Internacional

PRECARIZACION

Triunfo de conductores de Uber en Reino Unido: deben ser considerados trabajadores con plenos derechos

El fallo del Tribunal Supremo del Reino Unido de este viernes es un triunfo para los trabajadores que eran considerados por Uber como autónomos. La sentencia supone que los conductores deben tener derecho a un salario mínimo y vacaciones anuales pagadas entre otros.

Viernes 19 de febrero | 11:44

La empresa de transporte Uber ha perdido la batalla legal que comenzó en 2016 y deberá clasificar a sus conductores como "trabajadores" propios y no como autónomos, según dictaminó el Tribunal Supremo del Reino Unido este viernes.

El fallo de los jueces concluyó, por tanto, que los trabajadores de la compañía deben tener acceso a todos los "derechos básicos", así como a "vacaciones pagadas", por lo que Uber se enfrenta una gran factura por compensación de hasta 12.000 libras (13.834 euros) para cada uno de sus trabajadores.

Uber recurrió al Supremo tras haber perdido litigios en tres instancias inferiores, después de que en 2016 un tribunal laboral resolviese que los conductores de la compañía prestan sus servicios como trabajadores y no como contratistas externos.

La sentencia reconoce a los chóferes como trabajadores ("workers", en inglés), pero no como empleados ("employees"), que en la legislación británica gozan de unas ventajas laborales superiores.

El Supremo concede así a los conductores el estatus de trabajador de Uber, y niega que sean autónomos ("self-employed") como la compañía alegaba.

El veredicto ha sido muy celebrado por los defensores de los derechos de los trabajadores, como el sindicato GMB, que afirmó en un comunicado que ha sido una "victoria histórica", y apeló a Uber a "dejar de perder tiempo y dinero persiguiendo causas legales perdidas" y apoyar a los trabajadores que "apuntalan su imperio".

Esta decisión también podría afectar seriamente al modelo de negocio de la economía de los llamados "gig" (trabajos precarios), donde a los trabajadores se les paga únicamente tras cada servicio prestado, y que está en auge en los últimos años, también en otros sectores como el de los repartidores. Toda la llamada economía colaborativa o de plataforma es una estafa para millones de trabajadores en todo el mundo que son considerados autónomos y no empleados. La lucha de este sector recorre todo el mundo desde los repartidores de empresas como Rappi, Govo, Uber Eats, hasta los conductores de Uber o los trabajadores de logística de Amazon para los que el magnate Jeff Bezos quiere ese mismo esquema laboral, sin derechos.

"Ser conductor de Uber puede ser estresante. Ellos te pueden prohibir conducir para ellos en un instante y no hay proceso de apelación", expresó en un comunicado Mark Cairns, trabajador de Uber en Londres desde hace 5 años, que se mostró "encantado" por haber salido victorioso tras un largo proceso judicial.

El triunfo de los trabajadores de Uber en Reino Unido es una buena noticia para los empleados de Uber en otras latitudes, como los de California que vienen de perder una lucha contra la empresa pero siguen de pie, y para todos los trabajadores de plataformas que pelean para que se les reconozcan sus derechos.






Temas relacionados

Capitalismo de plataformas   /   Uber    /   Reino Unido   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO