Política

ENTREVISTA

Cristina Castro: “Fernández y Kicillof me mintieron, nunca se hicieron cargo de nada”

A casi cuatro meses del encuentro con el presidente y el gobernador, la madre de Facundo Astudillo Castro cuenta qué promesas no cumplieron. El rol de Sabina Frederic y Carlos Bevilacqua. La cobertura mediática del caso. Los fiscales Heim y Azzolin. “Si priorizan las balas a la salud, la educación y los jubilados, no veo un buen futuro”, afirma.

Daniel Satur

@saturnetroc

Sábado 19 de diciembre de 2020

Foto Cristina Castro para La Izquierda Diario

Cuando Cristina Castro atendió a La Izquierda Diario para esta entrevista, recién llegaba de trabajar. “En la estación de servicio trato de no abrir mensajes, así que apenas llegué vi lo que me habían mandado Leandro y Luciano... ahí me cambió el humor”, dice.

Sus abogados Aparicio y Peretto le habían avisado que la jueza María Gabriela Marrón había rechazado el pedido de recusación que, como querellante, ella había presentado la semana pasada. “Era esperable, sigue comportándose de esa forma tan infantil que a mí ya me da muchas nauseas, no sé cómo ha llegado a ser jueza esta señora”, reflexiona desde su casa de Pedro Luro.

En una extensa conversación, la madre del joven desaparecido el 30 de abril y hallado muerto el 15 de agosto cuenta todo lo que piensa y siente a casi cuatro meses de haberse reunido con el presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof, en Olivos y La Plata. Un recorrido por estados de ánimo, pruebas judiciales y opiniones sobre la realidad social en la que se inscribe su lucha por verdad y justicia. Como siempre, una Cristina auténtica y directa, guste a quien le guste.

¿Cómo estás en estos días?

  •  El lunes volví a trabajar después de tomarme unas vacaciones. No quería tomarlas, pero había postergado muchas cosas de mi salud y me sugirieron que me tome dos semanas. Pero me hizo bien volver a trabajar, ver al equipo completo de la Shell, mis compañeras y compañeros que están todo el tiempo encima mío, preguntándome cómo me siento. Eso es invalorable.

    ¿El resto de la familia cómo está?

  •  Estamos bien, siempre abrazándonos, pendientes unos de otros. No dejándonos caer, porque si no nos hace mal a todos. Seguimos apostando siempre a la vida, como nos enseñó Facu.

    El 11 de noviembre te reuniste, junto a tus abogados, con los fiscales Andrés Heim y Horacio Azzolin. La llamaron una “reunión de trabajo”. ¿Cómo viene ese trabajo de investigación?

  •  En los últimos días no hablé con Azzolin y Heim, que son los únicos que nos escuchan, pero sabemos que estuvieron bastante ocupados. Ellos, a diferencia del fiscal Ulpiano Martínez, tuvieron el grandísimo gesto de moverse de sus lugares de confort y, en medio de la pandemia, vinieron a Villarino. Conocieron Teniente Origone, recorrieron la ría, trabajaron en Bahía Blanca y nos encontramos con ellos en Mayor Buratovich. Nos reunimos por casi tres horas.

    ¿Qué impresión te dejaron?

  •  Una buena impresión. Ellos querían conocerme, escucharme más allá de la pantalla (como había sido todo hasta entonces). Intercambiamos pruebas que unos teníamos y otros no. Me pareció bueno que vinieran y nos escucharan. Los vi con ganas de trabajar para saber la verdad de lo que hicieron con Facu. Yo le agradezco al fiscal general de la Nación que haya puesto a estos dos fiscales en la causa. Eso da un poco de esperanza.

    Foto Javier Vierja | Enfoque Rojo
    Foto Javier Vierja | Enfoque Rojo

    Promesas versus realidad

    En este tiempo conociste a familiares de otros jóvenes asesinados por la Policía u otras fuerzas, te convocan a participar de charlas y movilizaciones por justicia. ¿Cómo ves la situación general en este aspecto, tanto en la región como a nivel nacional?

  •  En Villarino, de parte de la Policía, ha cesado ese nivel de violencia. Es que nosotros estamos muy pendientes de cada caso, de cómo están los chicos. A nivel nacional siguen y siguen como si nada. Y un país que está todo el tiempo apostando a las balas se sabe que va a tener represión, muertes y todo lo que eso conlleva.

    El 24 de agosto fuiste con tus abogados a Olivos y te reuniste con Alberto Fernández y su ministra de Seguridad, Sabina Frederic. Ahí el presidente prometió brindarte todo el apoyo que estabas pidiendo para la investigación. A casi cuatro meses de ese encuentro, ¿en qué cumplieron y en qué no?

  •  A Fernández le pedí transparencia y hasta ahora lo único que hay son trabas, de todos lados. Yo puedo comprender muchas cosas, pero no que me mientan. Las mentiras no se las perdono a nadie.

    ¿Sentís que te mintieron?

  •  Sí. Él dijo que como presidente algunas cosas podía hacer y otras no. Pero yo creo que no es así. Porque él está a la cabeza de Argentina. En una empresa quien está a la cabeza es quien tiene la última palabra. En una familia lo mismo. Él, como presidente de la nación, tiene que tener la última palabra. Y yo veo que lo único que está haciendo es apoyar al gobernador y a su ministro de Seguridad. Fernández hace lo mismo que hace Axel (Kicillof), apoyan a un ministro que es lamentable, que lo único que hace es abrir la boca y amenazar sin pudores. Tira a matar, como un militar. Berni me recuerda mucho a esas personas que hablamos siempre, de la dictadura. Es un bocón a quien se la ha subido la soberbia a la cabeza por una cuota de poder. Esas cosas no suman para nada a un Gobierno como el que me quiso vender Alberto Fernández. Al contrario, restan muchísimo.

    ¿Creés que Fernández te mintió o no supo directamente hacer algunas cosas?

  •  No sé si no pudo, no supo o realmente él no está al frente. Porque cuando uno está al frente de algo se hace responsable. Y pide explicaciones. Yo no vi que el Presidente hiciera nada de eso. Él sabrá responder, en su momento, qué hace y qué no hace.

    ¿Hubo algo puntual que le hayas pedido y no haya hecho?

  •  En lo personal le pedí algo muy importante, tanto a él como a la ministra, y no hicieron nada. No era algo para mí (jamás pediría algo para mí, soy una laburante y vivo de mi trabajo, no de un gobierno) sino para alguien que hizo muchísimo por saber la verdad de lo que pasó con Facu. Alguien que merece todo el respeto porque ha hecho grandes cosas. Yo les pedí por favor que hicieran algo por él, mínimamente que lo ayuden a cambiar de lugar de trabajo porque no la estaba pasando nada bien y estaba siendo amenazado. Me dijeron “vamos a ver qué podemos hacer”. Pero ni el presidente ni la ministra respondieron nunca a mi pedido.

    La Izquierda Diario mantiene en reserva el nombre de la persona a la que alude Cristina Castro. Efectivamente se trata de alguien que ha venido cumpliendo un rol central en la causa, aportando pruebas contundentes.

    ¿El presidente tuvo algún tipo de injerencia en la incorporación de los fiscales Heim y Azzolin a la causa?

  •  Cuando yo le pedí si podía conseguirme una entrevista con el fiscal general de la Nación, Fernández me dijo que entre ellos no estaban en buenos términos y que podía llegar a conseguirme una entrevista con un secretario. Al final acudimos a la chicas de la Dovic (Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas del Ministerio Público Fiscal, NdR) que nos están ayudando y ellas ese mismo día me llamaron para confirmarme que ya teníamos cita pactada con el procurador.

    ¿Lo mismo podés decir de Kicillof? Con él te reuniste en La Plata el 26 de agosto. Ahí vos dijiste que le habías dejado muchas preguntas y que él se comprometió a respondértelas. ¿Cuáles te respondió?

  •  Ninguna. Ninguna. Absolutamente ninguna. Su respuesta fue apoyar a Berni como diciéndome “no me interesa lo que vos opines, éste es mi ministro y esto es lo que banco yo, seguimos bancando las balas, la represión”. Y pensar que yo me solidaricé con él y con el Presidente cuando la Policía Bonaerense les rodeó sus casas y los apretó. Ellos están respondiendo a ese apriete.

    Leandro Aparicio, Cristina Castro y Luciano Peretto | Foto Joaquín Díaz Reck - Enfoque Rojo
    Leandro Aparicio, Cristina Castro y Luciano Peretto | Foto Joaquín Díaz Reck - Enfoque Rojo

    A vos Kicillof te dijo que te garantizaba “transparencia” y que no iba a encubrir a nadie. ¿Qué pensás de eso a cuatro meses?

  •  Yo en ese momento dije ante todo el mundo que no iba a buscar palmaditas de nadie, que iba exclusivamente a buscar justicia. Y hasta ahora seguimos sin tener justicia. Al contrario, cada día seguimos sumando caras a las torturas y a las muertes. Lo estamos viendo cada vez más crudo.

    Si priorizan las balas a la salud, la educación y los jubilados, no veo un buen futuro

    La impunidad manda

  •  Sí. Acá, desde Río Negro a Bahía Blanca, todos los días salen casos de policías involucrados en coimas, narcotráfico, asesinatos, violaciones; y yo no veo ni al presidente ni al gobernador salir a decir que van a echarlos. Al contrario, los veo callados, silenciosos. Nunca se les pasa por la cabeza pensar dos minutos en nosotros, que somos los que los votamos. Ellos están ahí por el voto popular, pero no hacen absolutamente nada. Ocupan un sillón que no les corresponde.

    Y cuando la gente va a ocupar tierras porque se quedó sin poder pagar un alquiler, ahí también aparecen las balas, la Policía, la represión.

  •  Ellos dicen que eso es “ilegal”. Pero no les resulta ilegal asesinar, no es ilegal que la Policía esté involucrada en la mayoría de los casos narco que hay, no es ilegal que torturen a los pibes en las comisarías. Lo ilegal tiene una doble moral. Las redes de trata están intactas.

    Mirá el informe Guernica: donde mueren los relatos

    Ustedes le hicieron reclamos fuertes a la ministra Frederic, sobre todo para que la Policía Federal no siguiera encubriendo a la Bonaerense. Cuando se encontraron en Olivos, ella tuvo un gesto de apoyo, igual que Fernández. ¿Qué hicieron desde el Ministerio de Seguridad nacional por ustedes?

  •  No tengo conocimiento de que hayan hecho algo. Es más, el fotógrafo de la Federal que estuvo en todos los rastrillajes y peritajes trabaja a su vez, con otros federales, en la misma comisaría de la Bonaerense donde estaba el patrullero Toyota Ethios en el que se encontró la turmalina. En esa reunión en Buenos Aires, Sabina me dijo que ella había enviado al subcomisario José Pérez a Bahía Blanca. Pérez fue quien la noche del hallazgo del cuerpo, delante mío, le pasó el teléfono al fiscal Ulpiano Martínez y dijo “es el señor Berni”. También me ocultó quién era el pescador que había encontrado el cuerpo. Y se encargó del tratamiento de la mochila, donde nunca filmaron ni sacaron fotos. Recién cuando los fiscales Heim y Azzolin se dieron cuenta le mandaron una carta a la ministra. Ella sacó a Pérez de la causa pero no sabemos qué hicieron con el resto de los de la Federal de Bahía.

    Leé también Exclusivo: ¿qué hizo el Estado con la mochila de Facundo Astudillo Castro?

    ¿Hubo alguna comunicación con vos en estos meses de parte de Frederic o de alguien de su Ministerio?

  •  Nada, absolutamente nada. Nada de nada. Yo soy una persona muy respetuosa de los demás. No voy a estar molestando, llamando y llamando. Si ellos me mandan mensajes obviamente que se los voy a contestar. Pero no, absolutamente nada. Y así quedan del lado de Ulpiano Martínez y de la jueza Marrón.

    “Berni me genera muchísimo asco”

    ¿Qué te pasa cuando lo ves a Berni pasearse por todos los medios, dando sus entrevistas y posando de paladín de la justicia?

  •  Me da náuseas. Mis allegados siempre me dicen que ni lo escuchan ni lo miran. Es un mentiroso compulsivo, un negacionista. Se niega a ver la realidad que tiene frente a su cara. Ahora dice que quiere ser gobernador. No me quiero imaginar un gobernador tan facho. Pero ya lo dije, él es un empleado, los que mandan son los jefes. Cuando lo veo pasearse por los canales de televisión lo primero que se me viene a la cabeza son sus mentiras. Y las mentiras de los de más arriba, que son el gobernador y el presidente. Si ellos mienten, ¿qué se puede esperar de Berni? Pero yo no le compro el verso a nadie, a nadie.

    En el caso de Berni, además, no sólo encubre a la Bonaerense sino que siempre busca la forma de atacarlos a ustedes

  •  Porque es un soberbio. Amenaza, amenaza, amenaza. ¿Pero qué más me puede hacer Berni a mí, más de lo que ya me han hecho? Cuando se refiere a mí dice “hay que disculparla porque es la madre”. A mí no me tiene que disculpar nadie, a mí me tienen que respetar porque tengo el derecho de pedir que se esclarezca el homicidio de mi hijo. Me genera muchísimo asco Berni.

    Sergio Berni y Sabina Frederic | Foto Ministerio de Seguridad
    Sergio Berni y Sabina Frederic | Foto Ministerio de Seguridad

    Nuevos viejos aprietes

    Hace unos días la intendencia de Villarino le mandó una notificación a un amigo de Facundo diciéndole que debía pagar más de $ 200.000 por una pintada que hizo pidiendo justicia. ¿Qué interpretación hacés de este nuevo ataque?

  •  Se lo mandaron a un amigo y compañero de laburo de Facundo. Cada ataque a cada uno de los chicos es un ataque directo a Facundo. Así lo voy a tomar toda mi vida. El intendente Carlos Bevilacqua es un machista, pedante y altanero que lo único que hizo todo el tiempo es tratar de desviar la investigación. A mí me trataba de “vieja loca” y ni siquiera me conoce. Se tomaron el trabajo de mandarle la carta documento a uno de los amigos de Facundo, pero no dicen nada del empleado de tránsito que denunció coimas y lo echaron del Municipio. A toda persona ligada a Facundo la atacan. Conmigo no pudieron, por eso se la agarran con quienes se acercan a la familia a ayudar. Sabemos que en una reunión con gente de Pedro Luro el intendente dijo “a esa vieja loca no sabemos cómo atacarla porque no tiene ni una multa de tránsito”. Pero en Villarino ya le hemos perdido el miedo a todo, inclusive a la muerte.

    Leé también ¿Qué se “cocinó” en el asado clandestino del intendente, policías y amigos?

    ¿Y qué pasó con el amigo de la familia que transportaba al perito Marcos Herrero?

  •  Al Vasco también le envió una notificación el Municipio. Lo acusan de estar trabajado ilegalmente de remise. Pero lo que estaba haciendo el Vasco era llevar a Marcos y su perro Yatel a los diferentes rastrillajes que había que hacer. Lo intimaron a que deje de llevar personas sin habilitación como remisero.

    Medios y periodistas

    ¿Qué opinás del tratamiento en los medios del caso de Facundo? Vos en su momento te llegaste a pelear al aire con periodistas que te mentían y menospreciaban. ¿Creés que se va dejando de hablar del tema para dar la idea de que es un "caso cerrado"?

  •  Sí. La carrera de periodista es hermosa, pero con el tiempo se ha visto nublada por muchos que aman más al dinero que decir la verdad. Son los pseudoperiodistas que están a favor del poder (siempre se acomodan con cada nuevo gobierno) y que ensucian una profesión tan noble (no se olviden de José Luis Cabezas) de una forma tan vil. Pero gracias a Dios están los otros periodistas, entre los que incluyo a La Izquierda Diario, que no aceptan eso. Es con ellos con los que me quedo, a los que escucho y con los que me informo. Y con el paso del tiempo te vas dando cuenta quién trabaja en favor de la verdad y quién en favor de mantener a un gobierno, ensuciando personas y causas con total impunidad.

    ¿Qué le dirías a quienes aún hoy te ven y siguen dudando de lo que ustedes están demostrando con su lucha, tanto en lo que le pasó a Facundo como en el encubrimiento estatal?

  •  Yo lo sigo repitiendo aunque nadie me quiera escuchar (a veces la gente te mira como si estuvieras loca): consiga o no justicia, a mí nadie me devuelve a mi hijo. Yo para ver a mi hijo tengo que ir a un cementerio. Y lo que estamos haciendo, más allá de poder conseguir justicia para que mi flaco descanse en paz, es justamente para que no le vuelva a pasar a ningún otro papá, que nadie más tenga que andar buscando a su hijo en desagües, en cangrejales y terminar acomodando en un féretro hueso por hueso, como me tocó hacer a mí.

    Quizás en este mundo en que vivimos, en una sociedad donde los ricos mandan y los pobres pareciera que estuvieran predestinados a agachar la cabeza, quizás en este sistema realmente seas una “loca”, parte de ese “club de locos” que se animan a luchar por algo distinto.

  •  Puede ser, puede ser. A mí me hubiera gustado que este presidente y este gobernador tuvieran un poquito de Pérez Esquivel. Ojalá algún día se pongan en primer lugar la salud, la educación, a nuestros jubilados y no las balas. No las balas. Sólo así no van a haber más Facundos.

    Mirá la entrevista realizada el 30 de agosto






    Temas relacionados

    Santiago Ulpiano Martínez   /    Facundo Astudillo Castro   /   Sabina Frederic   /   Alberto Fernández   /   Desaparición forzada   /   Policía Bonaerense   /   Violencia policial   /   Axel Kicillof    /   Sergio Berni   /   Libertades Democráticas   /   Bahía Blanca   /   Política

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO