Internacional

Francia

Nuevas marchas contra el pase sanitario que quiere imponer Macron

Este 7 de agosto se convoca una nueva manifestación contra el pase sanitario. Si la movilización está cobrando impulso, la banalización de la extrema derecha dentro de ella es un peligro real. Esta presencia de reaccionarios, que agredió a los activistas en Nantes el sábado pasado, se ve facilitada por la pasividad de la dirección sindical y hay que combatirla.

Viernes 6 de agosto | 22:26

Francia: en pleno verano, la movilización contra el pase sanitario se prolonga desde el 14 de julio.

El pasado sábado las movilizaciones contra el pase sanitario reunieron a más de 200.000 personas en Francia según el Ministerio del Interior. Esto expresa una dinámica de expansión continua del movimiento desde el 14 de julio. En Francia, se llevaron a cabo 200 marchas y actos. Al mismo tiempo, el movimiento está obteniendo un apoyo significativo, según una encuesta publicada esta semana (de Harris Interactive para TF1 / LCI -cadena de televisión francesa) el 51% de los encuestados dice que "comprende las demandas" y el 40% apoya el movimiento.

Una dinámica tan impactante como inédita en pleno verano que expresa la profundidad del rechazo a las medidas autoritarias de Emmanuel Macron, de las que el pase sanitario constituye la última expresión.

Bajo el pretexto de la gestión sanitaria, esta medida abre el camino a los ataques contra el mundo laboral. Si bien no ofrece una respuesta seria a la epidemia, que se recupera de la variante Delta que el gobierno ha dejado propagar, intenta ocultar la responsabilidad central de la gestión gubernamental en la situación de sanitaria.

Una nueva ofensiva antidemocrática, validada este jueves por el Consejo Constitucional que muestra así su verdadero papel: servir de garantía institucional para los ataques bonapartistas del Gobierno al servicio de los intereses de las clases dominantes.

Si la movilización reúne a muchos sectores de trabajadores, en particular entre los cuidadores, maestros, trabajadores médico-sociales, sigue sin embargo marcada por una orientación contradictoria. En efecto, el rechazo al autoritarismo del Gobierno que allí se expresa, corolario de su catastrófica gestión de la epidemia, se juega en un terreno individualista, oponiendo la "libertad", consigna principal del movimiento, al autoritarismo de Macron. Una lógica favorecida por la desconfianza de parte de la población frente a la vacuna, que abre el camino a los discursos covidoescépticos más confusos y conspiradores, así como a la recuperación por parte de la extrema derecha de este enfado.

La extrema derecha a la ofensiva en el movimiento para canalizar la ira hacia un terreno reaccionario

Desde el 14 de julio, la extrema derecha intenta navegar en la desconfianza que impera en el movimiento. En el contexto de una crisis generalizada de confianza en las instituciones de la Quinta República, ésta es producto de la gestión gubernamental, los escándalos asociados a la industria farmacéutica y la atomización social favorecida por sucesivos confinamientos. Los reaccionarios buscan así surfear los aspectos más confusos del enfado para legitimarse y ampliar su audiencia.

En París, Florian Philippot, ex mano derecha de Marine Le Pen, ha reunido en sus propias manifestaciones a varios miles de personas durante las últimas tres semanas. Los grupos de extrema derecha también asistieron a las manifestaciones.

Además de Civitas (N.R.: movimiento político católico) que pudimos ver desfilar en Nantes, estuvieron presentes varios grupos nacionalistas violentos: la Action Française en Orleans, “Bordeaux Nationaliste” en Burdeos, los Zouaves en la manifestación de Philippot en París el 17 de julio, la Ligue du Noon en Montpellier.

Finalmente, las organizaciones y figuras covidoescépticas surgidas durante la pandemia y cuyos vínculos con la extrema derecha están comprobados, como RéinfoCovid, Bon Sens y personalidades como Alexandra Henrion-Caude, Louis Fouché o Martine Wonner, también respondieron a la llamada.

La presencia de estos sectores ultrarreaccionarios es aceptada por algunos de los manifestantes, en nombre de la necesidad de la unidad contra el Gobierno. La realidad es que es esta presencia la que trabaja para dividir. Además de ser un producto puro del sistema y un ferviente defensor de la Quinta República, Florian Philippot es así un nacionalista xenófobo que quiere atacar los derechos de los inmigrantes, particularmente expuestos a las consecuencias del pase de salud. Civitas y Alexandra Henrion-Caude son por su parte conocidos por su lucha contra el aborto, la reproducción asistida y los derechos de las mujeres y las minorías de género.

La Action Française o los Zuavos son pequeños grupos violentos, también conocidos por sus ataques racistas o dirigidos a quienes se movilizan contra el gobierno. En 2018, atacaron a los estudiantes que lucharon contra la selección establecida por Macron en París , Montpellier o Estrasburgo, pero también a los activistas anticapitalistas del NPA en 2019 durante el movimiento de los chalecos amarillos.

El sábado pasado en Nantes, activistas de extrema derecha cercanos a Civitas, incluido Wilfried Van Liempd, número 2 de la lista de del partido de Marie Le Pen registrada en las elecciones municipales de 2020, atacaron a activistas antifascistas. Finalmente, franjas de manifestantes agredieron a un farmacéutico en Montpellier que realizó pruebas antigénicas, negando la epidemia y al grito de “colaboradores” y “asesinos”.

Como señaló Anasse Kazib, trabajador ferroviario y militante del Revolutión Permanente -parte de la Red Internacional La Izquierda Diario-, no es posible la unidad junto a sectores tan reaccionarios, que difunden el oscurantismo en el movimiento y cuya fachada de oposición al Gobierno oculta mal el racismo, el autoritarismo y la violencia hacia gran parte de nuestro campo social.

La necesidad de otro discurso sobre la crisis sanitaria en la movilización

Al contrario de lo que sostienen algunos, la mayoría de los que se manifiestan, sin embargo, no tienen nada que ver con estos sectores de extrema derecha que quedan marginales en la movilización.

Las contramanifestaciones organizadas en París por grupos de chalecos amarillos que se niegan a marchar detrás de Philippot han reunido así a miles de personas.

Sin embargo esos sectores ultraderechistas prosperan en un estado de ánimo general marcado por la confusión, multiplicado por meses de encierro y manejo contradictorio de la crisis sobre la que los conspiradores han construido su influencia, así como de la ingenuidad de muchos manifestantes primerizos, incluso activistas experimentados, para quienes la "unidad" es un fin en sí mismo.

Sobre todo, esta influencia de los reaccionarios se ve favorecida por la ausencia casi total de la dirección sindical y del movimiento obrero como fuerza de oposición al gobierno desde el inicio de la crisis sanitaria, pero también desde los anuncios sobre el pase sanitario.

Salvo algunas condenas formales, la dirección confederal se mantuvo completamente al margen de la movilización, llegando incluso a ignorarla en sus comunicados de prensa. Este boicot no impidió que varias estructuras sindicales convoquen movilizaciones a nivel local y más recientemente, las federaciones de salud de sindicatos franceses como SUD (N.R.: Solidarios, Unitarios, Democráticos) y la CGT presentaron avisos de huelga, aunque tardíos, a partir de agosto. Una dinámica que dejó todo el espacio para que grupos de extrema derecha intentaran hacerse con el control del enojo.

Si vamos a oponernos a estos sectores, la batalla contra su influencia implica movilizarnos llevando en el movimiento un programa de salud obrera.

Tales consignas deben llevarse en las calles, convocando a la huelga, incluso más allá de la salud, pero también participando y organizando movilizaciones los sábados, con total independencia de la extrema derecha y participando en la expulsión de las procesiones de sus pequeños grupos, como lo hicieron varias organizaciones de extrema izquierda, particularmente antifascistas en algunas ciudades del país.

En este sentido, es necesario agitar un programa que articule las demandas de una campaña de vacunación masiva -nacional e internacional por el levantamiento de las patentes de los laboratorios- con las de insumos para los hospitales públicos, así como para romper las cadenas de contaminación.

Esto como parte de una estrategia en manos de los trabajadores y la población, contraria a la gestión autoritaria del gobierno de Macron. Un programa cuya defensa debe ir de la mano de una activa campaña en los comercios y barrios obreros para convencer a la gente de los méritos de la vacunación para proteger a la población y acabar con la epidemia.






Temas relacionados

Vacunas   /   Vacunas contra la Covid-19   /   Covid-19   /   Anasse Kazib   /   Marine Le Pen   /   Extrema derecha   /   Emmanuel Macron   /   Francia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO