Internacional

Estado español

Brutal agresión homofóbica en Madrid

Ocho encapuchados le marcan con una navaja la palabra maricón a un joven en Madrid. El hecho no es aislado, la agresión y el odio hacia el movimiento de mujeres y la diversidad sexual se acrecienta. ¿Cómo enfrentarlo?

Pan y Rosas Estado español

Estado español | @PanyRosasEE

Lunes 6 de septiembre | 15:27

Tres casos de violencia ultraderechista hacia el movimiento de mujeres y la diversidad sexual en dos días dibujan un panorama sobre la situación y la confianza en el estado para resolverla. Un joven en Madrid es asaltado en su portal por ocho encapuchados con una navaja y le cortan el labio y marcan en el glúteo la palabra maricón. Un individuo con una pistola toma un bebé como rehén en un acto feminista en Castellón al grito de “a mí no me vaciláis, rojas de mierda” y la policía califica el incidente de leve. La Fiscalía pide un total de 13 años cárcel para nueve jóvenes que trataron de impedir que circulara el bus transfóbico de Hazte Oír en Sevilla en 2017 (un bus con la cara de Hitler y una inscripción que decía "No es violencia de género, es violencia doméstica. Las leyes de género discriminan al hombre.)

Ésta es la urgencia de combatir a la extrema derecha y éstos son los límites de confiar en el poder represivo del estado para hacerlo. Ya hay una movilización convocada en Sevilla contra la justicia patriarcal y LGBTIfóbica para el 18 de septiembre a las 19h en la Plaza Nueva y es posible (y urgente) que se extiendan al resto del estado en rechazo a las agresiones y a la represión judicial.

"¿Daños y coacciones al autobús de HazteOir? Yo sí que he recibido daños y coacciones por ser un joven transexual”

Estas son declaraciones de uno de los querellados. En 2017 y 2018 la organización ultracatólica Hazte Oír se dedicó a pasear un bus con lemas transfóbicos y otro que identificaba al feminismo con Hitler por varias ciudades, enfrentando convocatorias de rechazo en prácticamente todos los casos. El lema del autobús que pasaba por Sevilla en 2017 era "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo".

El 29 de marzo de 2017 en Sevilla la policía identificaría a nueve jóvenes entre una concentración que intentaba impedir que el bus circulara por la ciudad. Aquí puedes colaborar con su caja de resistencia para los gastos judiciales.

La Fiscalía contaría con la Brigada de Información de la Policía para relacionarles con “colectivos anarquistas, antifascistas y de extrema izquierda" y argumentar “discrepancia ideológica” con Hazte Oír. Esa sería la base para acusar a les activistas LGBTI de delito de odio contra la organización de extrema derecha y acabar agravando el delito de desórdenes públicos.

Hazte Oír es parte de una internacional antiderechos ultracatólica, dirigida por un pariente de Rodrigo Rato, y cuenta con unos ingresos anuales de más de 2,6 millones de euros y privilegios fiscales concedidos por el ministro Fernández Díaz en 2013, junto con los millones que la Iglesia reaccionaria y patriarcal se lleva por sus acuerdos con el Estado.

Crímenes como el que ha sucedido en Madrid están amparados en la impunidad de la que suelen gozar los ataques fascistas, racistas, machistas o LGBTIfóbicos, más aún cuando al estado capitalista le conviene alimentar a la extrema derecha y al mismo tiempo rasgarse las vestiduras delante de las cámaras cuando tienen lugar estos crímenes.

En junio y julio 80 concentraciones en Galicia y decenas más en ciudades de todo el Estado nos reunieron a miles de personas en rechazo al asesinato de Samuel de 24 años en una paliza grupal al grito de maricón en A Coruña la noche del pasado sábado. Miles de personas en todo el estado salimos a gritar contra la LGBTIfobia asesina en una época en la que este régimen le da alas a la extrema derecha y sus discursos de odio.

El aparato represivo del Estado no está pensado para proteger a quien vaya a una concentración feminista, sino para golpear brutalmente una manifestación que rechaza el asesinato de un joven al grito de maricón, como lo hace en desahucios, fronteras o piquetes, o para blindar a una organización ultraderechista y LGBTIfóbica como Hazte Oír con peticiones de años de cárcel ante quien les haga frente.

No creemos que la justicia vaya a llegar del aparato judicial patriarcal, reaccionario y heredero del franquismo del Estado español. Ya es conocida la consigna de los movimientos feministas que dice “si tocan a una, nos tocan a todas”. Queremos también decir “si tocan a una, nos organizamos miles”.

Llamamos a organizar un frente contra la LGBTIfobia y la represión, antirracista, antifascista, antipatriarcal y anticapitalista. Es necesario continuar y extender la más amplia organización independiente del gobierno y sus instituciones, en los centros de estudio, de trabajo y en los barrios. No sólo para exigir justicia y defendernos, sino también para pelear contra el sistema patriarcal y capitalista que nos está matando y ataca cada día nuestras vidas.






Temas relacionados

LGBTI+   /   Estado español   /   Homofobia   /   Madrid   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO