×
×
Red Internacional

Gatillo fácil.Lucas, Barracas Central y un grito de guerra y esperanza

Un club que se vestía de fiesta. Pibes con sueños, esperanzas, y la policía asesina. Una visión desde el barrio y la lucha por Justicia por Lucas.

Viernes 19 de noviembre | Edición del día

Barracas Central se vestía de fiesta. No es para menos, la pelea por el ascenso tiene a un Club y a todo el barrio de Barracas en vilo. Hace mucho tiempo, ¿o acaso será la primera vez? El barrio tendrá a un club en primera. Tendría, para respetar cábalas. Barracas pasó a ser Roja y Blanca.

En mi escuela muchos de mis estudiantes son del club, aman al club, vienen con sus camisetas y sueñan la del Diego. De la 21 - 24 a la primera. De la 21 - 24 a un mundial. De la 21 - 24 a Europa. De Barracas al ascenso.

No es para menos. La profunda crisis que se descarga sobre la espalda de millones de familias trabajadoras, tiene sueños y esperanzas. Parecen pequeños pero son enormes. La esperanza de los que nada tienen que temer ni perder, salvo sus cadenas. Tienen lucha. Se respira lucha. Un compromiso de lucha.

Ayer se movilizó todo un barrio. Desde Velez Sarzfield e Iriarte hasta la comisaría de la Comuna 4, de donde salieron los tres asesinos de Lucas. No es un caso aislado. Cuentan que la policía vestida de civil, “de villeros”, en autos sin identificación, para a los pibes, cobra peaje y quien no paga, paga con su vida. No es el primero. No será el último. Todos recordamos el caso de Kevin. Una mamá me contaba que apenas empezó la campaña electoral el barrio se militarizo. Y no es para menos, el discurso punitivista y de mano dura, de bala, desde Espert, Berni y Patricia Bullrich, ya tiene varias víctimas.

El barrio y el club que se vestía de fiesta ahora está de luto. Tres días de duelo. Una bandera por justicia por Lucas, cintas negras, los bombos de Barracas Central que gritaban “basta de represión, los asesinó la policía”. Un club que pelea por llegar a primera. Un barrio en vilo. Un club y un barrio que pelean por justicia. Por justicia de clase. De clase obrera.

Todos los políticos y partidos burgueses, los capitalistas, quieren transformar la sociedad en un cementerio selectivo. Todas las condiciones están dadas para el reinado del pesimismo de la razón y de la voluntad. Pero hay un principio de esperanza. Como el del club, el de barrio. El de los amigos de Lucas.

A esto se refería Ernst Bloch cuando frente a Georg Simmel resumió el fundamento para escribir su monumental obra a la que tituló El principio esperanza: “Lo que existe no puede ser verdad”. Un texto elaborado desde el exilio en los Estados Unidos, en medio de la Segunda Guerra Mundial y cuando parecía que la historia de la humanidad se había sumido en su noche más oscura. Para Bloch, la matanza no era el todo.

Las crisis producen resistencias, revueltas, revoluciones. Cambios en la manera de pensar. No había en esta marcha amistad por la policía que asesinó a Lucas. Lo viven todos los días. Este principio esperanza, no se produce por generación espontánea, mediará una necesaria lucha ideológica, política y, sobre todo, estratégica.

Fernando Rosso decía en una de sus tantas notas que moralizan nuestro combate, que esto "no es un mal punto de partida precisar cuáles son los deseos que podrían nacer de este derrumbe”.

¡Justicia por Lucas! El estado es responsable




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias