×
×
Red Internacional

Mundo Obrero. Huelga buses Barcelona: "Si no luchamos, nuestras nietas serán aún más precarias"

Aprovechamos uno de los piquetes en los garajes para hablar con algunos de los y las trabajadoras que están presentes en los paros para conocer de primera mano la situación actual del conflicto y la moral que se percibe en el conjunto de la plantilla de cara a las próximas jornadas de huelga indefinida.

Martes 4 de octubre | Edición del día

El pasado viernes se celebraba la séptima jornada de paros por parte de la plantilla de TMB buses en Barcelona, ​​y aunque era la última de este mes de septiembre, el comité de empresa ya ha anunciado una nueva huelga indefinida con paros en las horas punta a partir del 17 de octubre.

Aprovechamos uno de los últimos piquetes de esta semana en el garaje de Horta para hablar con algunos de los y las trabajadoras que están presentes en los paros para conocer de primera mano la situación actual del conflicto y los ánimos que se perciben en el conjunto de la plantilla de cara a las próximas jornadas.

Antes de todo, nos explican los motivos que llevó a la plantilla a iniciar estas jornadas de huelga frente a la empresa y cuáles son las demandas que están exigiendo aparte de la negociación de un nuevo convenio que expiró en 2021. Sergi, que es mecánico, expresa que "queremos que nos equiparen el IPC al nivel de vida que ha subido mucho, que no se nos queden atrás los sueldos". Y Javier, que es conductor, avisa de que las exigencias van mucho más allá al decir que "hacemos huelga para acabar con la precariedad y por la mejora de las condiciones de trabajo", pero también "para que el servicio en la calle sea digno para los usuarios".

Y es que la plantilla de TMB sufre los efectos de una inflación desbocada que se está comiendo los jornales en toda Europa y que en España se eleva hasta un 10,4% de la subida de precios a siete meses del inicio de la guerra en Ucrania. Es decir, que todo el peso de esta nueva crisis recae sobre la clase trabajadora. En este sentido, los trabajadores y trabajadoras de TMB denuncian que "la dirección se ha subido un 7% los salarios y en la plantilla nos quieren subir sólo un 2%".

Sergi sigue explicando más irregularidades de la empresa de TMB y nos dice que otra de las exigencias es la retribución "de una deuda con los trabajadores de 27 millones de euros desde el año 2003". Y Elisenda, delegada de CGT y también mecánica, da a conocer otras demandas del sector como es "la reorganización del calendario laboral porque la conciliación familiar es muy difícil. Y más si trabajamos de noche o en fin de semana". Ramon, se suma a las exigencias y plantea que "queremos mejorar los descansos semanales, las jornadas laborales, son muchas las reivindicaciones".

En cuanto a las jornadas de huelga de estos días Javier explica que "hay mucha moral y el seguimiento de los paros ha sido casi del 95% de la plantilla", y el resto de la plantilla que nos atiende apunta en la misma dirección sobre la moral y fuerzas para seguir adelante con las protestas.

Por su parte, Sergi y Ramon informan también que entre los y las mecánicas el seguimiento es "prácticamente del 100%. Sólo trabajan los servicios mínimos que dictamina la empresa. Y en general vemos mucho seguimiento por parte de toda la plantilla de Transports de Barcelona".

Sonia, que también es conductora, reafirma esta moral de cara a las jornadas de huelga de octubre al decir que "estamos concienciados con la huelga indefinida de octubre, al igual que hemos hecho estos días, porque la empresa se niega a conceder cualquier demanda de la plantilla.Y en este mismo sentido Sergi apunta que “lo único que ha dado a entender la dirección hasta el momento, es que si queremos equiparar nuestros salarios con las subidas del nivel de vida, nos lo tenemos que pagar nosotros. Es decir, dentro del máximo de subida del 2% que quiere imponer la empresa, debería cubrirse cuestiones como el aumento de la antigüedad, entre otras".

Elisenda pone también en valor que las próximas jornadas de huelga "han sido decididas en una asamblea de trabajadores y trabajadoras multitudinaria, por lo que confiamos en que tendrá mucho apoyo y seguimiento". De hecho, las asambleas están siendo diarias entre las trabajadoras y trabajadores repartidos entre las distintas cocheras. Algo que profundiza en el estado de ánimo unitario que existe entre la plantilla para seguir en lucha hasta conseguir sus demandas ante una dirección cerrada en banda y que depende a nivel político de la alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau y el PSC de Jaume Collboni.

En este punto, Sonia añade con contundencia que "se sepa que la dirección no mira para el usuario. Y parece que no le importa que en las horas punta la gente no pueda llegar al trabajo o llevar a los niños al "escuela. A nosotros no nos gusta molestar. Pero si no lo hacemos así, no tenemos otra manera de negociar".

Sin embargo, Ramon reitera también que ante la actual situación de crisis "toda la clase trabajadora debemos luchar por mejorar las condiciones laborales. Nosotros queremos que los sectores más precarios dejen de serlo". Y Elisenda añade que "tenemos que empezar a movilizarnos. La mejor herramienta de lucha que tenemos la clase trabajadora es la huelga y salir a la calle para que no se nos tome más el pelo".

Por último, Elisenda hace también una reflexión en el mismo sentido de la situación en la que nos imbuye el capitalismo, el cual siempre pretende que las crisis las paguen la clase trabajadora, al decir que "yo ya soy, abuela y veo que las generaciones que vienen después de la mía están sufriendo más precariedad que la que nosotros tuvimos cuando empezamos a trabajar. A mi hija le cuesta mucho conseguir un contrato estable. Todo son contratos temporales.Y si no luchamos, nuestras nietas serán aún más precarias. Debemos salir a la calle y reclamar los derechos que estamos perdiendo y seguir avanzando".

Te puede interesar: Éxito de seguimiento de los paros de TMB Buses en Barcelona


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias