×
×
Red Internacional

Mirá el video de 2015, cuando la actual ministra de Economía manejaba las cuentas de la gobernación bonaerense y, además de pagar aguinaldos en cuotas y achatar los ingresos de las y los estatales, se le ocurrió “descontar” los días de paro a la docencia que no abandonaba la lucha por salarios y condiciones laborales.

Daniel Satur@saturnetroc

Miércoles 6 de julio | Edición del día

Corría marzo de 2015, Silvina Batakis llevaba más de tres años al frente del Ministerio de Economía bonaerense a las órdenes del gobernador Daniel Scioli del Frente para la Victoria. Desde el inicio de su gestión, las políticas que llevó adelante se caracterizaron por el sostenido ajuste fiscal, lo que entre otras cosas se tradujo en el mayor esfuerzo gubernamental para pagarle el menor sueldo posible a docentes y estatales de la provincia.

Sobre el final del verano y a poco del inicio de las clases de aquel 2015, Batakis ya cosechaba el repudio de miles y miles de maestras, maestros, profesoras y profesores que llevaban años viendo cómo sus ingresos iban bajando o, para poder sostenerlos, cómo debían obtener más cargos u horas de clase. De hecho el año anterior, en 2014, las mismas conducciones de los sindicatos docentes (muchas de ellas oficialistas) se vieron obligadas por las bases a sostener un paro provincial de toda el área educativa que se extendió por 17 días.

Te puede interesar: Asumió Batakis: confirmó que el ajuste fiscal es el camino

Poco antes de la entrevista televisiva que se muestra en esta nota, Batakis había “conquistado” la aceptación de parte de la burocracia sindical. Con Roberto Baradel (Suteba) y Mirta Petroccini (FEB) a la cabeza, los dirigentes buscaban darle un respiro a la gestión de Scioli. Pero a las bases no les convencía mucho el arreglo a sus espaldas y las movilizaciones continuaban, con paros masivos en varios distritos.

Vale recordar que en ese momento, producto de las innumerables traiciones de la dirigencia, la oposición a Baradel conducía las importantes seccionales de Suteba de La Plata, Ensenada, La Matanza, Bahía Blanca, Tigre, Escobar, Marcos Paz, Quilmes y Berazategui. En muchos de esos distritos la Lista Multicolor hizo asambleas (lo que no hacía la burocracia) y motorizó marchas masivas a la capital bonaerense. Fue en ese momento que, envalentonado por haber “cerrado” la paritaria con las dirigencias, el Gobierno provincial decidió “castigar” a miles y miles de docentes que no se resignaban a las migajas.

Te puede interesar: Batakis: la ministra grabada en la memoria de docentes y estatales por ajustes y aguinaldos en cuotas

Como lo reflejaba cotidianamente La Izquierda Diario (difundiendo la voz de la docencia movilizada y denunciando el silencio y ocultamiento de las empresas periodísticas que le hacían el aguante a Scioli), los paros continuaban y eso ponía muy nervioso al Gobierno. En ese contexto Scioli, Batakis y Nora de Lucía (entonces ministra de Educación), decidieron atacar a las trabajadoras y los trabajadores descontando los días de paro y amenazando con dictar la “conciliación obligatoria” (en los hechos, criminalizar la protesta). Podés ver algunas notas de aquel momento acá, acá y acá.

Invitada a los estudios del canal de TV del Grupo Cielo de La Plata, Silvina Batakis buscó ser lo más clara posible respecto a las medidas que estaba dispuesta a tomar contra la docencia. El diálogo entre el periodista y la ministra exime cualquier comentario extra.

  •  ¿Cómo sigue esto, ministra, porque usted dice ‘se cerró la paritaria, aprobó la mayoría’ y los docentes dicen ‘seguimos de protesta’?
  •  Primero, el paro no es no es tan fuerte como, por ahí, los gremios éstos estaban esperando. Son gremios que están en minoría dentro de todo el Frente Gremial. Por ahí se siente mucho más fuerte acá en la ciudad de La Plata, eso es cierto, pero el 90 % en la provincia de Buenos Aires está dando clases normales. Y después, por supuesto el Estado tiene todos los instrumentos para poder controlar o, de alguna forma, tratar de que se vuelva a la normalidad de las clases (...) Tenemos el tema del descuento de los días de paro y, en última instancia, el tema de la conciliación obligatoria.
  •  ¿Los descuentos están ratificados?
  •  Sí, totalmente. Para los docentes y para todas las otras áreas de gobierno en donde se haga paro y la mayoría de los agremiados aceptaron la propuesta (...) Me parece que no fue bien transmitida la oferta. No hay achatamiento. De parte de los dirigentes por ahí faltó... Achatamiento no hay. Cuando se aumenta el básico lo que se genera es que aumenten, naturalmente, todos los sueldos de todos los docentes.

    La aplicación de “descuentos” en los haberes docentes por los días de paro (no avalados por la burocracia sindical) provocó aún más bronca en miles y miles de laburantes de la educación. A tal punto que se presentaron diversas denuncias administrativas y judiciales por esos ataques del Gobierno peronista a derechos adquiridos. Para disgusto de Scioli y compañía, en muchos casos se logró revertir esos descuentos, que debieron ser devueltos en los meses siguientes.

    De 2015 para acá pasó mucha agua debajo del puente. Entre otras cosas, la gestión de María Eugenia Vidal (2015-2019) degradó aún más las condiciones de trabajo de las y los docentes y puso en jaque la estructura misma de la educación pública.

    Hoy, tras dos años y medio de gobierno del Frente de Todos, Batakis es la nueva ministra de Economía nacional. En medio de la crisis inmanejable de la coalición gobernante, además de Scioli todas las alas del Frente de Todos la apoyan en su nueva gestión.

    Te puede interesar: De Guzmán a Batakis: el FMI y la dinámica de la crisis permanente

    De acuerdo a su doctrina “fiscalista”, es más que probable que la funcionaria siga pensando que está bien recortar salarios cuando los números “no cierran”. Y que si hay reclamos masivos en las calles, sobre todo de laburantes que exigen mejores condiciones de existencia, sea más que válido contraatacar descontándoles de sus sueldos los días de paro (poniendo en cuestión la misma legitimidad de esa medida de lucha amparada por la Constitución Nacional).

    Pero si hoy no se ve necesitada de aplicar medidas de ajuste y ataque semejantes, es porque, a diferencia de cuando era ministra bonaerense, las conducciones sindicales no parecen estar decididas a convocar siquiera un paro “dominguero”. Al igual que los gordos de la CGT y los “flacos” de la CTA, Baradel y compañía están decididos a no mover un pelo para marchar y parar por las justas demandas de las trabajadoras y los trabajadores. No porque las bases no quieran, desde ya. Y mucho menos porque no haya razones.




  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias