SEMANARIO

Una alternativa de los trabajadores, las mujeres y la juventud hacia el plebiscito: Entrevista a dirigente del PTR Dauno Tótoro

Diana Miranda

Una alternativa de los trabajadores, las mujeres y la juventud hacia el plebiscito: Entrevista a dirigente del PTR Dauno Tótoro

Diana Miranda

Ideas de Izquierda

De cara al proceso constituyente, el Partido de Trabajadores Revolucionarios es una de las alternativas que busca sobrepasar los límites restrictivos y anti-democráticos de participación impuestos en el acuerdo por la paz y nueva constitución. Solo en Santiago le son requeridas 7.000 mil firmas de manera online para su legalización, y así impedir que las voces de la rebelión sean parte del proceso constituyente. En esta entrevista con el dirigente Dauno Tótoro, buscamos profundizar en las razones del por qué ser parte del proceso, y cómo las y los revolucionarios deberían intervenir en el.

“Así, vemos que todas las tareas de la lucha re­volucionaria conducen directamente a una única tarea: la creación de una dirección nueva, auténticamente revolucionaria, capaz de afrontar las tareas y posibilidades de nuestra época. La participación directa en el movimiento de masas, audaces consignas clasistas llevadas hasta sus últimas consecuencias, una bandera independiente, actitud irreconciliable con los conci­liadores, despiadada con los traidores: ese es el camino de la Cuarta Internacional”Leon Trotsky

Millones de trabajadores/as, jóvenes y pobladores fueron quienes dieron vida a la rebelión de octubre en 2019, este proceso que daba pasos agigantados con la huelga general y pedía la salida del criminal gobierno de Piñera, fue desviado hacia un proceso constituyente que tiene como principal fin echar abajo la constitución de Pinochet, pero este proceso ha sido tan bien amañado con una serie de límites en el acuerdo por la paz y nueva constitución que hace cada vez más difícil lograr aquel fin, algo que se preveía desde su redacción hace más de 40 años, pues ya se pensaba que inclusive cuando perdiera la constitución, no se perdiera tanto.

Este proceso constituyente que no permite la amplia participación del pueblo trabajador, que para nada estuvo a la altura de los acontecimientos en noviembre, es un pacto profundamente anti-democrático pues favorece solo a los partidos ya asentados en el congreso. Además, habría que considerar que la actual constitución ya estaba obsoleta, debía por lo menos ser reformada, pues el plazo ideal de una constitución en los estados capitalistas y en tiempos de paz, es de 40 años aproximadamente..

Recordemos que el pacto fue firmado desde sectores de FA a la UDI después de la huelga general, indicando que el camino de la lucha de clases es el verdadero temor de los intereses que defienden en el congreso los partidos tradicionales. Sin embargo, pese a encontrarnos desde el 18 de octubre envueltos en una rebelión, frente a la desacreditada democracia representativa, y sumado al desdén hacia los partidos tradicionales asentados durante 30 años en el congreso, se firma este pacto entre cuatro paredes dejando fuera la participación de nuevos partidos políticos, de los que nacieron al calor de la rebelión (como el Partido Alternativa Feminista, el Partido Fuerza Común, etcétera) y de independientes, que en los hechos, cumple el papel de impedir que las nuevas voces puedan tener un lugar en el proceso constituyente, es decir, más de lo mismo para la política que conocemos.

Frente a este amañado pero histórico proceso, entrevistamos a Dauno Tótoro, joven dirigente del Partido de Trabajadores Revolucionarios, al cual el gobierno interpuso una denuncia por incitar a la subversión al decir en una asamblea de Santiago “Fuera Piñera”. Hoy, una de las voces que busca acallar el acuerdo es el PTR, un partido que busca levantar las demandas de octubre en el proceso constituyente. Así las cosas, solo podrán participar partidos políticos que se legalicen hasta noviembre de este año -inclusive en contexto de pandemia- y que se complica aún más por el hecho de que conseguir las miles de firmas que exige el Servicio Electoral (SERVEL) solo es realizable de manera online y con tu clave única, frente a esto Dauno ¿Cuál es el objetivo de la campaña de legalidad que están haciendo hoy?

“Nosotros hacemos esta campaña política, en el marco de que vemos que en los hechos se está estableciendo un veto a la posibilidad de que nuevos partidos puedan participar en el proceso constituyente, este es un veto que impulsan los partidos tradicionales, y se amparan en las restricciones sanitarias, porque con ellas se vuelve mucho más difícil la posibilidad de reunir las firmas necesarias para poder legalizarse, o poder extender la legalidad, y por lo tanto, participar en el mismo proceso constituyente. Esto en los hechos es un intento de impedimento para que nuevas voces se expresen en el proceso, y por eso justamente nosotros estamos haciendo esta campaña -no solamente porque tenemos el derecho democrático a participar- sino porque se hace necesario hoy que exista una voz alternativa a los partidos tradicionales, una voz que defienda las banderas de la rebelión de octubre, la lucha por una asamblea constituyente libre y soberana, el fuera Piñera, el que esta crisis sanitaria, económica y social la paguen los grandes empresarios y no el pueblo trabajador, y vemos que hoy los partidos que están en el congreso no representan esas banderas, más todavía cuando hemos que visto como la gran mayoría del FA se sumo al acuerdo por la paz y nueva constitución, votaron a favor incluso un sector, de la ley anti-protesta, y por otro lado el PC mantiene una tregua criminal con el gobierno de Piñera desde hace meses a la cabeza de la CUT, votaron a favor de la ley de suspensiones y abandonaron la lucha por una constituyente libre y soberana en última instancia, por eso nosotros peleamos para participar, para que esas banderas están expresadas también en ese proceso”

Frente a todas las restricciones y límites del pacto firmado entre cuatro paredes, ¿Por qué entonces participar en el proceso constituyente?

Dauno: “Hay un amplio sector, millones de trabajadores, de jóvenes, de pobladores, que ven en este proceso la posibilidad de derrotar electoralmente a la derecha, y son millones quienes van a estar mirando este debate. Creemos que quienes nos consideramos anticapitalistas, revolucionarios y socialistas, no podemos dejar ese espacio libre para los partidos de siempre, sino que tenemos que utilizarlo como una tribuna para que nos organicemos trabajadores, pobladores, jóvenes, levantando candidaturas que sean anticapitalistas, candidaturas que levanten las banderas de la rebelión, y la lucha por una constituyente libre y soberana, para que esas ideas, para que esas políticas, esas propuestas lleguen a millones, para que cientos de miles puedan conocer esta alternativa para mostrar que efectivamente existe una voz de los trabajadores anticapitalista y socialista”

¿Qué propuestas plantea el PTR frente el proceso constituyente?

Dauno: “Bueno nosotros lo decimos claramente, este es un proceso que está totalmente controlado y amañado por los partidos tradicionales, que un sector minoritario -un tercio- va a tener poder de veto, que tiene reglas preestablecidas por los propios partidos, que tiene veto en temas de discusiones claves como por ejemplo los tratados internacionales, y frente a eso hacemos un llamado -lo decimos claramente- que hay que luchar por una verdadera asamblea constituyente que libre y soberana, donde no tenga ningún tipo de veto, ni de restricción de parte de los partidos tradicionales, donde sea el pueblo trabajador el que pueda discutir democrática y ampliamente de todo, y poner en cuestión estos 30 años de herencia de la dictadura militar, que haya 1 delegado electo cada 10 mil votantes, que puedan votar los mayores de 14 años, que puedan ser candidatos los dirigentes sindicales”

La pregunta de muchos: ¿Por qué levantar un partido político?

Dauno: “Hoy vemos que la clase trabajadora necesita una expresión política propia, un partido propio que represente sus intereses, y hoy en Chile eso no existe, y esa es la pelea que estamos dando hoy, porque si bien luchamos por una Constituyente Libre y Soberana, sabemos que los grandes empresarios no van a ceder sus enormes nichos de ganancias fácilmente, y lo vimos en la rebelión como defendían con garras y dientes estos 30 años de herencia del pinochetismo, y por eso creemos que tenemos que levantar un partido político para la clase trabajadora, de trabajadores, que sea revolucionario y socialista, que luche por levantar organismos de auto-organización, como el Comité de Emergencia y Resguardo en Antofagasta, el Comité de Salud y Seguridad en el Barros Luco, porque pueden ser embriones de organismos de autoorganización de la clase trabajadora, que permitan enfrentar los ataques y la resistencia violenta de los capitalistas, y para eso necesitamos justamente un partido"

y ¿Qué tipo de partido?

Dauno: "Un partido que sea de las y los trabajadores, un partido que no le deba nada a este régimen político heredado de la dictadura militar, sino que al contrario, quiera echarlo abajo para terminar con este Chile de los capitalistas, y conquistar un gobierno de las y los trabajadores, donde avancemos a la nacionalización de los recursos naturales bajo gestión de sus trabajadores y las comunidades, donde se plantee el derecho a la autodeterminación del pueblo mapuche, donde se plantee el fin de las AFP, por un sistema de reparto tripartito, solidario, gestionado por trabajadores,jubilados y profesionales, en última instancia donde toda la riqueza del país esté en disposición de las necesidades de las grandes mayorías, y no de los intereses de un puñado de familias multimillonarias como lo es hoy en día”

La necesidad de un partido revolucionario hoy

En síntesis, para que el proceso constituyente sea realmente democrático, no pueden ser los mismos "representantes" de siempre quienes tomen las decisiones, y por lo tanto, no se puede continuar más con esta abierta exclusión a las nuevas voces amparados en las restricciones sanitarias, ni marginar la opción de una verdadera asamblea constituyente, sin restricciones.

Si bien hoy vemos que se vuelve una prioridad no entregar fácilmente estos espacios de participación a los partidos del régimen, también vemos como el FA y el PC en los hechos abandonaron la lucha por una asamblea constituyente, menos aún levantan partidos revolucionarios, y así, no representan ninguna opción para las y los trabajadores que apuestan a los grandes cambios que se necesitan hoy, y no a simples o profundas reformas que embellecen un sistema de explotación.

Hoy esa opción no existe en Chile, pero es un horizonte de lucha para el PTR que pretende forjarse a través de luchas y experiencias con las masas trabajadoras como lo es este proceso constituyente, y en consecuencia, también lo es forjar organizaciones y partidos que luchen por una revolución socialista y un partido a nivel mundial de la clase trabajadora. Esta es una tarea de los y las revolucionarias del mundo, y en concreto, una de las tareas en la reconstrucción de la Cuarta Internacional, pues si el sistema capitalista no discrimina fronteras, las y los trabajadores tampoco tienen patria, y como diría Marx, trabajadores del mundo ¡Uníos!


VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
COMENTARIOS

Diana Miranda

Administradora Pública