×
×
Red Internacional

CRISIS MIGRATORIA.Mano dura del gobierno contra migrantes: Resonancias trumpistas en medio de la crisis migratoria de Colchane

En el contexto de una profunda crisis migratoria en la comuna de Colchane en el norte de Chile, el gobierno derechista de Piñera pone en práctica toda su política xenófonba, expulsando a todos y todas quienes traspasan las fronteras. No son pocos elementos en los que colindan con el Partido Republicano de José Antonio Kast al parecer.

Miércoles 10 de febrero | Edición del día

FOTO: Agencia UNO

Y finalmente el gobierno se decidió por la mano dura contra los migrantes, quienes desde hace días han estado llegando a la comuna de Colchane, por medio del paso fronterizo con Bolivia. Una decisión en sintonía con el ultraderechista José Antonio Kast, quien incluso haciéndose presente en el sitio, manifestó desde su ultraderechista Partido Republicano, un plan para “enfrentar la invasión migrante ilegal”.

Es por esto que desde temprano el Ministro del Interior, Rodrigo Delgado, el Ministro de Defensa, Baldo Prokurica, y el Ministro de Relaciones Exteriores, RR.EE, Andrés Allamand, se hicieron presente en el lugar y pusieron en marcha una serie de medidas orientada a expulsar a todas y todos aquellos migrantes que quieran ingresar ilegalmente a Chile.

Incluso su primera medida consiste en un vuelo de la FACH desde Iquique mañana mismo con más de 100 migrantes a bordo y advirtiendo a quienes ingresen ilegalmente “no van a ser regularizados y ni van a tener carnet de identidad”. Además manifestó “estamos definiendo la posibilidad de tener residencias sanitarias transitorias”, agregando que los recintos “van a estar a las afueras de los centros urbanos en donde las personas, pese a todo lo que estamos mencionando logran ingresar a Chile, tengan que hacer sus cuarentenas y de ahí se van ejecutar los procesos de expulsión correspondientes”, de acuerdo a lo señalado por El Mostrador.

Sin duda del salvavidas que se ha provisto el gobierno de Piñera para esta situación se relaciona al plan de acogida de migrantes regulares e irregulares venezolanos por parte de Colombia, la gran mayoría de la población que se ha visto transitando la frontera boliviana hacia Colchane durante estos últimos días.

Incluso Allamand fue mucho más enfático frente a esta medida xenófoba, señalando que “la medida principal para quienes entren en forma irregular es la expulsión”, y agregando “queremos cerrar la puerta a la migración ilegal, que son los que entran sin decir la verdad y sin respetar nuestras leyes y sin respetar los principios que hemos establecido”.

Por último, para darle un sello aún más xenófobo, criminalizador y represivo, el ministro Delgado se refirió positivamente al cumplimiento del decreto 265, el cual da mayores atribuciones a la Fuerzas Armadas (FF.AA) en el control fronterizo.
"Hay cambios concretos, vuelos no tripulados, drones, equipamiento de comunicación, equipos de vigilancia con sensores nocturnos, todo eso es parte del ’Plan Colchane’ con el fin de tener fronteras más seguras" expresó el Ministro del Interior.

Resonancias trumpistas en medio de la crisis migratoria y humanitaria

No hay duda que situaciones como las que se viven actualmente en Colchane son terreno fértil para todo el despliegue propagandístico y agitativo de las descompuestas ideologías de ultraderecha, expresadas concretamente en el Partido Republicano, presidido por José Antonio Kast. Alguien quien no tiene ningún tapujo en señalar que debiera construirse una zanja para evitar el paso de migrantes a nuestro país, al más propio estilo de Trump.

Por otra parte, el gobierno de Piñera quien haciendo uso de su característica demagogia y populismo puro invitando a venezolanos y venezolanas a venir a Chile, hoy se traga sus palabras con un plan que directamente expulsa a toda persona que traspase ilegalmente la frontera, fuera de Chile.

Tal situación muestra claramente que para la derecha y los gobiernos proempresariales, la solidaridad no existe, no es más que una frase vacía usada oportunistamente para sus propósitos, como en pleno golpe que buscó asestar el autoproclamado presidente de Venezuela Juan Guaidó hacia el régimen de Nicolás Maduro, con la venia del imperialismo estadounidense.

Pero resulta aún más indignante estas medidas, ya que la crisis económica y sanitaria que vivimos actualmente, es producto de la crisis del capitalismo, que durante la última década, por medio de guerras, golpes de estado, planes de austeridad, y una serie de medidas miserables, siguen condenando a miles de personas a la pobreza y el desarraigo.

La gente no migra sin documentación porque quieran, sino porque las condiciones económicas y de vida que tienen actualmente, no da para más, y buscan en la mayoría de los casos una oportunidad junto con sus familias de recomenzar su vida más allá de las fronteras.

Resulta indispensable ser claros en que esta crisis planetaria que se vive actualmente es producto de la crisis capitalista, proveniente de los miserables gobiernos burgueses que a nivel internacional condenan a la clase trabajadora y los sectores oprimidos a cargarla sobre sus espaldas. Y es ante esto que se vuelve fundamental la mayor solidaridad de clase posible hacia las y los inmigrantes. Es necesario un impuesto a las grandes fortunas para garantizar el resguardo de los migrantes documentados o indocumentados que se encuentran en Chile, como también el derecho al trabajo repartiendo las horas con trabajadores nativos, para que tanto ocupados como desocupados, tengan derecho a un trabajo digno, a una vivienda digna, y a todos los derechos fundamentales de cualquier ser humano.

La burguesía y sus gobiernos buscan separar la hermandad entre las y los trabajadores del mundo entero culpando a los migrantes de la crisis ¡Solidaridad obrera internacional! ¡Que la crisis la paguen los capitalistas!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias