×
×
Red Internacional

Mendoza. Renuncia de Munives: cambian de nombre, los balazos de goma quedan

El “escándalo” salió a la luz hace unos días cuando se conoció el "pase VIP" para la pareja del Jefe de la Policía local para entrar al Parque Aconcagua. Pero Munives tendría que haber renunciado hace tiempo. Veamos.

Cecilia Soria@Ceci_Soria_

Miércoles 26 de enero | Edición del día

Foto| Seba Heras El Otro Diario

"Frente a los acontecimientos que se han desarrollado, en cuanto al accionar que llevó adelante el director general de Policías sobre el ascenso al cerro Aconcagua, y a fin de que se lleve a cabo una investigación con total transparencia, en el día de hoy he solicitado su renuncia a Roberto Munives", declaró Raúl Levrino, ministro de seguridad. El “escándalo” salió a la luz hace unos días cuando se conoció el "pase VIP" para la pareja del Jefe de la Policía local para entrar al Parque Aconcagua. Hoy se conoció que usaron el helicóptero oficial para descender. Pero Munives tendría que haber renunciado hace tiempo. Veamos.

El momento le llegó ahora, le llegó ahora porque no pueden aguantar un escándalo más. Vacunatorios vip, fiesta de Olivos, “hijos de…” haciendo jodas, funcionarios en el Caribe.

Según la resolución 822 de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, que establece los reglamentos y protocolos sanitarios para la actual temporada, se requiere a las personas que ingresen para hacer travesías de ascenso o trekking largo, el esquema completo de vacunación antes de obtener este servicio. Pero según lo que figura en el Registro Federal de Vacunación Mónica Delsouc pareja de Roberto Munives, no tiene ninguna dosis aplicada. La noticia no tardó en llegar a los medios agrandando la lista de funcionarios nacionales y provinciales que borran con el codo lo que escriben con la mano. Claro, siempre que se trate de sí mismos y sus personas allegadas. Para el resto palo.

No hay grieta para los privilegios de una casta de políticos que vive con abultadas dietas mientras las mayorías no llegamos a fin de mes y caminamos esta profunda crisis en altas y peligrosas montañas de dificultades y privaciones para nuestras familias. La pandemia no se transita igual para todos y todas.

Aunque Levrino aclaró que "tengo aprecio y respeto por su profesionalismo", la decisión se tomó "para ponerse a disposición de la Justicia y de todos los organismos que correspondan" y que lo hizo con el total acompañamiento del gobernador y vicegobernador. No es la primera vez que Munives se encuentra en el ojo de alguna tormenta, pero si es la primera que no recibe felicitaciones por parte del ministro. ¿Qué es lo imperdonable entonces?

Claramente no podemos medirlo por la misma vara.

Levrino no se refiere a la represión de octubre del 2019 cuando Munives fue filmado arrastrando manifestantes de los pelos en Plaza Chile, luego de una actividad en solidaridad con las movilizaciones del pueblo chileno. Ese accionar, frente a lo que el ex jefe policial catalogó como "manifestantes revoltosos y delincuentes", fue la antesala de la cacería que se desataría dos meses más tarde en Casa de Gobierno. “Un conjunto de personas muy alteradas, muy virulentas” se excuso el Munives pero no se refería a los diputados y senadores peronistas y radicales que votaron modificar la ley 7722, tampoco a los policías que descargaron cientos o miles de balazos de goma a la multitud que se manifestaba en el lugar. No.

Un año después lo escuchamos decir que “hechos como estos son evitables precisamente a través del cuidado, a través del seguimiento que debemos tener los padres sobre nuestros hijos” luego de que la policía cortara el llamado que denunciaba el femicidio de Florencia Romano de 14 años. La verdadera razón era que la zona no existía para la policía. Quedaba expuesto ante todos y todas lo que ya sabíamos: las jóvenes de los barrios populares son las nadie para un Estado que es responsable de la violencia de género y Munives fue su más brutal vocero. ¿O acaso lo escuchamos decir algo diferente frente a la desaparición de Abigail Carniel, que en poco tiempo cumplirá un año? ¿O no fue un policía quien terminó con la vida de Melody Barrera usando su arma reglamentaria?

Por eso tampoco no sorprendió cuando 8 móviles, más camionetas y motos entraron detentando itakas y armas al Parque Canota en Maipú. En el marco de una interna entre peronistas y radicales por quién tiene más policía para desfilar en barrios y parques, un oficial sacó su arma reglamentaria mientras las familias tomaban mate, mujeres bailaban zumba y apuntó contra los jóvenes que practicaban freestyle. Terminaron deteniendo a dos chicas y tres varones. Pero la cuarentena represiva no empezó ni terminó ahí.

El vídeo hay que verlo en YouTube porque un oficial desenfunda su arma. Las imágenes sensibles para la red fueron presenciadas por niños y niñas en el lugar.

Una maestra y su hijo golpeados y detenidos en un supermercado de Godoy Cruz, policías tirando balas de gomas al aire en barrios populares de San Rafael, detenciones a militantes populares en Luján, dos menores golpeados en Tunuyán (uno de los cuales debió ser operado) y la irrupción en un cumpleaños familiar con golpes, amenaza a desalojo y amedrentamiento a pedido de las patronales para trabajadores de bodegas que realizaron un paro histórico y detenciones son algunos ejemplos de una larga lista de arbitrariedades.

Roberto Munives no fue cuestionado dentro del seno del gobierno por dirigir el accionar de esta policía. La oposición peronista en los Concejos Deliberantes pedía más efectivos o policías más capacitados y en la Legislatura se montaba un show de pedidos de renuncia en la misma sintonía.

Ante la sucesión de estos hechos y noticias, siempre el pedido es: más policía. Y cambiar para que no cambie nada es que se vaya Roberto Munives y que llegue Marcelo Calipo. El segundo, de la misma gestión.

La orientación del gobierno es clara, el nuevo jefe de la policía está cuestionado en al menos tres casos de gatillo fácil cuando era director de la policía en el sur provincial.

Cambian los nombres, los balazos de goma se quedan.

Disciplinamiento en los barrios, en las bodegas, en las calles y plazas. Leyes y palos para las mayorías. De fondo un eco no se deja de escuchar y es el peronismo y el cogobierno para los ricos y famosos, pidiendo cada vez más policía.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias