detención de inmigrantes en todo el país en condiciones insalubres y a menudo inseguras. Al igual que Europa,

Estados Unidos también ha subcontratado gran parte de su disuasión migratoria a otros países, en particular con México. A partir de 2018, el llamado presidente "progresista" de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) acordó un acuerdo con el presidente Donald Trump por el cual la recién creada Guardia Nacional mexicana sería desplegada para capturar, detener y vigilar principalmente a centroamericanos. e inmigrantes caribeños que intentan ingresar a Estados Unidos a través de México. Desde el acuerdo, México ha deportado a más de 100,000 inmigrantes y solicitantes de asilo, muchos de los cuales huyen de la agitación económica y política que a menudo es el resultado del imperialismo estadounidense y de la interferencia directa, como son el golpe de derecha en Bolivia y el intento de golpe en Venezuela. .

A pesar de los esfuerzos de la UE y los Estados Unidos para frenar la inmigración irregular, el número de refugiados desesperados dispuestos a correr el riesgo solo ha aumentado. El mayor efecto de estas políticas, entonces, no ha sido reducir la inmigración irregular, sino hacer que el proceso de inmigración sea más problemático, humillante y peligroso para los cientos de miles de personas que buscan ingresar a Europa y Estados Unidos cada año. Al mismo tiempo, la constante amenaza de deportación en caso de llegar, mantiene a muchos trabajadores en un constante estado de precariedad que acelera las ruedas de la explotación capitalista. Estas políticas están diseñadas en parte para desalentar la inmigración futura, pero también para aplacar las voces de los populistas de derecha que han utilizado a los inmigrantes y a la inmigración como chivo expiatorio de la creciente incapacidad del capitalismo para satisfacer las necesidades más básicas de sectores cada vez mayores de la población. 

División de la clase

Las políticas de la Fortaleza Europa y la continua militarización de la frontera estadounidense son, como cualquier estudioso de la política contemporánea le dirá, impulsadas en gran parte por un creciente y cada vez más poderoso populismo de derecha que es inherentemente anti inmigrante. Donald Trump y Boris Johnson, por ejemplo, se han beneficiado y han añadido combustible al creciente sentimiento antiinmigrante en el Reino Unido y Estados Unidos, y sus ideas han encontrado simpatizantes tanto entre las clases medias de la pequeña burguesía como entre la gente trabajadora común.

Pero eso es solo una parte de la historia. Después de todo, el sentimiento antiinmigrante ha existido durante décadas, y la militarización de la frontera de Estados Unidos fue un asunto bipartidista muy popular . Incluso hoy en día, el apoyo a las fronteras militarizadas y las duras leyes de inmigración sigue siendo fuerte entre los liberales y la llamada izquierda. En Estados Unidos, por ejemplo, el presidente electo Joe Biden, temeroso de lo que argumentó que sería una avalancha de millones en la frontera suroeste , ahora está retrocediendo las promesas de campaña de revocar inmediatamente las horribles políticas de inmigración de Trump que han dejado varados a cientos de miles de solicitantes de asilo en México. En Europa, incluso los líderes de partidos supuestamente de izquierda, como el alemán Die Linke, se han sentido obligados a adoptar una plataforma anti inmigrante para atraer a los votantes enojados de la clase trabajadora. 

Esta nueva ola de sentimiento xenófobo contra la inmigración que ha barrido Europa y Estados Unidos puede estar impulsada por políticas y políticos populistas y nacionalistas, pero sus raíces se encuentran en las crisis económicas y políticas en curso del neoliberalismo global, que ha empobrecido a las clases trabajadoras del mundo desarrollado, reduciendo su nivel de vida y creando desigualdades crecientes que han dejado atrás a un número cada vez mayor de trabajadores. La carrera por las ganancias a través de la globalización, la subcontratación, la precarización y la eficiencia de la producción, combinada con décadas de austeridad estatal, han resultado en millones de trabajadores sin acceso a trabajos estables y bien remunerados, atención médica, educación o vivienda asequible. En tales situaciones, tomar como chivo expiatorio a los inmigrantes culpándolos de reducir los salarios o amenazando con arruinar los programas de bienestar social ya reducidos se ha convertido en una forma fácil para que los líderes políticos y la clase capitalista eludan la responsabilidad por los fracasos y contradicciones del sistema capitalista que están tratando de apuntalar y que los benefician tanto. 

Pero los inmigrantes no son ninguna amenaza para los trabajadores de Europa o Estados Unidos. De hecho, la militarización de las fronteras arbitrarias, la continua criminalización de la inmigración irregular y la clasificación de los seres humanos en legales e ilegales, ciudadanos y no ciudadanos, solo divide a la clase en formas que vuelven el poder de los trabajadores más débil y menos capaz para luchar contra el capital y el estado.

En lugar de apoyar políticas anti inmigrantes, todos el pueblo trabajador, incluidos los inmigrantes de la clase trabajadora, primero deben reconocer nuestros intereses compartidos y adoptar un programa que une en lugar de dividir. Con ese fin, debemos luchar por la desmilitarización de las fronteras, el cierre de todos los centros de detención, el fin de todas las deportaciones, derechos legales y democráticos plenos para todos los inmigrantes, admisión de todos los refugiados y solicitantes de asilo y el fin de todas las intervenciones imperialistas en América Latina, África, Medio Oriente y donde sea.

Las muertes en el Mediterráneo y en la frontera de Estados Unidos en 2020 son una tragedia.Pero fueron muertes evitables. Las personas que murieron eran trabajadores desesperados, víctimas de un sistema basado en las ganancias que utiliza el instrumento del estado para imponer la explotación y limitar la cooperación entre el proletariado internacional. Poner fin a tales muertes requerirá el fin del sistema capitalista tal como lo conocemos, pero para hacerlo, los trabajadores también deben poner fin al imperialismo, el nacionalismo y las mismas fronteras que nos dividen. 


_______________________________________________________________
Este artículo del cual ofrecemos su traducción, se publicó en la página de Left Voice de Estados Unidos, la cual es parte de la red internacional La Izquierda Diario.

Traducido por Raúl Dosta para La Izquierda Diario México.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx