Sociedad

TEMPORADA INVERNAL

Vórtice Polar: ¿Qué tiene que ver con el cambio climático?

Canadá, Estados Unidos y el norte de México están sufriendo las consecuencias de una de las tormentas invernales más extremas de las últimas décadas: apagones, falta de suministros y temperaturas congelantes, que son producto de un vórtice polar, ¿es consecuencia del cambio climático?

Axomalli Villanueva

@1quiahuitl

Jueves 18 de febrero | 20:56

La atmósfera no es sólo la capa de gases que cubre el planeta Tierra donde se encuentra el oxigeno que respiramos, sino que es un sistema complejo que mantiene interacciones con el océano y los continentes y que entre otras cosas también presenta corrientes de circulación.

Estas corrientes circulatorias conforman "celdas" o "células" las cuáles se agrupan en tres principales, tanto en el hemisferio norte, como en el hemisferio sur, y son: la Célula de Hadley en los trópicos, la Célula de Ferrel a latitudes medias, y la Célula Polar.

Las celdas polares, tanto en el norte como en el sur son producidas por el aire frío de los polos y las bajas presiones atmosféricas presentes en estas regiones del planeta, que genera uno o varios anticiclones permanentes, lo que da origen al "Vórtice Polar", el término "vórtice" se refiere a la rotación en contra de las manecillas del reloj que permite que el aire frío se mantenga dentro de la región ártica y antártica.

Este fenómeno existe todo el año, pero se se debilita en el verano y se intensifica en el invierno. En muchas ocasiones durante el invierno del hemisferio norte, el vórtice polar se expande, enviando el aire frío hacia el sur junto a la corriente en chorro que rodea la masa polar, cuando esto ocurre se asocia con temporadas invernales extremas, como ha ocurrido en 1977, 1982, 1985 y 1989, por mencionar algunos.

Entonces, ¿Cuál es la alarma?: los vórtices polares no son nada nuevo, sin embargo se han popularizado en la prensa cuándo hay eventos extremos relacionados a grandes masas de aire frío que golpean en inviernos más extremos, como ocurrió en 2018, cuando se viralizaron imágenes de ciudades como Nueva York con grandes acumulaciones de hielo y nieve.

Imagen satelital de la tormenta invernal 35, provocada por el vórtice polar

De manera irónica, estos eventos han sido ocupados por varias figuras de postura negacionista del cambio climático para contradecir los argumentos científicos que alertan sobre el aumento de las temperaturas globales. Si bien los las olas más fuertes de frío que provienen de los vórtices polares son eventos extremos, expertos afirman que si hay una relación directa al calentamiento de la Tierra con inviernos más fuertes.

¿Qué esta pasando en Texas?

Generalmente el aire ártico se mantiene muy al norte, contenido por una corriente de chorro, —que actúa a manera de "cinturón"—, sin embargo, cuando ocurre un calentamiento excepcional del aire polar, esta se debilita, permitiendo que este avance a latitudes más bajas. Desde hace una semana el Servicio Meteorológico de Estados Unidos o Weather Prediction Center (WPC), advertía que se esperaba una ola de frío con temperaturas tan bajas que romperían récords desde hace más de un siglo.

El lunes el WPC registró que se habían superado al menos 25 temperaturas mínimas históricas, entre las que destacan como nuevos extremos los valores de -38.8°C en Hibbing, Minnesota; -36.1°C en Valentine, Nebraska; -33.8°C en North Platte, Nebraska; -33.3°C en Sioux City, Iowa y -32.2°C en Sioux Falls Dakota del Sur. México también resintió esta tormenta invernal con temperaturas medias en el norte del país de al hasta -10 °C.

Te puede interesar: Cortes de luz y frío extremo afectan a millones de familias pobres en Texas

Como consecuencia, más de 4 millones de personas en el estado sureño de EEUU se quedaron sin energía eléctrica, producto del congelamiento de la infraestructura de abastecimiento de gas natural. Al mismo tiempo en el norte de México, se presentaron apagones a nivel masivo y al menos una veintena de muertes en ambos países relacionadas a la ola de frío.

Pero el problema real surgió mucho antes, al ser Texas un estado con temperaturas mayormente cálidas, grandes recursos de combustibles fósiles acaparados por empresas petroleras y administraciones que se han caracterizado por su negacionismo al cambio climático y por tanto no contaban con regulaciones de construcción, ni fuentes alternas de energía que estuvieran preparadas para una ola de frío intenso como la de los últimos días, pese a las advertencias de los observatorios meteorológicos.

Del lado mexicano, quedó demostrada la fuerte dependencia que existe hacia el gas natural para producir energía eléctrica y hacer frente a estos eventos extremos, si bien, fueron a causa de la entrega de recursos naturales y empresas paraestatales de sexenios anteriores, el gobierno de la 4T ha apostado constantemente por las energías fósiles, decantando el desarrollo de alternativas libres de carbón a la industria privada, por peligroso que pueda ser para eventos extremos futuros.

Relacionado: Vórtice polar en EEUU y apagón en el norte de México: dependencia energética

¿Qué tiene que ver el cambio climático?

Si bien, aún no se puede asegurar que estos eventos sean una consecuencia directa del cambio climático, sin embargo, en lo que no hay duda es que a mayor incremento de las temperaturas globales, estos escenarios podrían ser más comunes. De hecho, meteorólogos están indagando la relación que tiene el incremento del vórtice polar con tormentas extremas de este año, como Filomena en España.

Judah Cohen, director de previsiones estacionales de Atmospheric and Environmental Research, —que lleva más de una década estudiando lo que el calentamiento del Ártico, supone para el clima del resto del mundo—, afirma que la evolución de esta super celda de enfriamiento tiene su génesis en el calentamiento de la Tierra.

Los datos muestran claramente que la región se está calentando más rápido que el resto del planeta. Según el Centro Nacional de Datos sobre la Nieve y el Hielo, el Polo Norte se ha calentado el doble de rápido que el resto de la Tierra en los últimos 30 años. "La mayoría de los científicos coinciden en que este rápido calentamiento es una señal del cambio climático provocado por la actividad industrial", afirma.

"Cuando el aire de la estratosfera sobre el Ártico se calentó repentinamente. Esto puso en marcha una reacción atmosférica en cadena de lento movimiento que debilitó el vórtice polar, la faja de vientos que mantiene el aire gélido acorralado en el Polo Norte, permitiendo que se extienda hacia las regiones templadas de Asia, Europa y América del Norte. Una vez que el frío comienza a rodar hacia el sur, muy poco puede detenerlo" explicó.

Desde meses atrás las temperaturas del ártico han batido récords, dejando eventos como los incendios en Siberia y el derretimiento de capas de hielo históricas, como los glaciares del Himalaya.

Te puede interesar: No rompamos el hielo: la Tierra perdió 28 billones de toneladas desde 1994

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), sostiene que el cambio climático ha aumentado la frecuencia con la que el vórtice polar se debilita y permite que el aire frío se desborde cada vez más hacia latitudes bajas, que no están preparadas para enfrentar las temperaturas extremas.

Por otra parte es evidente la urgencia de una transición hacía energías renovables, el cambio climático provocado por la actividad industrial es un factor determinante que pone en cuestión la matriz energética del sistema capitalista: el petróleo y sus derivados, al mismo tiempo no existe una salida real dentro del mismo.

Una transición hacia energías ecológicas, no vendrá de quienes sólo se interesan por el lucro a corto plazo, ni de gobiernos que están en estrechas alianzas con las industrias contaminantes, la urgencia de luchar contra la crisis climática debe estar en manos de la clase trabajadora, los pueblos originarios quienes resienten en mayor medida sus consecuencias, de la mano de científicos que pongan en marcha alternativas verdaderamente sustentables para satisfacer las necesidades y no empujar al planeta al colapso ambiental.

Te puede interesar: Tenemos que hablar de la emergencia climática y ecológica






Temas relacionados

Crisis climática   /   Calentamiento global   /   Invierno   /   Cambio climático   /   Ecología y ambiente   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO