Política

Tucumán

Cuatro empresarios azucareros fueron procesados por delitos de lesa humanidad

Se investigan las torturas, privación ilegítima de la libertad y desaparición forzada de un total de 68 obreros del ingenio La Fronterita, donde funcionó un centro clandestino.

Maximiliano Olivera

@maxiolivera77

Miércoles 1ro de septiembre | 10:18

La Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán ordenó el procesamiento de cuatro empresarios azucareros por considerarlos presuntos cómplices de delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico-militar. La acusación es contra los accionistas del ingenio La Fronterita Jorge Alberto Figueroa Minetti, Eduardo Butori, Alfredo José Martínez Minetti y Fernando Cornú De Olmos.

Los delitos están relacionados con la privación ilegítima de la libertad con apremios y vejaciones, sino que también aplicación agravada de torturas, violación de domicilio, desaparición forzada, entre otras que tuvieron como epicentro el centro clandestino que se instaló en el ingenio. Estos crímenes fueron contra, al menos, 68 personas que trabajaban en La Fronterita o vivían en sus colonias.

En 2019 los empresarios habían sido absueltos por el Juez Federal Daniel Bejas por considerar falta de mérito. El Ministerio Público Fiscal, a través del fiscal Pablo Camuña, recurrió ante la Cámara Federal de Casación Penal. La causa también cuenta en la querella a Andhes, en representación de la familia de Fidel Jacobo Ortiz (trabajador y Secretario General del Sindicato de La Fronterita, actualmente desaparecido) y respaldo del CELS y el Centro Europeo por los Derechos Constitucionales y Humanos.

Empresarios en el Operativo Independencia y la Dictadura

La ligazón entre el plan represivo iniciado por el Ejército con el Operativo Independencia, en febrero de 1975, y el empresariado tucumano es claro y quedó evidenciado en numerosos testimonios. En el caso del grupo Minetti, el propio Acdel Vilas, comandante de la V Brigada de Infantería durante el Operativo Independencia, cuenta en su Diario de Campaña que las fuerzas de tareas “Rayo” se instalaron en el Ingenio La Fronterita y que en “los conventillos” cercanos a la Laguna del Ingenio funcionaron centros de detención clandestinos.

El objetivo compartido entre los industriales azucareros y la represión ordenada por el Gobierno de Isabel Perón fue avanzar contra el combativo movimiento obrero, en especial el azucarero, atacando a sus organizaciones, dirigentes y aterrando en los pueblos con los métodos del secuestro, detenciones ilegales, torturas y desapariciones. Esto es parte del carácter de clase que tuvo el genocidio, ya que lo iniciado con el Operativo Independencia continuó tras el golpe del 24 de marzo de 1976, ahora con la provincia bajo el régimen de Antonio Domingo Bussi.

El genocidio también tuvo como objetivo instalar un plan económico regresivo para el pueblo trabajador, con medidas que actualmente defienden los "libertarios" como Javier Milei. Los industriales azucareros se enriquecieron en aquellos años mientras avanzó la desocupación y la precarización. En el caso de La Fronterita, mediante una serie de reformas al interior de la fábrica, sin oposición del sindicato ni delegados como consecuencia de la represión, la empresa logró incrementar sus ganancias en un 30%, así como la adquisición del Ingenio Bella Vista en el año 1979. Según detalla la investigación Responsabilidad empresarial en delitos de lesa humanidad, en tan sólo tres años, la empresa redujo ampliamente su planta de trabajadores un 35% para el año 1978, ascendiendo a un 62% para el año 1983.

El grupo Minetti y el ingenio La Fronterita es un ejemplo de la responsabilidad de los empresarios azucareros. Muchos ingenios azucareros también fueron convertidos en base de operaciones militares y centros clandestinos de detención, como los ex ingenios Lules, La Trinidad, el ex ingenio Nueva Baviera, el ingenio Leales de la familia Prat Gay, y el ingenio Concepción, entre otros. La participación empresarial en la represión también tuvo como capítulo la creación del Fondo Patriótico Azucarero, como otra forma de financiar el genocidio que instigó.






Temas relacionados

Trabajadores azucareros   /   Crímenes de lesa humanidad   /   Empresarios   /   Lesa humanidad   /   Libertades Democráticas   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO