×
×
Red Internacional

Congreso. La crisis del gobierno se llevó el protagonismo en Diputados: cruces, consensos y extravagancias

A pesar del temario de consenso entre el oficialismo y Juntos por el Cambio, la sesión de Diputados de este martes estuvo protagonizada por la crisis del gobierno tras la renuncia de Martín Guzmán. La oposición de derecha aprovechó para hacer campaña electoral. El Frente de Todos minimizó la crisis y reivindicó la agenda de seguir beneficiando a las grandes empresas. El Frente de Izquierda responsabilizó a las dos coaliciones mayoritarias de la crisis que viven las mayorías.“El gobierno fracasó porque no hay salida con el FMI”, dijo Myriam Bregman.

Martes 5 de julio | Edición del día

La crisis del gobierno se llevó todas las luces en la sesión de Diputados de este martes. Juntos del Cambio negoció finalmente con el Frente de Todos darle el quórum a cambio de intervenir al inicio sobre la interna del gobierno y la renuncia de Martín Guzmán. A pesar de consensuar y apoyar el temario de la sesión (centrado en beneficios impositivos a grandes empresas), el interés de la oposición de derecha estuvo en hacer campaña electoral y polarizar con un gobierno en crisis. De paso, aprovecharon para desplegar su programa económico de más ajuste contra el pueblo trabajador. El Frente de Todos tuvo que ceder al pedido opositor para mostrar algún resultado legislativo, mientras el compás se lo marca el FMI y “los mercados”. Como denunció Nicolás del Caño del Frente de Izquierda, “Viven en otro planeta, quieren más beneficios a grandes empresas y para las mayorías hay ajuste”.

Te puede interesar: Del Caño: “Viven en otro planeta, quieren más beneficios a grandes empresas y para las mayorías hay ajuste”

Con más de una hora de demora, la sesión comenzó pasadas las 14 horas, con Sergio Massa a la cabeza. Los cruces entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos, marcaron la jornada con una tónica, por momentos, surrealista. De un lado, la oposición que viene de gobernar y dejar un desastre, habló de “irresponsabilidad”, “ineficacia del gobierno”, “incertidumbre” o “desconfianza de la sociedad”. Esas fueron las palabras que eligió Mario Negri (UCR-JxC) en su intervención, sin decir una palabra de la inflación, la pérdida salarial, los tarifazos, y la estafa de la deuda que dejó el gobierno de Macri. El diputado radical aclaró, “tengan la tranquilidad que nosotros no empujamos a nadie”, en un gesto de colaboración con el Frente de Todos. Algo que Juntos por el Cambio supo demostrar al dar su apoyo al acuerdo con el FMI, que negoció el ex ministro Martín Guzmán.

Del lado del Frente de Todos, las intervenciones no fueron menos extravagantes. “El país funciona, la Argentina se recupera” dijo la diputada oficialista Blanca Osuna. Como diciendo que hay “total normalidad”, sostuvo que “siempre hay cambios en los ministerios", minimizando la crisis. El presidente de la bancada, Germán Martínez, aportó lo suyo: “No está todo mal en la Argentina, y tenemos la obligación de que se vea el vaso completo”. Si es cierto que “no todo está mal”, es porque solo corre para las grandes empresas. Tal como dijo Myriam Bregman del Frente de Izquierda: “en el reparto de la torta nacional, los sectores asalariados perdieron entre 6 y 7 puntos. Eso fue a incrementar la participación de los grandes sectores de la economía”. Les preguntó “¿cómo alguien puede utilizar con esas cifras la palabra nacional, la palabra popular? La verdad es obsceno”.

Te puede interesar: Bregman: “Falta la voz de la clase trabajadora, el 9 de julio nos van a encontrar en la calle”

Como una ratificación de la impotencia de un gobierno que administra la escasez con las manos atadas al FMI, el jefe de la bancada del Frente de Todos dijo “Nuestra tarea es ser constructores de esperanza en el seno del pueblo argentino”. Sin poder ofrecer soluciones a las mayorías trabajadoras, a las y los jubilados, organizaciones sociales y desocupados, les queda ofrecer “esperanza”. Romina del Plá del Frente de Izquierda sintentizó la contradicción de gobierno: “la salida del ministro Guzmán no es otra cosa que el fracaso del acuerdo con el FMI”

La sesión de este martes en Diputados volvió a exponer una política tradicional que pivotea entre una agenda funcional a sus propios intereses y los de los grandes empresarios. Myriam Bregman lo graficó “hoy nuevamente es una sesión para discutir beneficios a las grandes patronales. En el Senado se discute ampliar los números de la Corte Suprema, mientras la gente lo único que quiere ampliar es el bolsillo. ¿Cómo van a explicar que esto es urgente o que resuelve alguna de las necesidades populares?”.

Desde la oposición de derecha ratificaron que están muy lejos de querer poner por delante las necesidades de las mayorías. Luciano Laspina (PRO-JxC) insistió en hablar de “descalabro fiscal”, señalando que el actual déficit fiscal destruyó “todo el esfuerzo que se había hecho en los años previos”. Afirmaciones que apuntan a hacer un ajuste mayor, tal como pide el FMI para el segundo semestre de este año. El liberal José Luis Espert volvió a pedir una reforma laboral. En un discurso contradictorio, Espert habló del fracaso de los programas económicos de los últimos 60 años, pero finalizó “Argentina tiene futuro y ese futuro es liberal”. Como si fuera una idea nueva, cuando el camino liberal es el que inició la dictadura militar, continuaron Menem y Cavallo, y sus bases esenciales se mantienen hasta nuestros días.

Luego del momento de “cruces”, la sesión avanzó con el temario. Ahí volvieron los consensos entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio. Cuando se trata de entregar el país al FMI o promover más beneficios a las grandes empresas, en la política tradicional priman los acuerdos. La primera votación fue la ley de promoción de la industria automotriz, una iniciativa impulsada por el exministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Se aprobó con 227 votos a favor, 8 en contra y 1 abstención. Al consenso se sumaron el Interbloque Federal y Provincias Unidas. La bancada del Frente de Izquierda rechazó el proyecto. Nicolás del Caño explicó que le da más beneficios a las grandes multinacionales automotrices como la devolución anticipada del IVA, la reducción del monto a pagar de ganancias, y que paguen 0% por derechos de exportación hasta el 2031. Del Caño cuestionó que hablen de “previsibilidad para las patronales” mientras los trabajadores informales, los jubilados, viven el ajuste y la inflación. Hizo una especial mención a la lucha que llevan adelante hace semanas los trabajadores del neumático contra el convenio flexibilizador heredado de la dictadura: que le paguen los fines de semana al 200%. Para ellos, no hay respuestas.

A continuación, la sesión avanzó con otro proyecto de beneficios impositivos a grandes empresas con el mismo consenso: la Ley de promoción para Biotecnología y Nanotecnología. Obtuvo 224 votos afirmativos y 7 negativos. La izquierda lo rechazó, y señaló que es para beneficiar a grandes laboratorios y el agronegocio.

Desde el Frente de Todos saludaron los consensos alcanzados con Juntos por el Cambio. Victoria Tolosa Paz dijo “celebramos que la oposición política pueda acompañar este proyecto”, en referencia a los beneficios a las grandes automotrices. En la vereda de enfrente, Myriam Bregman se metió en el debate detallando algunos de los recursos millonarios que destina el Estado para darle beneficios a grandes empresas. Dijo que "no hablen más de la presión fiscal en Argentina. Mientras los laburantes no llegan a fin de mes, las aves de rapiña siguen dando vueltas sobre el recinto".

Te puede interesar: Bregman: por leyes de beneficios patronales, el Estado dejó de recaudar más de $460 mil millones

La jornada que duró más de 12 horas y finalizó a la madrugada, aprobó todos los proyectos del temario. Algunos con más consensos como el del acceso integral sobre cuidados paliativos, y sobre la prevención y el control de la resistencia antimicrobiana. Solo obtuvieron el voto negativo de Ricardo Lopez Murphy (JxC). En el caso de la promoción para inversión y desarrollo de Tierra del Fuego que crea un fideicomiso para la obra pública, el oficialismo obtuvo el respaldo del Interbloque Federal, Provincias Unidas y el MPN. Hubo polémica al tratar la creación del área marina protegida “Agujero Azul”, ubicada en la Patagonia. Juntos por el Cambio que rechazaba el proyecto intentó dejar sin quórum la sesión. No lo logró y finalmente fue aprobada a pesar de las 126 ausencias.

La sesión de Diputados mostró una vez más la dinámica en la que están el gobierno y la oposición de derecha. En un país atado al virreinato del FMI, el Frente de Todos no puede dar ninguna respuesta a las necesidades más urgentes de las mayorías. Decidió legitimar la estafa que dejó Juntos por el Cambio. Ese consenso entre las dos fuerzas mayoritarias es el que construye una agenda al servicio de los grupos económicos más concentrados. Myriam Bremgan fue clara en señalar esta dinámica: “Si la oposición de derecha está envalentonada es porque la trajeron acá a aplaudirles el acuerdo con el FMI”.

El Frente de Izquierda intervino en la sesión marcando que en esta crisis nacional falta una voz, y es la de clase trabajadora. En sus bancas, los rodeaban carteles que llevó el diputado Alejandro Vilca con uno de sus reclamos: "todo el apoyo a los trabajadores de la salud de Jujuy" por salario y el pase a planta permanente. Vilca tomó la palabra para denunciar el desfinancimiento sostenido en el sector, y mostró la pelea que da el personal de salud contra la precarización laboral no solo en Jujuy, sino también en La Plata o la Ciudad de Buenos Aires.

Te puede interesar: Alejandro Vilca: “Hoy a los trabajadores de la salud se los trata como material descartable”

Mientras la especulación financiera de los mercados actúa todos los días, el FMI pide más ajuste y las patronales del campo llaman a salir a la calle el 13 de julio, se vuelve más insostenible cada día que las conducciones de la CGT y la CTA no muevan un dedo y sigan “comiendo sanguchitos en actos oficialistas” como dijo Bregman. El próximo sábado 9 de julio, la izquierda y decenas de organizaciones convocan a movilizarse en todo el país. “Para poner sobre la mesa la voz que falta. Por una salida favorable a las grandes mayorías, y por eso exigimos un paro nacional a las centrales sindicales” explicó Del Caño. Estas sesiones del Congreso y la experiencia de los ultimos años, muestra la imposibilidad de la política tradicional para ofrecer cualquier salida favorable al pueblo trabajador. La voz que falta necesita entrar en la escena para terminar con esta decadencia.

Te puede interesar: Gran convocatoria: decenas de organizaciones llaman a marchar por otra salida a la crisis




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias