×
×
Red Internacional

20 DE MAYO MARCHA DEL SILENCIO.Contra la impunidad de ayer y de hoy

El 20 de mayo es una fecha que en nuestro país se ha transformado en un símbolo de denuncia de los crímenes del terrorismo de Estado y la violación de los derechos humanos durante la dictadura. Al igual que el año pasado Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos convoca a una movilización virtual consistente en campañas de difusión y militancia sobre el tema.

Jueves 20 de mayo | 08:27
Foto: AFP, Miguel Rojo.

Este 20 de mayo se realizará la segunda marcha del silencio “virtual” producto de la situación de emergencia sanitaria que atraviesa el país desde marzo del año pasado.

Como sucede desde 1996 la fecha se ha convertido en un símbolo que recuerda los crímenes de la dictadura cívico militar así como la búsqueda de verdad y justicia.

Este año la marcha tiene la consigna de "¿Dónde están? No al silencio ni a la impunidad. Memoria, Verdad y Justicia” y se da a pocos días del hallazgo de documentos referidos a la dictadura en el Grupo de Artillería 5.

Aunque el gobierno, y por supuesto las Fuerzas Armadas, son firmes defensores de la impunidad, intentan mostrar pequeños gestos hacia la temática de los derechos humanos.

Estos documentos aparecidos, casualmente cerca del de 20 de mayo, van en este sentido, tal como ya han denunciado periodistas y referentes de la lucha por los derechos humanos. No son más que un circo para distraer y ganar tiempo mientras a la vez se avanza en el objetivo último de dar “vuelta la página” y reafirmar la impunidad para los crímenes de la dictadura.

La información aparecida señala que en ese cuartel funcionaba un centro de tortura, detención y cárcel de presos políticos (antes y después del golpe de estado); así como da cuenta de variadas actividades de inteligencia, seguimiento y persecución de opositores.

El gobierno “se saca cartel” con que publica la información sin ni siquiera tomar nota que se trata de documentos que hablan de torturas y otros crímenes de lesa humanidad; que eso implica que hay que investigar, hallar a los responsables y hacer justicia.

Por otro lado, queda patente el cinismo continuado de los militares y todo el sistema político de hacer aparecer a cuenta gotas y cuando les place “nueva” información sobre el terrorismo de Estado, manteniendo secuestrada y oculta información que puede ser clave a la hora de saber sobre el destino final de los desaparecidos, la verdad histórica y la posibilidad de hacer justicia sobre la totalidad de los represores de la dictadura.

Pequeños gestos para que no cambie nada

Desde el gobierno Lacalle Pou en ocasiones parece mostrarse sensible a los reclamos de conocer el destino de los desaparecidos; pero sabemos que desde la Coalición multicolor (y lamentablemente también desde el hoy opositor Frente Amplio), las pequeñas concesiones o mínimos movimientos que pueden darse solo tienen el objetivo de dar vuelta la página y avanzar en el camino de la reconciliación con las Fuerzas Armadas genocidas.

Las causas judiciales que han presentado víctimas del terrorismo de Estado continúan paralizadas; expresas y expresos políticos han dado testimonio de las atrocidades cometidas en el periodo dictatorial, las torturas y los maltratos sufridos; pero sin embargo todo el sistema político se cuida de que no haya ningún avance, apostando a que con el tiempo el reclamo de verdad y justicia se diluya. A lo sumo solo ofrecen investigaciones a cuentagotas para que aparezcan restos de otros desaparecidos.

Se hace imprescindible la real apertura de los archivos y documentos de la dictadura para conocer el paradero de los desaparecidos y conocer a los responsables de su secuestro y desaparición.

Lamentablemente cuando el Frente Amplio estuvo en el gobierno tampoco avanzó en el camino de la justicia y la lucha contra la impunidad. Recordamos aquella frase de Mujica referida a los “pobres viejitos presos” o el intento de Tabaré de avanzar en la reconciliación con el “nunca más uruguayos contra uruguayos”.

Sus declaraciones de solidaridad con los familiares de desaparecidos o sus participaciones en las Marchas del Silencio no se tradujeron hechos concretos y apuntaban en todo caso a sintonizar con el profundo deseo de justicia que está presente en el pueblo uruguayo. No podemos olvidar el papel jugado por Fernández Huidobro, amparando y defendiendo a los genocidas, desde su puesto clave de Ministro de Defensa, nombrado y sostenido por ambos presidentes frenteamplistas.

Te puede interesar: Una reseña crítica a 50 años de la fundación del Frente Amplio (Segunda parte)

Oficialistas y opositores, buscan preservar y represtigiar a las Fuerzas Armadas, para que ante un nuevo ascenso popular estén nuevamente legitimadas para reprimir a los trabajadores y el pueblo.

Pilares de la impunidad

Hay en la Coalición multicolor desde defensores activos de los genocidas e integrantes acusados de haber sido represores durante la dictadura, como sucede con Cabildo Abierto; hasta partidos como el Colorado que fue el impulsor de la Ley de Caducidad o el Partido Nacional que no solo votó entusiastamente esta ley en 1986 sino que ha defendido firmemente la impunidad en las últimas décadas.

Te puede interesar: Manini Ríos y su negacionismo de los derechos humanos

Integrantes de los partidos tradicionales tuvieron participación en cargos de responsabilidad en la dictadura (el blanco Aparicio Méndez por ejemplo fue uno de los presidentes en ese periodo), y ya desde antes de la llegada de los militares al gobierno defendieron las prácticas represivas (mientras se torturaba en los cuarteles, Wilson Ferreira Aldunate votó el estado de guerra interno en abril del 72).

Luis Alberto Lacalle, el padre del actual presidente, fue el responsable durante su presidencia en la década de los noventa de la masacre del Hospital Filtro, salvaje represión con un saldo de decenas de heridos y dos asesinatos más en la cuenta de la “democracia” de los ricos.

Te puede interesar: Masacre del Filtro, 26 años ¿Por qué salimos a la calle todos los 24 de agosto?

Del lado del Partido Colorado no se puede dejar de mencionar el gobierno autoritario y represivo de Jorge Pacheco Areco, que tiene en su haber una larga lista de asesinados en “democracia”, y también a Juan María Bordaberry que fue el primer presidente de la dictadura.

Ambos partidos colaboraron además en todo el país con integrantes de sus filas participando de gobiernos departamentales. Ya en democracia todos los integrantes de la Coalición han defendido la impunidad para los genocidas y torturadores.

Los orígenes de una política de Estado

La dictadura uruguaya fue la respuesta de la burguesía y el imperialismo norteamericano a un proceso de ascenso obrero y popular que se había iniciado a mediados de los 60 y era parte de un fenómeno latinoamericano y mundial.

El gobierno militar, y la coordinación represiva del Cono Sur conocida como Plan Cóndor, llevaron adelante un plan de represión sistemático y genocida contra la vanguardia obrera y popular. El objetivo fue terminar con el ascenso revolucionario que enfrentaba la crisis económico-social de la época con una perspectiva de cambio estructural que terminara con el capitalismo. El fin último del gobierno militar fue consolidar un régimen económico a la medida de la burguesía, para garantizar los negocios de las transnacionales y los empresarios.

Te puede interesar: El rol de Estados Unidos en el Plan Cóndor

El resultado fue decenas de miles de trabajadores, estudiantes y militantes revolucionarios torturados, obligados al exilio, asesinados y desaparecidos en Uruguay y toda la región. En Uruguay específicamente, fueron decenas de miles los que sufrieron tortura, cárcel, persecución y exilio, además de los casi 200 casos denunciados de desapariciones de ciudadanos uruguayos.

Desde la transición democrática el conjunto del régimen político se ha unido para defender a esas Fuerzas Armadas sosteniendo los privilegios de casta de la corporación militar, como última garantía del dominio de clase.

El Pacto del Club Naval garantizó una salida “ordenada” del período dictatorial, en el marco de una estrategia contrarrevolucionaria dirigida por el imperialismo en el Cono Sur, imponiendo transiciones democráticas (post-contrarrevolucionarias) sobre la base de la derrota del movimiento de masas en los setenta.

Te puede interesar: La impunidad y el rol de las FFAA en el régimen del Club Naval

El Estado y la impunidad desde la post dictadura

La impunidad es una política oficial del poder para mantener el dominio de los capitalistas y sus administradores sobre el resto de la sociedad. Y los partidos del régimen son quienes mantienen ese pacto de impunidad, reafirmándolo período tras período.

El resultado es un régimen de democracia recortada, una democracia para los ricos y privilegiados. El Estado acumula crecientemente potestades represivas para sostener el dominio de clase en el marco de profundas desigualdades sociales, acompañadas de las políticas de gatillo fácil que criminalizan y asesinan a la juventud pobre.

Por otro lado es evidente la protección política y judicial a las mafias de cuello blanco, entre muchos casos que denotan los privilegios de clase y el ejercicio arbitrario del poder estatal que establece el régimen.

En esto hay una continuidad, que comparten el pachequeto, la dictadura y la democracia del Club Naval, en relación al resguardo de los privilegios de clase,
Por ello mismo es política de Estado la violencia política-social (y el saqueo y corrupción asociada a la misma) junto a la impunidad de dicho accionar; manifestación de un régimen de opresión e injusticia, sostenedor de privilegios a favor de unos pocos y su núcleo de servidores.

La agenda del actual gobierno para las Fuerzas Armadas en particular, además de continuar la política oficial de impunidad y reconciliación, apunta a represtigiar e integrar cada vez más dichas fuerzas, en su rol de reserva para la defensa del orden social imperante.

Te puede interesar: ¿Para qué están las Fuerzas Armadas?

Esta agenda tiene una continuidad que atraviesa a todos los gobiernos y busca sostener y fortalecer a las fuerzas represivas, aunque en este gobierno se manifiesta aún más brutalmente.

La política en torno a las fuerzas de seguridad del Estado, que busca constantemente el fortalecimiento del aparato represivo, la criminalización de la pobreza y la protesta social no distingue gobiernos y es parte de las prioridades del régimen político de conjunto.

Luchar para acabar con el régimen de la impunidad

Acabar con el régimen de la impunidad es acabar con los privilegios de casta y las instituciones que garantizan el poder de hecho de una clase social sobre el resto.

Por eso es imprescindible juzgar a todos los militares y a sus cómplices civiles que orquestaron y llevaron adelante el golpe cívico-militar así como abrir los archivos de la dictadura para conocer el destino de nuestros desaparecidos.

Hay que terminar con los privilegios de los pocos genocidas condenados, que hoy cumplen su condena en cárceles VIP con todo tipo de prebendas y consideraciones y llevar a la cárcel común y efectiva a los asesinos de nuestros compañeros y familiares que hoy no están.

La impunidad de los represores de la dictadura y la lucha contra ella es en cierta forma un caso testigo que da cuenta de las injusticias y las limitaciones que se les impone a los trabajadores y a las grandes mayorías oprimidas de una u otra forma.

La conciencia de esto nos debe llevar a la lucha colectiva en contra del régimen del Pacto del Club Naval que se sostiene desde esta democracia "recortada".

Las otras fuerzas represivas del Estado, como las fuerzas policiales, merecen el mismo destino, por ser también partícipes de la represión en dictadura y de la represión actual en la “democracia”. Cumpliendo con “eficiencia” la infiltración en manifestaciones, la represión y el asesinato por protestar o por el mero hecho de ser joven y pobre.

La Ley de Urgente Consideración (LUC) es un ejemplo actual y concreto de esto, que combina el empoderamiento policial con el endurecimiento de leyes así como restricciones y limitaciones en el derecho a la manifestación, los piquetes y el derecho de huelga.

Te puede interesar: La ley de Urgente Consideración, el programa de la derecha

Todas estas son razones suficientes para concluir que no merecen existir, que deben ser disueltas y que todos los criminales y cómplices que los defienden sistemáticamente deben ser enjuiciados e ir todos presos.

En definitiva, para acabar con la impunidad es necesario acabar con el régimen que la garantiza y el poder que la sostiene. La lucha en las calles de los trabajadores y la juventud de Colombia, así como de otras partes de América Latina, nos muestra el camino a la hora de demoler un régimen sostén del privilegio de unos pocos a costa del sufrimiento de millones. La movilización de los trabajadores/as, estudiantes y el pueblo oprimido en general es la que puede acabar con décadas de injusticias y privilegios.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias