×
×
Red Internacional

CINE // CRÍTICA CULTURAL.Star Wars: The rise of Skywalker, un final complejo

Después de más de cuarenta años, se despide la saga de ciencia ficción más famosa en la historia del cine.

Jueves 26 de diciembre de 2019 | 10:51

Ser fan de una saga de ciencia ficción y a la vez un espectador crítico de cine, nos sitúa en la incómoda situación de intentar superar la difícil tensión entre la emoción y la razón, entre el pathos y el logos, e intentar aproximarnos a un análisis cultural verosímil.

Sin lugar a dudas, que en este último episodio J.J Abrams intentó concluir una historia amada por millones de fans de varias generaciones y por lo tanto crear una atmósfera de epicidad y grandeza trágica digna del espíritu de la saga; alcanzar esta síntesis resultó complicado a nivel narrativo, existieron marcadas incongruencias en la trama como el regreso de Palpatine o el giro imprevisto para algunos en el arco dramático de Kylo Ren/Ben Solo.

Sin embargo muchos de estos errores o incongruencias, pueden ser disculpados por sus acólitos, lo que no podemos perdonar sin embargo es la traición al espíritu de la nueva trilogía, que en la última película es subvertido y desviado de su concepción original, iniciada en 2015.

Rey Skywalker; un final decepcionante para una hermosa protagonista

Lo que a muchos nos enamoró de esta nueva trilogía desde el estreno de The Force Awakens fue el carácter plebeyo de la heroína: Rey un chatarrera pobre del planeta de Jakku, un olvidada de la historia, una mujer oprimida más de la galaxia, que sin embargo transita un camino de empoderamiento femenino a través del poder de la Fuerza como resaltáramos en nuestro anterior artículo, en fin una mujer sin el linaje nobiliario de los Skywalker o del universo jedi, que resiste la opresión imperial de la Primera Orden.

Y aquí es donde reside nuestra mayor decepción con el final de la trilogía, la utilización de un viejo artilugio empleado para desmontar una trama demasiado plebeya para los magnates de Hollywood, que posan de liberales-progresistas, pero siempre tienen un guiño reaccionario en sus producciones culturales.

Resulta que el atractivo de Rey como la heroína de la subalternidad, se ve derrumbada por el "descubrimiento" de su origen noble, en realidad no es una don nadie, sino que es ni más ni menos que la nieta del Emperador Palpatine.

Este método romántico-aristocrático ha sido empleado hasta el hartazgo no solo en el cine sino en la mala literatura; por sólo poner un ejemplo extra-literario y extra-cinematográfico, gran parte de la discusión sobre la supuesta "confusa" identidad de William Shakespeare y de la autoría de sus obras descansa en esta concepción.

Los denominados oxfordianos no pueden concebir en su mente reaccionaria y feudalizante que un burgués de Stratford-Upon-Avon, aburrido, común y corriente haya escrito las más gloriosas páginas del teatro universal, y prefieren refugiarse en la teoría de que la autoría de las obras del bardo en realidad corresponden al conde de Oxford, Edward de Vere.

Volviendo a Star Wars, es lamentable que Ray haya nacido como una protagonista plebeya y termine innecesariamente entronizada en la lógica romántica-aristocrática más propia de las trilogías anteriores, que de la presente.

Rey y las voces de los muertos

Pero no todo es decepcionante y frustrante en The Rise of Skywalker; desde la irrupción del movimiento de mujeres y el feminismo con el movimiento Niunamenos y el 8M como mojones de la importante movilización de masas a nivel mundial, Hollywood ha captado como siempre el espíritu de época, en este caso el momento histórico en que tiemblan las raíces del patriarcado.

Star Wars, es el ejemplo más claro de la ideología liberal-progresista o social-liberal de los guionistas y creadores de la gran industria cinematográfica norteamericana, que no puede ignorar el clamor de las masas y del grito histórico de la mujeres por romper las cadenas de la opresión sexual.

En este sentido, la secuencia o la escena final en que Ray casi derrotada en el suelo ante el triunfo imperial de Palpatine, clama a todas la generaciones de jedi que lucharon y murieron luchando contra el imperio a que la acompañen en su lucha final; Ray escucha en una escena digna de la mística de Star Wars, todas la voces de la resistencia a la opresión sith (Yoda, Obi-Wan-Kenobi, Mace Windu, Luke Skywalker, etc) que la alientan a "ascender" (rise Ray !) y a enfrentar a un anciano, genocida y prepotente Palpatine.

Ray en su lucha final se sostiene en la tradición de resistencia heroica de los jedi y en las voces de todos los mártires de la República, esperemos que algún día la clase obrera internacional también escuche las voces de sus mártires: desde la comuna de París al Chile de nuestros días, para levantarse de una buena vez a derribar a los Palpatines que explotan y dominan el mundo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias