Política Estado Español

CATALUNYA

¿Sit and talk o plan de lucha independiente del processisme?

¿Sit and talk con quien y para que? ¿Movilizaciones masivas de Tsunami Democràtic con que objetivo? Urge un plan de lucha alternativo a los partidos del procesisme para llevar a cabo el derecho a la autodeterminación y el resto de demandas democráticas.

Arsen Sabaté

Barcelona | @ArsenSabate

Jueves 19 de diciembre de 2019

Imagen: @madrodriguezca

Más allá del epic fail o no de la acción de Tsumani Democràtic de ayer en el Camp Nou, la cuestión es con que objetivos moviliza la plataforma y que resultados está obteniendo.

El Sit and talk como medida de presión para que la comunidad internacional acabe por tomar parte en el conflicto catalán y siente al Gobierno del Estado español en un diálogo con el de la Generalitat es, a todas luces, una ilusión, solo eso. Hace tiempo que los organismos internacionales de la Unión Europea se posicionaron en el campo de la reacción del Régimen español, con sus policías y sus jueces.

En ese sentido, las movilizaciones masivas con los métodos "verticales" de Tsumani acaban convirtiéndose en acciones de desgaste bajo batallas campales en las que los Mossos d’Esquadra cargan duramente contra cientos o miles de personas, dejando de lado que ello, en menor a mayor medida, pueda servir a la causa de visibilizar el conflicto.

Ayer los Mossos volvieron a actuar con una brutalidad lógica de un cuerpo represor capitalista. Detuvieron, por lo menos, a cinco manifestantes, identificaron a muchos más y dejaron un saldo de decenas de heridos.

Y todo ello, bajo las ordenes del Govern de Quim Torra y el conseller d’Interior Miquel Buch. ¿Es este el interlocutor con el que miles de catalanes quieren sentar a dialogar al gobierno del Estado español? Es más, ¿la solución del conflicto pasa por el diálogo entre represores?

Cabe recordar que tras la infame sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes soberanistas, el Govern y la dirección procesista se posicionó como parte del engranaje del nuevo marco represivo postsentencia, con el PSOE de Pedro Sánchez, la Policía Nacional, fiscalía y jueces a la cabeza, reprimiendo brutalmente a miles y coartando los derechos democráticos más elementales.

En un doble discurso, Torra defendía horas antes del partido entre Barça y Madrid el derecho a la protesta, no obstante la represión de su cuerpo policial, los Mossos d’Esquadra, no indicaba lo mismo.

Y no es la primera vez que Torra contribuye a "exaltar" a manifestarse bajo supuestas "contradicciones". Los más de 200 heridos, 600 detenidos y decenas de presos políticos durante las primeras semanas de la revuelta catalana de este otoño deberían haber sido suficiente bagaje para no seguir confiando en las ilusiones de un Govern que en la práctica solo quiere volver a la senda de la normalización autonomista, vía negociaciones para el apoyo a la formación de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos.

Ante ello, Tsunami Democràtic acaba siendo la válvula de escape de la dirección procesista para que el movimiento independentista, sus aspiraciones democráticas por el derecho a decidir y el cabreo ante la represión y criminalización que se vive en Catalunya pueda aflorar.

Eso si, puntualmente y de forma controlada, tal y como se hacía anteriormente con las masivas manifestaciones de La Diada. Solo que ahora bajo métodos limitados a la desobediencia civil y la no violencia en la que son los jóvenes con más avidez de lucha los que acaban siendo reprimidos, detenidos y encarcelados.

Con unos métodos de convocatoria, además, que bajo el supuesto de clandestinidad se acaban volviendo en una organización vertical en la que se bajan las consignas y se limita las acciones con inicio y final. Todo ello, acaba siendo una forma más de desgastar a las masas, y cuando no, acaba llevando al "matadero" a los sectores juveniles de vanguardia y más predispuestos a la lucha.

Ante ello, se torna urgente que la izquierda independentista y anticapitalista y los sindicatos alternativos puedan levantar una hoja de ruta alternativa, independiente de las direcciones procesistas y lejos del objetivo de mesas de diálogo y negociaciones por arriba.

Para ello, es necesario levantar un plan de lucha que se base en la autoorganización, impulsando asambleas en los centros de estudio y de trabajo y en los barrios. Espacios donde se pueda decidir de forma conjunta como plantear una verdadera salida ante las cuestiones democráticas por el derecho a decidir y contra la represión.

Esa es la única forma en la que la lucha de clases puede servir a unos objetivos concretos, con los sectores de la juventud más dispuestos en la vanguardia, pero también con la entrada en escena de la clase trabajadora y sus métodos, como la huelga general. Tal y como está pasando en Francia, donde el movimiento obrero lleva dos semanas paralizando sectores estratégicos contra la reforma de las pensiones y poniendo en jaque al Gobierno de Macron.






Temas relacionados

Sit and talk   /   #TsunamiDemocratic   /   Autodeterminación de Catalunya   /   Política Estado Español   /   Catalunya

Comentarios

DEJAR COMENTARIO