Internacional

Rebelión

Informe de Human Rights Watch sobre la represión a las protestas en Colombia

Human Rights Watch presentará este miércoles un duro informe sobre la brutal represión estatal y paraestatal en Colombia contra los manifestantes que protestan contra el Gobierno de Iván Duque. Muertes, abusos, desapariciones y torturas, algunos de los datos más brutales.

Miércoles 9 de junio | 11:10

La organización Human Rights Watch presentará este miércoles en Washington un primer y duro informe que confirma denuncias de abusos de la fuerza pública y hechos de violencia ocurridos en el contexto del paro nacional que vive Colombia desde el pasado 28 de abril.

La semana pasada la Misión de Solidaridad Internacional y Observación de los Derechos Humanos presentó ante las Naciones Unidas el informe recabado tras dos semanas de trabajo en el terreno y cientos de entrevistas a manifestantes y familiares que sufrieron la brutalidad policial y parapolicial.

Te puede interesar: Denuncian graves violaciones a los derechos humanos durante la rebelión en Colombia

El reporte de HRW está basado en entrevistas con más de 150 personas en 25 ciudades e incluye a víctimas, familiares, testigos presenciales, funcionarios judiciales, de la defensoría del pueblo, del gobierno del presidente Iván Duque y defensores de derechos humanos, consignó el diario El Tiempo, que publicó por anticipado el contenido del trabajo.

La ONG dice que consultó registros policiales y médicos, autopsias, fotos y videos de las víctimas, publicaciones de organizaciones de derechos humanos, informes de prensa, la valoración que hicieron miembros del Grupo Independiente de Expertos Forenses (IFEG) y del Consejo Internacional para la Rehabilitación de Víctimas de la Tortura (IRCT), sobre algunos de los casos de personas que murieron durante las manifestaciones.

HRW arranca diciendo que la Policía Nacional ha cometido "abusos gravísimos" en contra de personas que participaron en las protestas que comenzaron el 28 de abril, y señala que los anuncios del presidente Iván Duque sobre la situación represiva son sólo “cosméticos” y no son suficientes para corregir la situación.

Las violaciones a los derechos humanos cometidas por la policía en Colombia no son incidentes aislados de agentes indisciplinados, sino el resultado de fallas estructurales profundas”, dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

En el informe se afirma haber recibido denuncias creíbles sobre 68 muertes ocurridas desde el comienzo de las manifestaciones. “Hasta ahora, hemos confirmado que 34 de estas muertes ocurrieron en el contexto de las protestas incluidas las de dos policías, un investigador judicial y 31 manifestantes o transeúntes. Personas armadas vestidas de civil también han atacado a manifestantes y han causado la muerte de por lo menos cinco de ellos", dice en el reporte.

HRW señala además que la cifra del Ministerio de Defensa de más de 1.100 manifestantes lesionados podría ser más alta, pues no todos los casos se reportaron.

Asimismo, sostiene que entre los heridos hay periodistas y defensores de derechos humanos que estaban cubriendo las protestas pero que fueron agredidos pese a que portaban chalecos que los identificaban como tal.

Por otra parte, advierte que más allá de la estimación de la Fiscalía, que señala que 1.136 personas fueron detenidas, de las cuales 921 han sido dejadas en libertad, al menos 5.500 más fueron privadas de su libertad utilizando una figura que le permite a la policía “trasladar” a individuos a centros de detención para su protección. Una práctica que, dice HRW, debe ser revisada.

En cuanto a la cifra de desaparecidos, la de HRW alcanza las 419 personas, de las cuales aclara que 309 ya fueron localizadas. Sobre este particular, el reporte inicial de la Fiscalía era de 548 casos, de los cuales 91 siguen activos.

La Fiscalía y el Gobierno no han investigado todas las denuncias y han presentado en todo momento cifras de detenidos, muertos y heridos muy inferiores a las que son registradas por las organizaciones de Derechos Humanos y ONG como temblores.

Te puede interesar: La CIDH llega a Colombia buscando escuchar a las víctimas

El informe de HRW llega en el mismo momento en el que arribó a Colombia una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que solo estará tres días recogiendo las denuncias de los manifestantes. Durante semanas el Gobierno se negó al ingreso de la misión que finalmente permitió en este formato de visita breve y controlada, llamada "visita de trabajo".

Si bien el conjunto de informes que se han venido haciendo públicos daña en algún punto la imagen internacional de Iván Duque, no parece que el Gobierno tenga intención de frenar la ola represiva que tiene como objetivo acabar con las movilizaciones y en particular con los bloqueos de carreteras. Esto último es lo que más inquita al Gobierno porque a diferencia de las movilizaciones sin preparación ni organización que convoca una vez por semana el Comité Nacional de Paro, los bloqueos son un método realmente eficaz para paralizar el país y la única medida que en perspectiva puede hacer retroceder verdaderamente a Duque.

Los informes internacionales pueden ayudar a visibilizar la brutalidad de la represión, pero la lucha contra el Gobierno de Duque sigue estando en las calles, las carreteras y las primeras líneas de cada ciudad, en todo el país.

Te puede interesar: ¿Qué se puede esperar de la visita de la CIDH a Colombia?






Comentarios

DEJAR COMENTARIO