×
×
Red Internacional

CRISIS ENERGÉTICA.Se acerca el invierno y continúa la crisis del gas ¿Habrá problemas de abastecimiento?

La crisis del gas no cesa y con la llegada en pocas semanas de temperaturas más bajas la situación empeora. La situación es de incertidumbre y puede afectar de forma importante a la economía y a millones de hogares.

Jaime Castán@JaimeCastanCRT

Lunes 18 de octubre | Edición del día

La crisis del gas ha generado un enorme incremento en el coste del suministro eléctrico de los países europeos. En el Estado español se ha traducido en un constante incremento de su precio en las subastas eléctricas que han marcado máximos históricos semana tras semana.

Sin embargo, a este problema de producción y comercialización, hay que añadir el incremento de la demanda del gas como fuente de combustible para calentar hogares, empresas y edificios públicos, ahora que el invierno está a la vuelta de la esquina.

Así, a pocas semanas de que comiencen las bajadas importantes de temperatura, los distintos países europeos tienen que garantizar sus reservas de gas en un escenario donde su precio se ha incrementado enormemente. Sólo entre julio y septiembre el precio del gas en los mercados se ha llegado a duplicar.

Esto es debido, entre otros múltiples factores, a la mayor demanda desde los mercados asiáticos, especialmente por el peso de China, junto con la propia especulación de los inversores en gas natural que están aprovechando el mayor aumento de la demanda frente a la oferta, para maximizar ganancias.

En esta situación, compañías energéticas españolas como Naturgy, Iberdrola o Endesa están renegociando los contratos de suministro de gas a largo plazo con sus clientes más importantes y algunas industrias están modificando sus ritmos de producción para ahorrar costes o directamente parando su producción como en el caso de Fertiberia (en Palos de la Frontera).

¿Se avecinan problemas de abastecimiento?

De momento ningún gobierno europeo parece señalar este escenario como posible. En el caso del Estado español, Pedro Sánchez, ha señalado en una entrevista para La Sexta que "el suministro está garantizado".

No obstante, hasta la fecha han llegado 19 barcos menos que el año pasado cargados de Gas Natural Licuado (GNL), cuyo precio además subirá a partir de este 19 de septiembre un 12,7%, según una resolución del Ministerio para la Transición Ecológica publicada este lunes en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Frente al escenario de competencia internacional e incertidumbre con respecto al gas, Sánchez lanzó un mensaje de tranquilidad por el compromiso con Argelia para el suministro.

Sin embargo, la situación de conflicto entre Marruecos y Argelia podría interrumpir el paso de uno de los gaseoductos principales que pasan por territorio marroquí hacia el Estado español. Con el objetivo de garantizar dicho suministro ha sido enviado el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, a Argelia.

Situación de incertidumbre que viven también el resto de los gobiernos europeos que están vigilando en detalle la evolución de la misma. El propio Sánchez ha planteado que la Unión Europea lleve a cabo una compra centralizada de gas, para obtener un mejor precio y garantizar el suministro a todos los países.

Como con las vacunas del coronavirus, la propuesta “progresista” es que el imperialismo europeo se ponga de acuerdo para garantizarse los recursos que necesita.

Una posibilidad que en este caso no parece que vaya a darse. Además, cuando las disputas dentro de la propia Unión Europea parecen incrementarse, ya con Reino Unido fuera de la misma, pero también con conflictos como en el caso de Polonia.

Tensiones diplomáticas e imperialistas que, en el caso europeo, están además estrechamente relacionadas con la relación con Rusia, que es exportadora clave de gas para los países al norte del continente y con el conflicto en torno a Ucrania todavía candente.

Sobre este tema, el embajador ruso en Reino Unido, Andrei Kelin, se ha pronunciado estos días señalando que Rusia se comprometería “al rescate” británico si sus precios siguen aumentando y ha desmentido que estén reteniendo el suministro de gas “por razones políticas” en una entrevista para la BBC.

En cualquier caso, lo que sí que parece claro es que, si ya sale más caro alumbrar la casa, calentarse este invierno también lo va a ser. En consecuencia, la situación para muchas personas puede agravarse todavía más y los efectos en la economía también, como ya se observa con el incremento inflacionario que la factura de la luz está teniendo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias