Comunicado de la CTS

Repudiamos el cobarde asesinato del joven militante Felipe Cabral

Luego de la conmoción por el asesinato de Felipe la juventud uruguaya debe plantarse firme contra estos crímenes de odio y contra toda campaña que pide mano dura.

Domingo 24 de febrero de 2019 | 13:18

El sábado 16 se recibía la noticia del asesinado del grafitero y colaborador de la UJC en el barrio de Punta Gorda.

Desde la juventud de la CTS repudiamos este asesinato y la persecución a la juventud. El crimen de Felipe no fue solo por el hecho de ser joven sino también por ser un militante de izquierda.

Los hechos ocurridos no son hechos aislados están siendo sustentados y legitimados por la derecha, el gobierno y alimentado por los medios que a cada paso generan un clima de inseguridad en donde todo asesinato está justificado, donde la vida no vale nada frente a la defensa de la propiedad privada. Donde se fomentan los barrios privados con seguridad propia preparados para matar supuestos delincuentes y a todo individuo “sospechoso” por su vestimenta, por su color de piel y su extracción social.

En este marco no es extraño que surjan campañas reaccionarias como “Vivir sin Miedo” impulsada por Jorge Larrañaga que pretenden sacar a los militares a la calle recrudeciendo el panorama represivo.

Este escenario se refuerza con las políticas del gobierno y sus megaoperativos, la militarización en los barrios periféricos, el aumento de penas, la naturalización del gatillo fácil junto con otras leyes y medidas restrictivas de derechos como la ley antipiquetes o contra las medidas de lucha de la juventud y la clase trabajadora. No nos olvidamos del crimen de Sergio Lemos asesinado por la espalda en el barrio del Cerro en 2013, alimentado por la doctrina policial de tirar a matar a todo posible sospechoso.

El clima represivo cierra con la actual impunidad que gozan los militares por los crímenes de dictadura en los que torturaron, violaron, persiguieron y asesinaron a nuestros compañeros y compañeras. Hoy constatamos que los ataques a los memoriales de los desaparecidos son perpetrados por nostálgicos grupos de ultra derecha organizados.

En la coyuntura regional en la cual avanza la estigmatización y la persecución sindical y política de izquierda, los sectores más reaccionarios de nuestro país frente a estos sucesos se envalentonan.

Felipe era un joven artista comprometido con las causas sociales, colaborador de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Con este asesinato quieren seguir imponiéndonos esta cultura del miedo, del individualismo, del de “hace la tuya” “no te metas”. La juventud tiene que enfrentar decididamente esta ofensiva.

La tarea del momento exige a la juventud uruguaya ganar las calles, que seamos miles exigiendo justicia por Felipe y contra la criminalización de la pobreza, la juventud, la protesta y la militancia de izquierda. No podemos permitir que este crimen quede solapado a la campaña electoral del momento. Se tiene que conformar una comisión investigadora independiente integrada por familiares, amigos y compañeros que tenga acceso a toda prueba y documentación y con plenos poderes para llevar la investigación hasta las últimas consecuencias. Evitando complicidades y encubrimientos porque no confiamos en esta Justicia clasista que criminaliza nuestras ideas y nuestros cuerpos. Las juventudes, el movimiento estudiantil, los organismos de derechos humanos, los sindicatos deben convocar ya mismo a manifestarnos.

Desde la CTS acompañamos a la familia de Felipe, a sus compañeras y compañeros, a los artistas callejeros. Pensamos que el mejor homenaje es seguir levantando las banderas de lucha, de cambio social, por acabar con este sistema capitalista patriarcal que nada ofrece a la juventud más que discriminación y precarización. Una movilización urgente para que se pueda expresar la juventud uruguaya siendo Felipe un símbolo de lucha contra los que deshumanizan nuestras vidas cotidianamente.






Temas relacionados

Juventud    /   Uruguay   /   Asesinato   /   Criminalización de la juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO