Mundo Obrero Uruguay

Denuncian los trabajadores

Maniobras patronales en La Spezia

Mientras los trabajadores que ocupan La Spezia tienen cortada el agua por parte de OSE y no reciben ningún apoyo estatal en su difícil situación; el Estado hace la vista gorda ante las maniobras de sus dueños para continuar con el negocio.

Sábado 2 de septiembre de 2017 | 21:07

Los ex trabajadores de la fábrica de pastas La Spezia, que se mantienen ocupando el local con el objetivo de cobrar las deudas salariales, denunciaron que quienes adquirieron la marca y parte de la maquinaria responden a los anteriores dueños de la empresa, la familia Esperanza.

Desde hace meses, un grupo de trabajadores, en su mayoría mujeres,viene ocupando el local comercial de la fábrica La Spezia de la calle Libertad esquina Bulevar España en custodia de los bienes que allí existen. Reclaman el cobro de sus créditos laborales y tienen la esperanza que el gobierno y el PIT-CNT realicen alguna propuesta para mantener su fuente de trabajo.

A esta situación desesperante se le suma que desde el pasado jueves 24 de agosto no tienen agua en el local, tal como informó La Izquierda Diario aquí.

De testaferros y estados cómplices

Se trata de una típica maniobra capitalista, que cuenta con la complicidad de las leyes y el propio Estado que ampara este tipo de negociados: ante una supuesta disminución de la ganancia empresarial - muchas veces por mala gestión de los propios dueños o porque baja algo la rentabilidad - es muy común el cierre de la empresa dejando salarios impagos o deudas millonarias en créditos o préstamos. Pasado un tiempo vuelven a reabrir con testaferros u otro nombre para continuar con el negocio sin hacerse cargo del periodo anterior.

Casi siempre en la “nueva etapa” se pierden derechos y conquistas laborales y hay una disminución del salario y es bastante frecuente que luego de la “reestructura” dejen afuera a muchos de los antiguos trabajadores, sobre todo los sindicalizados o los que son “molestos” para la empresa, ya que de seguro habrá una disminución del personal a costa del aumento de la productividad en base a una mayor explotación.

Algo de esto parece estar sucediendo en La Spezia, que con la excusa de que ya no ganaban tanto dinero, luego de décadas de hacerse millonarios con el negocio, ahora parecen optar por el rubro “más rentable” de la distribución de pastas secas o frescas en supermercados y grandes superficies.

Seguramente, como casi siempre sucede, quedarán deudas incobrables y los trabajadores serán los perjudicados. En el caso de La Spezia, y según lo que nos han contado las trabajadoras, los haberes que recibirán luego del remate son menos de un 50 % de lo que deberían cobrar. Esto ocurre también porque el síndico del concurso de quiebra – puesto por la justicia pero que claramente favorece a las patronales – remató a precio irrisorio las máquinas que figuraban en el inventario de la empresa, por lo que poco fue lo que se recaudó y por tanto habrá poco para repartir.

En la legalidad capitalista mientras se persigue al que defiende su fuente laboral, negando apoyos o cortando el agua como en este caso (en otras directamente con represión y difamaciones), a los empresarios se los ampara y se hace la vista gorda para que puedan continuar con sus negociados y ganancias.
El propio Frente Amplio, que ha llegado al gobierno como simple administrador de los negocios capitalistas, asume de buen grado las “reglas de juego” y convalida el funcionamiento de este sistema que básicamente se organiza para garantizar las ganancias patronales. No ha promovido ni una modificación a esta legislación por la que los empresarios transmiten sus pérdidas directamente a su plantilla laboral, y los costos de la mala gestión o de la crisis la terminan pagando los laburantes.

El PIT-CNT, habiendo perdido su independencia política y en su seguidismo al gobierno aísla luchas como las de los trabajadores de la Spezia y como mucho se limitó a reclamar algún seguro de desempleo, que en el caso de La Spezia se está por vencer y el gobierno se niega a renovar – como suele hacer en casos excepcionales como estos.

Solidaridad con las trabajadoras de La Spezia

Las trabajadoras vienen haciendo fideos, ravioles y otras pastas caseras para poder sacar algo de dinero que les permita mantener a su familia. Pero el corte del agua complica aún más las cosas, y perjudica el ingreso mínimo en los hogares.

Durante este último tiempo han recibido la solidaridad de sindicatos de base y trabajadores que también están en lucha, como los de Impresora Polo, que les han arrimado varios bidones de agua. Aunque hay que decir que quienes deberían ser los primeros en ponerse a disposición y proceder a reconectar el agua – léase el Sindicato de OSE, el FOIMA y el PIT-CNT, han brillado por su ausencia. Qué actitudes tan diferentes de unos y otros.

Agrupaciones de mujeres como Pan y Rosas Uruguay también se han hecho presentes para apoyar a las trabajadoras y han acercado agua y difundido el fondo de lucha.

Es necesario rodear de solidaridad a La Spezia, a Impresora Polo y coordinar las luchas para que puedan triunfar. Es necesario también recuperar al PIT-CNT para que sea una herramienta para luchar y defender los derechos obreros y no para convalidar la política pro-patronal del gobierno actual.






Temas relacionados

Mundo Obrero Uruguay   /   Ocupación   /   Movimiento obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO