Barrio Marconi sitiado por la policía

Muerte y represión en el Barrio Marconi

El mediodía del día viernes fue asesinado un adolescente y dos resultaron heridos en un tiroteo con la policía en el barrio Marconi.

Domingo 29 de mayo de 2016 | 19:34

Ante la sospecha de tratarse de un caso de gatillo fácil y de un accionar desmedido de los policías que perseguían a los jóvenes a partir de una denuncia de robo, se generó una amplia indignación popular en el barrio con los vecinos repudiando el accionar policial.

En tal situación el gobierno a través del ministerio del interior (con el acuerdo de los partidos tradicionales que salieron a brindar apoyo en días posteriores) respondió con la ocupación policial del barrio con un gigantesco dispositivo y el despliegue a gran de escala de sus fuerzas de choque, en particular la Guardia Republicana con el resultado de decenas de detenidos a consecuencia de enfrentamientos con jóvenes y vecinos de la zona que mostraban su disconformidad con el accionar de las fuerzas represivas.

La exclusión es un problema estructural

El Barrio Marconi así como otras barriadas populares de Montevideo y el interior muestran de manera directa y en forma más extrema las condiciones de vida de amplios sectores de la población; consecuencia del régimen social y económico instaurado en las últimas décadas.

Ante la crisis estructural del capitalismo dependiente uruguayo que se acentuó en los años 60, primero la dictadura y luego los gobiernos democráticos posteriores han llevado a cabo diferentes ajustes que profundizaron las desigualdades sociales y la exclusión de sectores de las clases populares, agudizando la marginación de amplias capas de trabajadores.

La llegada al gobierno del FA, coincidiendo con un momento internacional excepcionalmente favorable para el país, puso un freno momentáneo a las situaciones más extremas y denigrantes generadas luego de décadas de ajustes neoliberales (con la crisis del 2002 como máximo exponente) pero no cambio en lo fundamental el modelo de país instalado de la dictadura para acá.

De esta manera si bien descendieron los indicadores de pobreza extrema la fragmentación social y las condiciones de marginación se han mantenido e incluso aumentado a partir de la escandalosa desigualdad social actual y la falta de perspectivas de futuro de la juventud pobre con la consiguiente cronificación y naturalización de una vida de exclusión social.

Represión frenteamplista para resolver los problemas sociales

Con un Frente Amplio funcionando como confiable y seguro administrador de un capitalismo uruguayo atado de pies y manos a las políticas del imperialismo, su rol no puede ser otro que la implementación de salidas represivas para los conflictos sociales que estallan a consecuencia de las características del propio régimen social.

Su actitud tolerante con los negocios turbios de las clases poderosas (desde los Panama Papers a los Fernández dueños de Fripur como ejemplos actuales) contrastan con el frío y premeditado plan de represión que se va perfeccionando para contener las acciones propias de la desesperación de los sectores más excluidos de la sociedad o la posible resistencia de los trabajadores cuando los ataques a sus derechos y condiciones de vida se empiecen a sentir con fuerza.

El crecimiento del aparato represivo, la profesionalización de sus integrantes, los megaoperativos policiales, el aumento del presupuesto para los ministerios relacionados con la seguridad son muestras concretas de la política que orienta al gobierno del Frente Amplio.

Junto a esto, y tomando cada vez más el punto de vista de la derecha tradicional, intenta culpabilizar a los propios sectores populares, acusándolos de “consumistas” o de vagos que no quieren trabajar legitimando así la criminalización de la pobreza y la represión social.

Hay que organizarse contra los abusos policiales

No debemos permitir que se continúe ejecutando esta política de criminalización de la pobreza y persecución a la juventud pobre.

Los trabajadores, los estudiantes y el pueblo deben organizarse y no dejar que avancen los discursos reaccionarios que buscan dividir las filas de los trabajadores y los sectores populares, para terminar con los casos de gatillo fácil, denunciando las medidas al estilo de los megaoperativos y otras salidas represivas y luchando por el desmantelamiento del aparato represivo para terminar con la impunidad de ayer y de hoy.

Solo condiciones de vida digna para todo el pueblo pueden terminar con las situaciones de violencia social.






Temas relacionados

Uruguay   /   Represión en Uruguay   /   Frente Amplio   /   Gatillo fácil

Comentarios

DEJAR COMENTARIO