Cultura

Aniversario

Rembrandt, el influencer

Vivió en plena Edad Media, disfrutó de la fama y murió en la ruina inmerso en varias tragedias. En un nuevo aniversario de su nacimiento, te contamos todo sobre el pintor que revolucionó el mundo del arte y cuya influencia sigue presente hasta hoy.

Meke Paradela

@mekepa

Jueves 15 de julio | 09:39

Uno de sus tantos autorretratos

Hace ocho años atrás, el escritor cubano Leonardo Padura publicó Herejes, una novela con una trama policial cuyo protagonista es una vez más el querido investigador Mario Conde y que utiliza como excusa y desarrollo la vida de Rembrandt Harmenszoon van Rijn, el maestro de la pintura más conocido por su nombre de pila y que nació un día como hoy pero de 1606 en Ámsterdam. Tal como lo desarrolla Padura, el artista conoció la gloria, la fama y el dinero constante y sonante, pero hacia el final la tragedia se instaló definitivamente en su vida.

A diferencia de muchos pintores, Rembrandt no tuvo que esperar la muerte para hacerse de un nombre famoso, respetado y conocido por el mundillo pudiente de los Países Bajos. De hecho, la plenitud de su vida transcurrió en una época dorada para el desarrollo de las artes y en donde pudo forjarse una reputación como maestro de casi todos los pintores neerlandeses. Sus numerosos autorretratos suponen en sí mismos una personal historia del arte ya que en ellos se puede observar su recorrido hacia la madurez, desde donde empezó a irradiar el brillo que llega hasta nuestros días.

El estilo barroco era la moda imperante de aquellos tiempos y el desarrollo de Rembrandt lo coronó como uno de los grandes exponentes artísticos. Cabe recordar que este movimiento surgió como respuesta del catolicismo a la reforma luterana y buscó comprender las sensaciones del alma en relación con su fe y creencias, todas ellas encarnadas por la propia burguesía. Esa intimidad de los personajes fue captada por el pintor y a diferencia de sus contemporáneos, transformó el detallismo barroco en pinceladas gruesas, en colores tenues y sobre todo con un gran manejo de las luces y las sombras, convirtiendo al claroscuro en uno de sus sellos.

Te puede interesar: Inteligencia artificial permite ver "La ronda nocturna" como Rembrandt la pintó

Sin embargo, esa dualidad entre lo claro y lo oscuro también se trasladó a su propia vida: tuvo distintos amoríos e hijos que fueron falleciendo a temprana edad. A pesar del dinero que ganaba, el artista vivió siempre por encima de sus posibilidades. Muchas veces pujó por sus propias pinturas pero luego se vio obligado a venderlas. También perdió su colección de antigüedades e incluso hasta su propia casa y el taller de grabado. Sobrevivió a su última pareja y falleció en 1669, donde fue enterrado en una tumba sin nombre.

El estilo y su propia evolución a lo largo de los años fue la puerta de entrada para el desarrollo artístico de los pintores que vendrían: Goya alguna vez afirmó que el artista fue una de sus grandes influencias, de quien había adoptado la técnica del claroscuro. Los últimos períodos de Rembrandt con obras más luminosas y dramáticas, parecen cercanas al movimiento impresionista y fue lo que terminó enamorando luego a otro gran pintor neerlandés, Vincent Van Gogh, quién expresó sobre el Maestro de la luz que "había que haber muerto varias veces para pintar así" y utilizó sus pinceladas gruesas en su propio trabajo. El propio Picasso reflejó también en su arte la influencia del artista barroco.

"Aquel hombre tocado por el genio, premiado con el espíritu de la inconformidad perenne, perseguidor incansable de la libertad humana y artística, aunque golpeado por más fracasos y frustraciones de las que se merecía su paso por el mundo, pudo mantener por años su promesa hasta que la vida volvió a sacudirlo, con una fuerza mezquinamente empeñada en derribarlo". Quizás sean estas palabras de Leonardo Padura las que nos permitan acercarnos, un poquito, a la luz, las sombras y al amor por el arte que Rembrandt respiró, vivió y gozó hace apenas cuatro siglos atrás.






Temas relacionados

Rembrandt   /   Arte   /   Países Bajos   /   Leonardo Padura   /   Pablo Picasso   /   Vincent Van Gogh    /   Historia   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO