Política Chile

ESTADOS UNIDOS

Elecciones en EEUU: El día decisivo de la batalla electoral entre BIDEN y TRUMP

El día de hoy la población de los Estados Unidos enfrenta una jornada electoral con desenlace aún incierto. Si bien las encuestas arrojan una ventaja para el candidato demócrata, Joe Biden, en los denominados “estados claves”, la diferencia con Donald Trump aún se encuentra dentro del margen del error.

Joaquín Romero

Santiago de Chile

Martes 3 de noviembre de 2020

En los EEUU, la elección del Presidente no se efectúa mediante la votación directa de sus ciudadanos, sino mediante un sistema de colegios electorales. Además por ser un sistema federado, muchos de estos estados definen sus propias normas para el conteo de votos, lo que podría añadir aún más incertidumbre al panorama.

La pandemia del COVID19 que en EEUU suma más de 200.000 muertos y los desastrosos efectos que esta ha tenido en la economía que ha dejado entre un 11 y 12 porciento de la población laboral activa sin trabajo, pese a los signos leves de recuperación tras el desconfinamiento, han minado la popularidad del magnate republicano el que también ha debido enfrontar las fuertes movilizaciones contra la violencia policial tras el asesinato de George Floyd a manos de la policía.

El sistema de colegio electoral es un sistema de votación indirecto en el que a cada estado se le asigna un número de electores dependiendo de su población (salvo Maine y Nebraska que eligen por distritos). Así, si un candidato logra imponerse en los votos a su contrincante, aunque la diferencia entre ambos sea marginal (como ocurrió el año 2016 donde Trump ganó por el 0,7%, 44 mil votos, el estado de Pennsylvania a Hilary Clinton) el vencedor se lleva todos los votos electorales de dicho estado. En Estados Unidos gana el candidato que logre reunir el equivale “número mágico” de 270 electores

Según las encuestas y las proyecciones electorales Biden comienza la jornada de hoy con 216 votos electorales asegurados, dado que se da por descontado que ganará los estados demócratas de California y Nueva York que reparte un importante número de electores, versus Donald Trump quien tendría 125 votos electorales dado que tendría asegurado los estados que son bastiones electorales republicanos.

De esta manera la elección del día de mañana se juega en 5 estados claves : Florida (que entrega 29 votos electorales), Carolina del Norte (15), Arizona (11), Wisconsin (10) y Pennsylvania (20). Este último estado, de una importante concentración obrera y donde los efectos de la deslocación de empresas que han migrado a otros países como China ha tenido hace décadas efectos devastadores en el desempleo, y que ha sido definido como la madre de todas las batallas y donde según las encuestas Biden estaría ganando por un leve margen.

Otros estados importantes durante la jornada de hoy, y que tampoco tienen un claro ganador según las proyecciones electorales hoy serán Texas (38) que desde el año 1980 siempre ha sido ganado por los candidatos republicanos, aunque Biden habría acortado sustancialmente la diferencia en dicho estado, y Ohio (18) que desde 1964 se lo considera el estado “predictor” dado que siempre el candidato que gana dicho estado es el candidato que triunfa en la elección presidencial.

En esta elección ya han votado de manera anticipada (en EEUU se permite el voto por correo el día antes de la elección) cerca de 93 millones de personas, todo un récord comparado con elecciones anteriores. Dada la pandemia del Covid los demócratas han instado a sus votantes a realizar sus votos por correo y Donald Trump ha desarrollado toda una campaña de desprestigio contra ese mecanismo de votación llegando a sugerir que podría existir fraude electoral.

Dado que cada estado tiene sistemas de recuentos distintos, el cómputo total de las elecciones en Pennsylvania, por ejemplo, podrían no conocerse el día de mañana o que haya un cambio entre los sufragios emitidos de manera presencial y la suma que se haga de los votos emitidos de manera anticipada podría alterar los resultados en un estado que podría definirse por un margen mínimo de votos. Todo esto hace prever también que muchos resultados de los estados sean impugnados judicialmente por la administración Trump o por el candidato demócrata, lo que podría ponernos en el escenario que ni mañana o el miércoles, tengamos un ganador claro y que el resultado definitivo se aplace incluso por algunas semanas.

Pese a las críticas al discurso belicista y aislacionista de Donald trump, lo cierto es que Joe Biden tampoco ha presentado un programa que muestre claramente cuál sería la diferencia respecto al rol que jugará en el imperio del norte en un escenario marcado por una mayor competencia de parte de potencias emergentes como China y Rusia que han iniciado una disputa más ofensiva por ganar influencia a escala global.

Tampoco habría una diferencia sustancial respecto a la violencia racial que la policía ejerce sobre la comunidad negra. Según el relevamiento de Mapping Police Violence, en lo que va de 2020 la policía ya asesinó a 874 personas. Demócratas y Republicanos han mantenido por igual las políticas represivas y discriminatorias hacia la comunidad afrodescendiente.

Respecto a los millones de cesantes y trabajadores que han visto precarizadas sus condiciones laborales con la pandemia y crisis económica, pese a que Biden promete aumentar el gasto público y ciertos impuestos para las empresas, no existe una perspectiva clara que permita afirmar que el dinero recaudado podría resolver el problema estructural de la economía norteamericana, que presenta una alta tasa de endeudamiento y una tendencia a la desaceleración económica. En un escenario así serán los intereses por preservar las ganancias de los grandes capitalistas los que primaran tanto en una administración demócrata como republicana.

Respecto de América Latina un escenario de mayor ofensividad de la administración norteamericana tampoco está descartado dado el incremento de la influencia China en la región. No olvidemos que fue la administración Obama la que impulsó el golpe institucional en Brasil contra Dilma Rousseff el 2016 y ambos candidatos comparten una línea de injerencia en Venezuela apoyando los intentos golpistas por desestabilizar dicho país.

En un escenario en que ambas alternativas mantendrán la subyugación de América Latina, la represión contra la comunidad afrodescendiente y latina, la precarización del empleo de la clase obrera norteamericana, urge una perspectiva política antiimperialista que busque generar una gran alianza entre los trabajadores de todo el continente, con los pueblos indígenas, la comunidad afrodescendiente y la clase trabajadora norteamericana para enfrentar a estas dos variables del orden imperial.






Temas relacionados

Política Chile   /   Donald Trump   /   Joe Biden   /   Casa Blanca   /   Estados Unidos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO