Mundo Obrero Uruguay

Sindicato Policial

La marca de la gorra

Luego de una insistencia en reconsiderar la sanción de suspensión del sindicato policial SIFPOM hasta el próximo congreso del PIT-CNT, la Mesa Representativa Nacional Ampliada de la Convención decidió levantar dicha sanción. Declaraciones en los medios masivos, ataques en la prensa contra los sindicatos que votaron Fuera Policía del PIT-CNT, y una reconsideración anunciada para que los represores sigan en la Convención.

Miércoles 24 de marzo | 19:33

La Mesa Representativa Nacional Ampliada reunida el lunes 22 de marzo resolvió revocar la suspensión al Sindicato de Funcionarios Policiales de Uruguay (SIFPOM) por 32 votos a favor de levantar la suspensión, 16 en contra (es decir para que permanezca la suspensión) y 6 abstenciones.

Votaron a favor de levantar la suspención: ADEOM, AEBU, AFJU, COT, COFE, FANCAP, FOEB, FOEMYA, FOPCU, FTIL, FUECYS, FUM TEP, FUS, ONODRA, SOIMA, SUA VEST., SUNCA, SUPRA, SUTCRA, SUTEL, UNOTT, UNTMRA, UOC, Canelones, Durazno, Florida, Maldonado, Río Negro, Salto, San José, Soriano, Tacuarembó.

Votaron en contra: ATES, AFPU, AFUTU, ATSS, AUTE, FFOSE, SAG, SIMA, SINTEP, STIQ, SUGHU, SUNTMA, UF, UFC, Rivera, Rocha.

Se abstuvieron: FENAPES, FNM, Colonia, Lavalleja, Treinta Y Tres.

Después de tantos días de presión mediática en la que no solo participó el SIFPOM, también el ministro del Interior, Fernando Pereira y Marcelo Abdala (presidente y secretario general del PIT-CNT respectivamente) e integrantes de la corriente Gerardo Cuesta que nuclea entre varias organizaciones a Articulación y al Partido Comunista del Uruguay. La defensa a la organización policial un sindicato con algunas particularidades que exploramemos en este artículo, la deslegitimación de militantes sindicales que se oponen a que represores formen parte de una organización que brega por los intereses de la clase obrera, y el afán de Pereira y Abdala por querer reconsiderar la resolución, incluso convocando a mecanismos con su relación de fuerzas favorables para manejarlas a su antojo, cobijando represores.

Como titula el sitio web del PIT-CNT: “Sin exclusiones”, incluso de quienes defienden la nefasta Ley de Urgente Consideración (LUC), reprimen las protestas sociales, criminalizan la pobreza, y encubren los casos de violencia policial.

Crónica de una reconsideración anunciada

Esta decisión no se resolvió de manera convencional, volvamos a lo que motivó este mecanismo de reconsideración, mecanismo activado cuando se resuelve algo que cierta gente quiere revertir y tiene las artimañas para hacerlo. La Mesa Representativa del PIT-CNT del 3 de marzo y luego de varios intentos, resolvió por 14 votos a favor (ADEOM, AFFUR, AFPU, AFUTU, ATES, ATSS, AUTE, SAG, SIMA, SINTEP, SUGHU, SUNTMA, UFC, Unión Ferroviaria), 13 en contra (AEBU, AFJU, FOEMYA, FOPCU, FTIL, FUM-TEP, FUECYS, ONODRA, SUPRA, SUTCRA, SUTEL, UNOTT, UNTMRA) y 6 abstenciones (COFE, FANCAP, FENAPES, FFOSE, FOEB, STIQ) la suspensión del SIFPOM. Todo esto trajo aparejado bastante repercusión, e intentos de revertir por parte de los que acatan mayorías pero cuando quedan en minoría quieren cambiar las decisiones a su conveniencia; de nada más ni nada menos que una organización como el SIFPOM.

Te puede interesar:Mesa del PIT-CNT votó suspensión del sindicato policial

Las reacciones en defensa de reaccionarios

Ni bien la Mesa Representativa resolvió por mayoría la suspensión no tardaron en realizarse las primeras reacciones. El Ministerio del Interior, periodistas de medios masivos (incluso algunos identificados con la izquierda), el SIFPOM, y el Presidente y Secretario General del PIT-CNT, emitieron declaraciones personales en redes sociales y en la prensa; fueron días de turbulencia mediática en torno al sindicato policial y la decisión de suspenderlos del PIT-CNT. Tristeza, reconsideraciones, y muchas excusas para defenderlos.

El actual ministro del Interior Jorge Larrañana se lamentó de la suspensión del SIFPOM "Con toda franqueza, me parece una equivocación que se elija a un sindicato de policías para apartarlo de la gremial simplemente por defender a sus afiliados en el cumplimiento de su deber. No me parece adecuado", en la misma entrevista a TNU consideró a los policías como “compañeros” a los que hay que apoyarlos “Y cuando alguien considera compañero a alguien, aún cuando puedan cometer un error, lo quiero dentro de las filas del movimiento sindical y voy a trabajar activamente para que así sea".

En tanto Presidente del PIT-CNT Fernando Pereira y su Secretario General Marcelo Abadala, ambos de la Corriente Articulación, no han parado de realizar declaraciones personales en sus redes sociales y en la prensa defendiendo al SIFPOM, que los policías se sindicalicen, y una decisión en la que según palabras de Pereira “voy a trabajar para que este tema se reconsidere rápidamente y al SIFPOM se le levante la sanción”. ¿La unidad de acatar resoluciones es solo cuando ellos ganan?.

Marcelo Abdala en el programa “En Perspectiva” declaró que “cuando hay divergencias entre trabajadores, siempre hay que apelar a la conversación, a provocar síntesis, a que haya movimientos”, agregando “Y mucho más cuando se trata de una organización sindical que actúa en un medio, que es el mundo del trabajo; porque un policía es un trabajador (desde mi punto de vista)”. Sí, estamos hablando de un trabajador que tiene potestad para reprimir una movilización por derechos de los trabajadores, o que constantemente criminaliza a los más oprimidos de esta sociedad.

Cómo no puede ser de otra forma el propio Sindicato Policial. su presidenta, Patricia Rodríguez, inmediatamente declaró en su twitter personal lo siguiente: "Que un sindicato sea suspendido por defender sus trabajadores, trabajadores que se demostró en la Justicia su buen accionar, solo puede ser motivo de orgullo, y que entendimos la verdadera esencia de lo que es ser un sindicato, sin banderas políticas, sin ideologías que separen". Lugares comunes de Patricia Rodíguez y el SIFPOM en su misión en defender la represión y la criminalización: el encubrimiento de la violencia policial y la impunidad de sus responsables, violencia que se le aplica con ferocidad contra trabajadores y las personas más oprimidas de esta sociedad.

¿Es a este tipo de personas quienes Pereira y Abdala consideran compañeras? ¿Es necesario que este tipo de sujetos integren el PIT-CNT, organizándose para tener mejores condiciones para reprimirnos?.

Te puede interesar: Sindicato policial: Posiciones y pensamientos ajenos al movimiento obrero

Los medios masivos de comunicación no han tardado en amplificar las voces del sindicato policial y poniendo en cuestión a quienes han luchado, después de tanta defensa de la violencia policial, por la expulsión del SIFPOM del PIT-CNT. Desde la izquierda, también se leen palabras de tristeza; en referencia a la suspensión del SIFPOM una de las conductoras del programa “La Letra Chica”, Denisse Legrand mencionó en su Twitter lo siguiente: “La suspensión del sindicato policial del PIT-CNT es un error político q solo es funcional a quienes les sirve el enfrentamiento entre lo civil y lo policial. Debilitar un proceso de sindicalización en estos tiempos y la distancia entre trabajadores es una provocación inoportuna”. Para muestra basta un botón, y no es del control remoto de la televisión.

El SIFPOM: la violencia policial, el encubrimiento, la impunidad

No estamos hablando de cualquier sindicato, el SIFPOM es una organización que a lo largo de su historia ha defendido las represiones a la protesta como fue la del desalojo del CODICEN (con numerosos heridos y un profesor herido de gravedad), la represión en la movilización contra UPM 2 de setiembre de 2019 en la entre las personas detenidas un compañero nuestro fue detenido mientras cubría la protesta para La Izquierda Diario.

De los más recientes, la defensa de la represión en la Parque Liber Seregni de noviembre de 2020 en la que fueron detenidas 12 personas por el solo hecho de acompañar una cuerda de tambores, fue uno de los tristes encubrimientos a la represión policial contra la juventud; también el SIFPOM defendió la detención por parte de un efectivo varón hostigando a una mujer inmovilizada en Punta Carretas en setiembre de 2020; y ha defendido otros numerosos casos de violencia policial como el allanamiento equivocado en Soriano ““no hay allanamientos benévolos” … “no van a estar pensando que está Heidi adentro”.

Te puede interesar: Los sindicatos policiales avalan los abusos, protegen a sus responsables y festejan la LUC

Te puede interesar: Abuso policial en Punta Carretas

Te puede interesar: Noches de horror policial en varios puntos de Montevideo y el interior

No olvidamos que el SIFPOM no emitió un comunicado de repudio en la reciente represión en Malvín Norte, tres vecinas fueron heridas con balas de goma disparadas por un agente policial a quemarropa a escasos centímetros de las mujeres y no las llevaron a un centro de salud. Tampoco han repudiado los asesinatos de Gustavo Machado, Fernando Morroni y Roberto Facal, Santiago Yerle, Sergio Lemos, Anthony da Silva, Pablo Pereyra, y tantos casos de gatillo fácil realizados por fuerzas de seguridad; la Policía de siempre. La indiferencia los hace cómplices.

Te puede interesar: No fueron incidentes, fue represión contra las pobres en Malvín Norte.

Todo esto quiere permanecer invisibilizado, mientras se destaca el reciente repudio del SIFPOM ante una caso en Pocitos en el que un policía golpea a un joven para que borre un video, somete a él y sus amigos a separar las piernas de forma de producir infringir dolor (sabemos cómo se llama eso) y el resto de los agentes permanecen indiferentes ante esa escena. Esta resolución del sindicato policial después de la decisión de suspender hasta el próximo Congreso del PIT-CNT y del revuelo mediático causado por esta decisión ¿usted no sospecharía del intento para legitimar a una organización que históricamente encubrió la violencia policial?

En tiempos que gran parte de la militancia social junta firmas para derogar la Ley de Urgente consideración (contra apenas 135 artículos, contra toda la ley o las 2 iniciativas), el SIFPOM en una asamblea realizada el 16 de noviembre resolvió no va a promover ninguna iniciativa porque (en palabras de su presidenta) ““El Pit-Cnt pretende derogar conquistas de los policías. En la Ley de Urgente Consideración hay artículos que defienden nuestro trabajo”. Recordemos que es una ley con un gran componente represivo y autoritario, en el que se quitan garantías ciudadanas, aumenta las potestades de la Policía para reprimir, detener arbitrariamente, y brinda cobertura ante el gatillo fácil ampliando la “legítima defensa”.

En el mundo el SIFPOM no está solo, en un reciente artículo del semanario Brecha los periodistas Daniel Gatti y Francisco Claramunt analizan el rol de los diferentes sindicatos policiales de diferentes países en la nota “¿Unidos y adelante?” editada el 12 de marzo. En ella explora la impronta de los sindicatos policiales en varias partes del mundo como EEUU, Brasil, Australia y Francia, en investigaciones sobre la violencia policial en EEUU se sostiene que existe “un correlación positiva entre la negociación colectiva de los uniformados y el aumento de sus abusos contra civiles”, en las uniones de uniformados realizan un sinfín de declaraciones encubriendo los casos de violencia policial que implica a asociados de su fuerza, responden a quienes repudian la violencia policial acusándolos de opositores a la Policía, llegan a negociar corporativamente condiciones para reprimir como defender la inmovilización por estrangulamiento que provocó el asesinaro de Adama Traoré en 2016, y la oposición a las leyes que otorgan un poco más de garantías ciudadanas porque “dificulta las labores policiales” como el caso brasilero de la Federação Nacional dos Policiais Federais.

Ante todo esto cabe preguntamos; ¿Con todos estos antecedentes, con todas estas posiciones reaccionarias y represivas contra trabajadores y las personas más oprimidas de esta sociedad, por qué no son expulsados del PIT-CNT? ¿Por qué hay corrientes sindicales que luchan para que este sindicato reaccionario permanezca en la Convención? ¿Por qué ante cada cuestionamiento de que los policías integren sindicatos de trabajadores, del comportamiento regresivo y encubridor del SIFPOM, la corriente encabezada por Pereira y Abdala responden con excusas? ¿Hay que esperar que maten a un compañero en una protesta para que sean expulsados? ¿Cuántos gurises van a seguir siendo hostigados y violentados hasta que la corriente Gerardo Cuesta y la corriente En Lucha voten a favor de su expulsión?

En una entrevista realizada en julio de 2020 para el semanario Voces la Presidenta del SIFPOM mencionó: “En el próximo congreso del PIT vamos a estar en el entorno de los nueve mil afiliados. Vamos a ser uno de los sindicatos más grandes dentro de la Central” en referencia a sus afiliaciones; o las recientes declaraciones en “Bajo la Lupa”: “El gremio policial es grande, es fuerte y puede cambiar una elección dentro de la central, y por algo no quieren que lleguemos al Congreso”. ¿Cuál es el motivo que tiene los grupos que integran la corriente Gerardo Cuesta para no expulsarlos?.

El dinero de las afiliaciones y los delegados en el próximo congreso del PIT-CNT no justifican que semejante grupo encargado de reprimir la protesta y criminalizar la pobreza permanezcan en una Convención de la clase trabajadora; tampoco justifica la inclusión de un grupo de sujetos encargados de reprimir a trabajadores y a los más oprimidos por esta sociedad, y justificar la violencia policial cada vez que están implicados, y defender la LUC porque “En la Ley de Urgente Consideración hay artículos que defienden nuestro trabajo”.

Desde la Izquierda Diario entendemos que la Policía forma parte del aparato represivo del Estado, actúa contra las protestas sociales y son responsables de la criminalización de la pobreza. Nosotrxs luchamos contra esta institución, garante del orden de esta sociedad injusta, en donde también tienen privilegios, impunidad, y un sistema judicial hermanado.

Es una institución al servicio del mantenimiento del poder por parte de la burguesía, cuyo objetivo es defender la propiedad privada a sangre y fuego, por este motivo no buscamos su reforma, sino su abolición.

No son excesos, no es un policía, es toda una institución, una institución que no debe estar en una organización de defensa de la clase obrera y de lucha por la emancipación.

Esto es un obstáculo más al que se debe superar, la convicción, la valentía, la coherencia con los principios, el compromiso junto a las personas más oprimidas de este sistema, y la valentía de enfrentarse a la represión de los guardianes del poder y su aparato mediático; están en la tenaz lucha contra los tiranos, sigue la consigna: Fuera Policía de la Convención

Te puede interesar: El rol de la policía para la opresión de las mayorías populares

Te puede interesar: ¿Por qué los policías no son trabajadores? ¿Para qué sirven los sindicatos policiales?






Temas relacionados

Patricia Rodriguez   /   Sindicatos Policiales   /   SIFPOM   /   Jorge Larrañaga   /   Marcelo Abdala   /   Fernando Pereira   /   PIT-CNT   /   Mundo Obrero Uruguay   /   Represión en Uruguay

Comentarios

DEJAR COMENTARIO