×
×
Red Internacional

Movimiento obrero en EE UU. Los sindicatos de salud deben emprender la lucha por el derecho al aborto

Los sindicatos del sector salud deben emprender la lucha para garantizar que todas las personas tengan derecho a un aborto legal, seguro y gratuito a pedido. El aborto es atención médica y la atención médica es un derecho humano.

Viernes 13 de mayo | Edición del día
Foto: Luigi Morris

La reciente filtración de un proyecto de decisión de la Corte Suprema confirmó lo que muchos esperaban desde hace algún tiempo: la Corte Suprema planea anular la resolución judicial Roe v. Wade.

Los demócratas, mientras tanto, han demostrado una y otra vez que no protegerán el derecho al aborto. Como trabajador de la salud que anteriormente trabajó en una clínica de atención primaria brindando servicios de aborto, sé que la atención del aborto es una atención médica que salva vidas y debe estar disponible para todos como un derecho humano.

La única manera de proteger este derecho es movilizándonos en las calles y en nuestros lugares de trabajo. Los sindicatos de trabajadores de la salud de todo el país deben movilizar a sus miembros para luchar contra esta decisión.

Como hemos escrito:

Esta decisión monumental hará que el aborto sea ilegal o casi ilegal en docenas de estados de todo el país tan pronto como se anuncie, haciendo que el acceso a un aborto sea casi imposible para decenas de millones de personas de la noche a la mañana. Esta decisión es un ataque a todas las personas que pueden quedar embarazadas; en muchos estados serán forzadas a abortos ilegales e inseguros, costosos viajes fuera del estado o forzadas a dar a luz. Las personas trabajadoras, las trabajadoras de color y las personas pobres en particular, que a menudo no tienen los medios para viajar varios cientos de millas para llegar a una clínica dispuesta a realizar un aborto, serán las más afectadas.

“¡El aborto es atención médica y la atención médica es un derecho humano!” Esta consigna, coreada en las calles la semana pasada, no puede ser más exacta. Como trabajadores de la salud que nos esforzamos por proteger la salud de nuestros pacientes, una amenaza al derecho al aborto es una amenaza a la salud del paciente, especialmente a la salud de los pobres y oprimidos.

Sin embargo, mientras que algunos sindicatos, como Starbucks Workers United, emitieron declaraciones condenando la decisión filtrada, los sindicatos de trabajadores de la salud ─muchos de los cuales literalmente practican abortos─, se han mantenido en silencio. Sindicatos como National Nurses United (NNU), el sindicato de enfermeras más grande del país, o el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), el sindicato más grande de trabajadores de la salud, han guardado silencio sobre este tema.

El sindicato del que formaba parte anteriormente, el Comité de Internos y Residentes (CIR), que representa a miles de médicos residentes en todo el país, también ha estado en gran parte en silencio. No ha habido ni una declaración que condene la decisión filtrada recientemente, ─solo un único retweet .de la cuenta de SEIU─, y ciertamente ni siquiera se acerca a algún llamado para que los miembros de estos sindicatos actúen.

Es absolutamente imperdonable que los sindicatos de atención médica más grandes de los EE. UU. hayan estado completamente ausentes. Los estudiantes de secundaria están saliendo de las aulas y varias organizaciones están convocando acciones debido a que todas ellas entienden la amenaza que representa que se revoque el fallo Roe v. Wade. Entonces, ¿por qué las principales instituciones laborales en el cuidado de la salud no han llegado a la misma conclusión?

Mientras los sindicatos en los EE. UU. se han centrado históricamente en cuestiones restringidas a sus lugares de trabajo, como salarios más altos, horarios de trabajo más cortos o mejores condiciones laborales, las organizaciones obreras han ayudado a ganar el derecho al aborto a nivel internacional. Los trabajadores polacos se declararon en huelga en 2016 presionando al gobierno para que rechazara la prohibición del aborto. Los sindicatos en Irlanda lanzaron una coalición en 2016 para ayudar a ganar el derecho al aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2019. Los miembros sindicales de base organizaron acciones como parte de la “ola verde” en Argentina para ayudar a ganar el derecho al aborto en 2020. Las organizaciones obreras han estado a la vanguardia a nivel internacional para ganar estos derechos. Deberíamos estar viendo movilizaciones similares en los EE. UU.

Como escribió Olivia Wood, miembro de Left Voice, en octubre,

Debido a su naturaleza controvertida, es poco probable que los burócratas en la dirección sindical emprendan esta lucha sin la presión de las bases y, aun así, es probable que trabajen para contener la militancia de sus miembros. Esto hace que sea aún más importante que los trabajadores tomen el asunto en sus propias manos, recuerden que somos el sindicato y defendamos a nuestros compañeros de trabajo, tanto en nuestros propios centroa de trabajo como en todo el país. “Trabajadores del mundo, uníos” no es simplemente un eslogan: es un llamado a la acción y un imperativo estratégico.

Dado que los líderes de los sindicatos de la salud claramente no darán estos pasos, los trabajadores de la salud de base deberían obligar a sus sindicatos a movilizarse. Para ser claros, que los sindicatos que usen su poder para luchar por el derecho al aborto no significaría que hagan una donación aquí o allá para la campaña de un político “pro derecho a decidir” o llamar a los miembros a “votar el próximo ciclo”. Significa usar los vastos recursos que poseen estos sindicatos para movilizar y apoyar a los miembros que toman medidas de acción.

También significa que los trabajadores pueden llamar a acciones laborales o huelgas para proteger el derecho al aborto, y que los trabajadores de la salud organicen comités en el lugar de trabajo para discutir cómo proteger el derecho al aborto. Por ejemplo, cada centro de salud podría tener comités que discutan y organicen cómo los trabajadores de la salud podrían tomar medidas concretas para defender el derecho al aborto. En los estados donde el aborto sería prohibido de inmediato como resultado de esta decisión, también significaría que los trabajadores de la salud desafíen activamente las leyes que prohíben el aborto y mantengan abiertas las clínicas. Sería crucial que los sindicatos de trabajadores de la salud apoyen y respalden estos esfuerzos de todas las formas posibles.

Obviamente, las movilizaciones no deben limitarse a los sectores de la salud. Los sindicatos de trabajadores de la salud deberían luchar junto a todos los sectores laborales, por ejemplo, con los sindicatos de maestros y otros sindicatos. Como trabajadores, hacemos que el mundo funcione y nuestro poder radica en nuestros lugares de trabajo y nuestro poder para cerrarlos. Así es como las instituciones laborales en lucha podrían desempeñar un papel en la intervención tangible para proteger el derecho al aborto ─como parte de un movimiento de masas para proteger el derecho al aborto.

Ganar el derecho al aborto legal y seguro a pedido vendrá de las calles y centros de trabajo, no de las oficinas de los políticos capitalistas. Las instituciones obreras de la salud hasta ahora han estado tranquilas, pero deberían tomar esta lucha de frente hoy.

* Artículo publicado originalmente el 12/05/22 en el portal de Left Voice, página estadounidense de la red internacional La Izquierda Diario. Traducido por Raul Dosta.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias