×
×
Red Internacional

CRISIS EN HAITÍ.Masivas protestas en Haití contra el Gobierno de Jovenel Moïse

Las protestas en Haití exigen la caída de Jovenel Moïse, continuador de las políticas de Michel Martelly, con una corrupción rampante, políticas represivas y planes neoliberales, cuyo gobierno está sostenido por el imperialismo y organismos como la OEA.

Lunes 15 de febrero | Edición del día

Nuevamente, decenas de miles de personas en Haití protestaron contra el presidente Jovenel Moïse, este domingo. Los manifestantes en la capital, Puerto Príncipe, acusaron el domingo al jefe de Estado de construir una nueva "dictadura" y criticaron el apoyo de su gobierno por parte de Estados Unidos.

A pesar de que las manifestaciones fueron pacíficas, la policía utilizó gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes. "Abajo la dictadura", se gritaba en Puerto Príncipe. "A pesar de todos los secuestros y masacres en los barrios pobres, Estados Unidos sigue apoyándolo", denunció la manifestante Sheila Pelicier a la agencia de noticias AFP. Según informó la agencia española Efe, al menos una persona recibió un disparo en la capital quitándole la vida y otras resultaron heridas.

La oposición opina que el mandato de cinco años de Moïse debería haber terminado el 7 de febrero y haber designado al juez constitucional Joseph Mécene Jean-Louis como presidente interino. Organizaciones sociales, el Poder Judicial, federaciones de abogados y líderes religiosos, también rechazan la continuidad del actual Gobierno.

El viernes por la noche, Jean-Louis – quien fue nombrado por varios partidos y organizaciones de la oposición de Haití como “presidente de la transición”- se dirigió al pueblo haitiano por primera vez desde su nombramiento: “Mi país me llama, responderé. Declaro solemnemente que soy el presidente de todos los haitianos ”. Condenó“ las detenciones arbitrarias, las decisiones ilegales y la persecución política ”.

Moïse, por su parte, sostiene que su elección en 2015, que posteriormente fue cancelada, no puede considerarse como el inicio de su presidencia. El Departamento de Estado de Estados Unidos también hizo lo mismo. Un comunicado publicado el sábado por las facultades de derecho de Yale y Harvard, entre otras, muestra lo contrario: con base en la Constitución haitiana y la interpretación del Consejo Judicial Supremo, el mandato de Moïse como presidente finalizó el 7 de febrero.

Te puede interesar Se profundiza la crisis en Haití en medio de movilizaciones contra Jovenel Moïse

Sin embargo, Moïse insiste en que juró en 2017 por un período de cinco años y reiteró que continuará en el cargo hasta el próximo año para reformar la carta magna y realizar elecciones. Ese día Moïse denunció que la oposición preparaba un golpe de Estado y anunció que las autoridades habían realizado una veintena de arrestos, entre ellos un juez de la Corte de Casación, máxima instancia judicial del país, lo que dio vino a agudizar la crisis institucional.

Por otro lado, el presidente lleva un año gobernando por decreto, desde que en enero de 2020 consideró "disuelto" el Parlamento, debido a que no se pudieron celebrar las elecciones legislativas previstas para otoño de 2019. Las mismas fueron supuestamente aplazadas por las constantes protestas antigubernamentales que paralizaron el país en ese momento por la precarización de la vida.

Moïse tiene cada vez menos apoyos dentro del país, pero el pasado viernes recibió el respaldo expreso del Gobierno de Joe Biden en la tesis de que su mandato dura hasta 2022. Pero no solo de EE. UU., sino de otras potencias imperialistas a través del Core Group integrado por EE. UU., Francia, Canadá, la Unión Europea, a la que se suma Brasil y otras naciones, además de una parte de la burguesía para mantenerse en el poder. También cuenta con el apoyo de Naciones Unidas, la Organización de los Estados Americanos, la Unión Europea y la Comunidad de Caribe, que recientemente se pronunciaron a favor de un proceso electoral transparente y democrático.

La postura de los organismos internacionales ante la crisis de Haití criticada con dureza por los manifestantes, quienes rechazaron la injerencia en los asuntos internos del país y cuestionaron el balance de los 13 años de las fuerzas de mantenimiento de paz de la ONU, considerado como una ocupación extranjera en territorio soberano.

Desde el pasado domingo, se han producido protestas a diario en Puerto Príncipe, aunque con mucha menor afluencia de manifestantes que la de este último domingo que superó todas las expectativas.

En medio de toda esta crisis, el pueblo haitiano se mantiene movilizado desde el 2018 contra las políticas de Moïse, pero también con una enorme desconfianza también hacia los líderes políticos opositores. Muchos de ellos están cuestionados por corrupción y ligados también a sectores la burguesía. Es que de no ser por la política de esta propia oposición Jovenel Moïse ya hubiera caído hace tiempo en las grandes movilizaciones contra el hambre y la miseria que estremecido al país.

Ni el gobierno de Moïse, ni los partidos de la oposición, son una alternativa para el pueblo haitiano. Frente al repudiado gobierno de Moïse los principales partidos de la oposición han mostrado su verdadero rostro políticos en estos años en que el pueblo haitiano se ha mantenido movilizado. Proponen una solución que no rompe con la histórica subordinación a Estados Unidos y al FMI que viene destruyendo al país, y mantendrían sin cambios el sistema de corrupción que las masas repudian en las calles así como todo el sistema la miseria y pobreza extrema.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias