Juventud

CÓRDOBA/PRECARIZACIÓN LABORAL

"Rappi me bloqueó por tener covid-19"

Charlamos con Josué, trabajador gastronómico despedido en el inicio de la cuarentena, que como muchos jóvenes empezó a trabajar en Rappi como única opción para poder mantenerse. La realidad de la que nadie quiere hablar pero que vive todos los días la juventud en Córdoba.

Jueves 26 de noviembre de 2020 | 23:29

¿Desde hace cuánto que estás trabajando en Rappi? ¿Qué te llevo a trabajar en aplicación?

Trabajo en Rappi desde el 3 de julio de este año. El 20 de marzo comenzó la cuarentena y el aislamiento obligatorio, en ese momento el lugar donde trabajaba, que era un restaurante, cerró. Como el mismo local tenía problemas con deudas, por ejemplo a mí me debía 3 sueldos, le sirvió como excusa para cerrar y no pagarle a nadie. La urgencia de conseguir algo que al menos me ayude en el día a día me hizo entrar a Rappi, que además es fácil y rápido, ya que no piden ningún documento. Encima los incentivos que me prometían por usar referidos (recomendar gente) me tentó, incentivo que solo me dieron una sola vez.

El día sábado te mandaron un mensaje de bloqueo de cuenta. ¿Por qué fue?

Me comuniqué por la mañana para hablar de una deuda de $300 que tenía desde hace 35 días porque me robaron la plata que debía pagar y la bici trabajando, estuve parado unas dos semanas hasta que me prestaron una bici, pero me empezó a dar fiebre y tos. Así que me hice el hisopado y tuve que aislarme hasta el 23 de noviembre que me dieron el alta. Por eso fue que hablé con soporte, nuestra ayuda en línea. Porque me habían dicho que si estaba más de un mes sin pagar la deuda y sin conectarme me podrían bloquear la cuenta permanentemente. Les dije que tuve covid y que ya tenía el alta, que necesitaba saber cómo accionar porque recién podía salir a repartir y no sabía si en cuanto prendiera la app me iban a bloquear. Me respondieron que por la seguridad de nuestra comunidad y mi salud se me iba a bloquear como protocolo durante "un tiempo" sin darme fecha ni un motivo claro. Siendo que tengo el certificado de alta del C.O.E. y de mi doctora de cabecera, que es el más importante.

Desde el sábado estoy mandando mails pidiendo explicaciones y no me responde nadie, solo me responde una maquina automáticamente diciéndome: “estoy satisfecho con el servicio o no estoy satisfecho con el servicio", después de la pregunta "qué tan satisfecho estás con nuestro servicio". Los llamé pero los números que dan son inexistentes y los mails que salen en el blog de repartidores, son solo para clientes. Nadie me da una respuesta. Es más, cuando ingresé al blog de Rappi aparecía que si tenías covid, ellos te iban a dar una ayuda mínima, pero nunca nadie me preguntó ni cómo estaba.

¿Es la primera vez que te mandan un mensaje por bloqueo de cuenta? Y si no fue así, ¿por qué fueron los otros bloqueos?

De este tipo, indefinidamente es el primer bloqueo, pero ya me bloquearon por 4 días porque el cliente reportó irregularidades durante el pedido. La irregularidad fue tardar mucho tiempo en hacer la entrega, siendo que el local me tuvo 30 minutos esperando. También me bloquearon por liberar un pedido cuando me robaron mi bici, me bloquearon porque en una compra de supermercado se equivocaron y me estaban dando una compra que corresponde llevar en auto, cuando yo ando en bici. Para colmo cuando pedí un segundo repartidor para ayudarme a llevarlo, el otro chico también estaba en bici y tuvimos que liberarlo, ambos fuimos bloqueados. También tuve un accidente donde me tuvieron que hacer 3 puntos en la ceja y me bloquearon por diez horas, además de que pusieron una deuda por nunca llegar a la casa del cliente. Cómo esperaban que llegara me pregunto al día de hoy, si estaba en el hospital mientras me cosían.

Rappi, así como las otras apps, plantean que somos nuestros propios jefes porque nosotros decidimos como laburar. ¿Qué te parece ese discurso?

La verdad es que trabajar en Rappi es trabajar precariamente, siendo denigrados constantemente, por los conductores que creen que andar en auto los hace superiores. Por los clientes que no quieren que se les enfríe su comida, porque pagaron cuarenta míseros pesos y quieren que, sea como sea, respetes el tiempo que le dijeron que tardaría, cuando el local lleva 20/30 minutos a veces sin ni siquiera empezar a preparar tu pedido. Cuando llueve nos hacen esperar afuera, para que no mojemos el piso. Hace frío, pero se ve mal el repartidor adentro. Y cuando hace calor, nos dicen que el aire acondicionado es solo para los clientes.

Lamentablemente, la gente compra nuestro tiempo y nuestra seguridad por cuarenta pesos, por nada básicamente, para poder tener su 1/4 de helado que pidió en una heladería a 4 kilómetros de distancia. Es doloroso llegar a casa cansado y mirar la app mientras pienso "hoy estuvo flojo solo hice 6 pedidos ($500) en 10 horas, algo debo estar haciendo mal”. Es doloroso para mí que con 19 años el único gasto que tengo es el del alquiler, pero para ese que tiene una familia que alimentar y quiere ganarse el dinero laburando, así sea denigrado por una app a la que no le importamos, eso, eso es muy doloroso. Es doloroso ser tu propio jefe siendo que por llegar cinco minutos tarde al destino, te bloquean 1 hora, si llegaste tarde a la tienda, es otra hora de bloqueo. Si la gaseosa se dio vuelta porque tuviste que ir muy rápido y la app te presiona para llegar con el horario que ellos estipulan, son dos días de bloqueo. Si le debes siete pesos a la empresa, es otra razón de bloqueo. ¡Ah!, pero cuando la app te debe plata o te roba al no darte las propinas como suele pasar, ahí sos tu propio jefe porque te cansas de hacer un reclamo que muchas veces nunca es leído.

Es doloroso juntarse con tu amigo repartidor que llega acalambrado de un pedido de 6 kilómetros que le dieron por 100 pesos y escuchar que el local o el cliente lo trató mal. Lamentablemente eso de ser tu propio jefe... es mentira, solo sos un repartidor que paga AFIP porque se lo pide la app para desligarse de algunas letras chicas que hacen que no paguen impuestos. Y ni hablemos con los robos, que el seguro se hace el tonto para no pagar, que Rappi te cobra si te robaron el pedido y si no tenes plata para pagar te bloquea, que el cliente quiere el pedido no importa si te robaron, va a ser lo primero que pregunta.

Ser repartidor es levantarse para ser un poco más agredido en muchos ámbitos en un día normal de trabajo. Ser tu propio jefe... No es ser empresario, es ser un repartidor.






Temas relacionados

Nueva normalidad   /   Cuarentena   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Precarización laboral juvenil   /   Rappi   /   Córdoba   /   Juventud   /   Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO