Siete femicidios y nueva marcha de las mujeres

Ayer hubo una nueva marcha. El debate sobre las estadísticas, la sociedad patriarcal y las perspectivas del paro del 8 de marzo.

Martes 21 de febrero de 2017 | 18:02

foto Andrés Cuenca La Diaria

La Coordinadora de Feminismos del Uruguay organizó este lunes una nueva movilización para repudiar el femicidio número 7 en lo que va del año. Esta cifra es escalofriante, teniendo en cuenta la cantidad de población del país y muestra un salto en los asesinatos a las mujeres.

Mujeres asesinadas por sus ex parejas de forma totalmente premetitada, como ocurrió en los dos últimos femicidios: Manuela murió bajo las balas de su pareja como ideólogo y su cuñado como autor material, y a Shakira la encontraron sin vida con un tiro en el abdomen y otro en su mano en el barrio del Cerro en Montevideo.

Desde el gobierno y las instituciones de la justicia, cínicamente se llama a las mujeres a denunciar a sus parejas lo antes posible, pero los mecanismos burocráticos no ayudan a esto: en primer lugar las comisarías de la mujer – como no podría ser de otra manera - siguen reproduciendo los estereotipos patriarcales, igual que el resto de las fuerzas represivas. A las mujeres nos tratan de locas o desequilibradas y nos dicen que nos “calmemos”. Luego, las denuncias no llegan a las instancias judiciales y pocas de ellas terminan con alguna medida cautelar. Lo mismo ocurre ante un episodio violento en el hogar o en la calle y se llama a la policía: muchas veces ésta termina intercediendo a favor del violento, victimizando y ridiculizando a la mujer.

No podemos esperar otra cosa de esta institución represiva por excelencia que protege la propiedad privada, defiende a los gobiernos de los empresarios y criminaliza a la juventud y la protesta social.

Las declaraciones del presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Chediak, catalogando a los feminicidios como “crímenes pasionales” son también una muestra de que las instituciones del Estado están impregnadas de una ideología patriarcal y machista.

La sociedad patriarcal sigue defendiendo la autoridad del hombre por sobre la mujer y protegiendo a los violentos. El Estado, en este marco, es el garante de que esta situación siga sin resolverse, ya que no destina verdaderos recursos a la atención de las mujeres en situación de violencia, o la puesta en marcha de hogares de estadía para las mujeres y sus familias que deben abandonar sus hogares. Con un doble discurso, mientras se viste de “rosa” en el mes de la mujer, permite la superexplotación de la fuerza de trabajo femenina como sucedió en la fábrica FRIPUR, donde al momento del cierre nadie movió un pelo para evitar el vaciamiento y la pérdida de casi mil puestos de trabajo y un tendal de desocupación, en especial de mujeres jefas de hogar.

El 8 paramos porque nos queremos vivas

El 8 de marzo tenemos una gran oportunidad para levantar nuestras demandas. El PIT-CNT ha tomado la reivindicación del movimiento de mujeres y la propuesta del Paro Internacional de Mujeres. En este sentido, y en un hecho histórico, la central sindical convoca para este 8 de marzo a un paro parcial de 16 a 22 hs para permitir que quienes quieran puedan asistir a la movilización prevista para las 18 hs. El paro es para hombres y mujeres, y esta también es la posibilidad de que muchos varones puedan solidarizarse con nuestra causa.

Por los derechos de las mujeres trabajadoras, para enfrentar los femicidios y la violencia machista, contra la discriminación en los trabajos y la utilización que hace el capitalismo de la opresión de género para dividir las filas obreras y ahorrarse de pagar las tareas reproductivas, este 8 de marzo marchamos y nos encontraremos en las calles.






Temas relacionados

violencia contra las mujeres   /   #NiUnaMenos   /   8 de Marzo   /   Movilización   /   Femicidios

Comentarios

DEJAR COMENTARIO