Política Chile

POLÍTICA

Franja electoral: cuando permanecen los mecanismos anti democráticos del pinochetismo

Continua el debate en torno a los mecanismos y formas en que se llevará adelante el proceso constituyente, el cual lleno de trampas y engaños, hoy tuvo expresión en la cantidad de minutos y segundos de franja electoral donde fueron los partidos del régimen quienes realizaron sus reclamos ante las decisiones del CNTV. Sin embargo continúan las restricciones de este tipo para partidos nuevos y organizaciones político/sociales.

Domingo 26 de enero de 2020

Diversas reacciones generó la decisión por parte del CNTV (Consejo Nacional de Televisión) de establecer que sean los partidos legalmente constituidos quienes deban entregar "una parte significativa de su tiempo a actividades de la sociedad civil".

Esto significaría que son los partidos del oficialismo y la oposición deberán entregar sus minutos a aquellas organizaciones afines a sus propuestas en el plebiscito para una nueva constitución. Esto en el marco del 27 de marzo y 23 de abril donde el tiempo en pantalla será determinado por la cantidad de votos de las parlamentarias del año 2017.

Por ello es que la primera reacción ante esta medida la emanó Mario Desbordes, presidente de Renovación Nacional quien declaró que “es muy poco el espacio que hay si, además, tenemos que ceder una parte relevante”.

Esto generó otras declaraciones donde se dividió entre aquellos partidos que “reclamaron” por esta anti democrática decisión del CNTV y los que “acataron” a regañadientes la medida.

Entre los primeros podemos encontrar a RN, UDI y PPD. Mientras lo del segundo se encuentra RD, PS. ¿Pero qué se esconde detrás de éstas declaraciones?

La cocina parlamentaria ha venido operando en favor de sostener los principales fundamentos/pilares de la constitución pinochetista. Lo vimos con el pacto de “paz social” la cual solo ha devenido en la aprobación de mayores leyes represivas sin avanzar ni un ápice en demandas sociales.

La “agenda social” del gobierno solo ha sido un abanico de migajas las cuales han sido aceptadas de buena forma por la oposición senil y responsable. Una adenda más, una adenda menos no ha generado ningún cambio a favor del pueblo trabajador y pobre movilizado a nivel nacional.

Esto se ve expresado también en las discusiones sobre los límites mismos del “proceso constituyente” el cual solo ha terminado en engaños y discusiones de fondo respecto a la participación inclusive dentro de la opción de “convención constituyente”.

Paridad, participación migrante y de pueblos originarios han sido parte del debate respecto al desarrollo del plebiscito del 26 de abril, en esto la cantidad de minutos (o segundos en algunos casos) solo esconde el verdadero interés en que tanto organizaciones políticas y personalidades civiles, pobladores o trabajadores no tengan espacio para levantar una campaña alternativa a lo planteado por los partidos del régimen.

Por una asamblea constituyente libre o soberana o inclusive una “popular” serían opciones que no se podrían plantear ante un proceso que intenta replantear un mecanismo constituyente que no cuestione los pilares fundamentales de la constitución del 80, la cual no toca ni siquiera las ganancias de grandes empresarios o la posibilidad de abrir un nuevo proceso de nacionalización los recursos naturales.

“El CNTV comete un error en la forma en que redacta, porque dice que si los partidos llegamos a ceder parte de nuestro tiempo, tenemos que ceder una parte relevante y no define lo que es relevante. El propio CNTV se dio cuenta que se había metido en un zapato chino cuando planteó abrir la franja a las organizaciones de la sociedad civil”, estas fueron las palabras de Desbordes, sin embargo no recalca que este tiempo cedido deberá ser a aquellos grupos o personas naturales quienes planteen su misma intención de voto, es decir, de rechazo al proceso constituyente.

Si bien la derecha se encuentra dividida en torno al inicio del proceso mismo, lo de fondo respecto al mecanismo es la defensa misma de la herencia pinochetista con el voto de la “convención mixta” la cual permitiría una intromisión abierta de parte de los partidos del oficialismo y la oposición quienes han profundizado por más de 30 años los aspectos más irritantes de la constitución instalada a punta masacres.

Lo que vendría a confirmar esto son las propias declaraciones de Catalina Parot, presidenta del CNTV, quien manifestó que a pesar de este mecanismo propuesto no existe forma hoy para garantizar que esta medida sea respetada. “Más allá de esto nosotros no podemos fiscalizar. Será la gente la que va a poder saber si realmente los partidos acogieron este momento que está viviendo al país”, afirmó a La Tercera.






Temas relacionados

Política Chile   /   Sociedad   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO