Cultura

Aniversario

Marvin Gaye: el músico que agitaba piquetes y pancartas

El artista estadounidense, reconocido como uno de los mejores músicos populares, fue asesinado por su padre un día antes de cumplir 45 años. Sus canciones, gran legado musical, hablan de la brutalidad de la guerra de Vietnam y la policía, las condiciones de vida de la clase obrera pero también del amor y la ecología.

Mariela Pozzi

Trabajadora telefónica // Agrupación Violeta

Jueves 1ro de abril | 19:40

Piquetes y pancartas,
no me castigues con brutalidad.
Háblame, para que así veas
qué es lo que está pasando.
Sí, qué está pasando
dime: ¿Qué es lo que está pasando?
Yo te diré qué es lo que está pasando.

El fragmento citado es el estribillo de la canción "What ’s going on", primera canción del álbum que lleva el mismo nombre, con el que Marvin Gaye conmovió y trascendió en los años setenta y aún se mantiene.

Marvin, a quien querían encasillar como el músico de voz suave y sensual, hizo este disco en 1971 y fue uno de los primeros álbumes conceptuales que abrió la década. Toda una novedad de estilo, que luego empezaron a cultivar muchas agrupaciones y artistas cuando querían tratar ciertos temas, centralmente cuestionando a la sociedad capitalista y sus brutalidades.

El contexto estaba teñido por la guerra de Vietnam y la respuesta de la juventud que salía a las calles para protestar contra el guerrerismo, y se expresaba contra la xenofobia. Aparecía el hipismo y los movimientos pacifistas, mientras se extendía la experimentación con sustancias psicoactivas.

Incluso anticipadamente manifestó su preocupación por la ecología en la canción Mercy mercy me (The ecology). "Estaba indignado así que escribí y produje", dijo Gaye en 1976 en una entrevista con la BBC y fundamenta: "quería escribir un álbum que pudiera ser traducido en otros idiomas, que no que fuera una declaración étnica particular, (quería) algo que pudiera traducirse a otras realidades".

Su prolífica obra musical le valió el apodo del Príncipe del Soul, equiparado a íconos como Sam Cooke y Otis Redding, cuando publicó What ’s going on, para muchos el mejor disco de música popular de todos los tiempos. Esta elegía fusiona ritmos y acordes de soul, funk, rock y aires latinos. Una verdadera joya musical de todos los tiempos, que aún es seleccionado entre los mejores discos de la historia. Gaye fue cantante de soul, smooth soul, quiet storm, blaxploitation y se dio el gusto de producir también.

Marvin Gaye nació el 2 de abril de 1939 en Washington, Estados Unidos. Fue hijo de un predicador apostólico que mantenía un estricto control moral sobre sus hijos, combinado con maltrato físico también. Siendo un pibe comenzó a cantar en el coro gospel de su congregación, así como a tocar el piano y la batería. Luego de varios intentos en formar bandas durante su adolescencia se trasladó a Detroit para probar suerte. Fue allí donde consiguió trabajo como vocalista para Motown Records, un reconocido sello musical en ascenso.

Sus inicios están marcados por baladas, pero luego de darle un giro a su estilo, decide cambiar el enfoque de su música priorizando el rhythm and blues y el soul, donde realmente se sentía cómodo. En los años sucesivos, logró mantenerse en lo más alto de las listas con diferentes hits. Gaye era un vocalista respetado que había subido a la cumbre de las listas gracias a canciones como How sweet it is (to be loved by you), Ain’t that peculiar, Ain’t no mountain high o I heard it through the grapevine, baladas románticas y piezas más rítmicas de la factoría de Tamla Motown, en ocasiones compartidas en duetos con las grosas como Diana Ross, Mary Wells o Tammy Terrell. También había participado en la banda de Stevie Wonder.

A pesar de triunfar en todo lo que se propuso musicalmente, su historia personal le pasó facturas en sus relaciones afectivas y, como consecuencia, mantuvo durante muchos años una fuerte adicción, sumándole también desfalcos financieros. Todas estas situaciones lo fueron hundiendo en una profunda depresión. Como parte de su deseo de recuperación, se fue a Los Ángeles con sus padres, aunque no fue la mejor decisión. El 1 de abril de 1984 su propio padre lo asesinó de dos tiros después de una fuerte discusión, cuando Marvin quiso defender a su madre, según cuenta la misma familia.

Con una vasta obra musical, Marvin Gaye describió como nadie los padecimientos de la clase obrera en general y de la comunidad afrodescendiente en particular, en los convulsivos años 70. Nos quedan sus canciones y sus denuncias políticas, como en este clásico Inner City Blues (Make Me Wanna Holler), donde el término "Inner City" alude zonas marginales de la ciudad o barrios pobres. Marvin lanza críticas a las cantidades exorbitantes de dinero invertidas en la carrera espacial, a la guerra de Vietnam, a la crisis económica y al actuar policial del gatillo fácil.

Cohetes, lanzamientos de naves espaciales a la luna
Gastadlo en los que no tienen nada
El dinero que ganamos
Os lo lleváis antes de que lo veamos

Oh, te provoca ganas de gritar
Lo que le hacen a mi vida
Me provoca ganas de gritar
Lo que le hacen a mi vida

Esta no es manera de vivir, esta no es manera de vivir
No, cariño, esto no es vida
No, no, no

Inflación, ninguna posibilidad
De incrementar las finanzas
Las facturas se amontonan hasta el cielo
Envían a ese chico a morir

Me provoca ganas de gritar
Lo que le hacen a mi vida
Me provoca ganas de gritar
Lo que le hacen a mi vida

Impedimentos, decepciones
Mala suerte, contratiempos
Es un hecho natural
Que no pueda pagar mis impuestos

Oh, me provoca ganas de gritar
Y llevarme las manos a la cabeza
Sí, me provoca ganas de gritar
Y llevarme las manos a la cabeza

El crimen está aumentando
La vigilancia policial, de gatillo fácil
El pánico se extiende
Dios sabe hacia dónde nos dirigimos

Oh, me provoca ganas de gritar
No lo entienden

Madre, madre
Todos piensan que no tenemos razón
Quiénes son ellos para juzgarnos
Sólo porque llevamos el pelo largo






Temas relacionados

Hippies   /   Marvin Gaye   /   Vietnam   /   Guerra de Vietnam   /   Música   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO