Internacional

ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS

Biden elige a una crítica de la izquierda en un puesto clave de su Gobierno

Joe Biden eligió a Neera Tanden, una feroz crítica de Bernie Sanders y el ala progresista del Partido Demócrata, para dirigir la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB por sus siglas en inglés). Una señal más de que Biden y el Partido Demócrata no van a girar a izquierda.

Miércoles 2 de diciembre de 2020

EFE/Jim Lo Scalzo

Joe Biden, como parte del despliegue de la próxima administración, nombró a Neera Tanden como su nominada para dirigir la Oficina de Administración y Presupuesto, quién deberá ser confirmada en el Senado. La nominación provocó la indignación del ala progresista del Partido Demócrata tanto por su larga historia de posturas de derecha como por su animosidad hacia Bernie Sanders y sus partidarios. Esta es la última señal, por ahora, de que Biden gobernará desde la centro-derecha y que estafó al ala progresista de su partido, que lo apoyó a pesar de no recibir nada a cambio.

El reciente nombramiento es parte de la transición iniciada hace poco más de una semana y autorizada por Trump, aún sin reconocer su derrota. Al conocerse los primeros nombres, como el de Janet Yellen para el Tesoro, Wall Street festejó con un alza record.

Tanden es una política de toda la vida cuya carrera está estrechamente ligada al clan Clinton. Trabajó en la administración de Bill Clinton, en la oficina de Hillary Clinton en el Senado, y en ambas campañas presidenciales. Más recientemente Tanden fue CEO del Centro para el Progreso Americano (CAP por sus siglas en inlés), un think tank demócrata que trabajó estrechamente con la administración Obama.

El CAP dice ser una organización progresista, pero incluso una mirada superficial lo desmiente. CAP está, de hecho, profundamente en el bolsillo de los capitalistas. Uno de los ejemplos más claros de esto se produjo a principios de este año cuando el New York Times publicó la historia de que CAP suprimió un informe sobre la vigilancia de los musulmanes por parte de la policía de Nueva York porque el informe era crítico del alcalde de la ciudad Michael Bloomberg, que donó millones de dólares a la organización. Esto ocurrió en 2015 mientras Tanden era la directora general.

El CAP también fue criticado por organizar un evento con el premier del estado sionista de Istael, Benjamin Netanyahu, apoyando a Arabia Saudita, y por la falta de transparencia sobre el origen de sus fondos. Mientras que muchos de sus donantes permanecen en el anonimato, corporaciones como Wells Fargo, Walmart, Northrop Grumman, Goldman Sachs, Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, y el grupo de lobby de los seguros de salud America’s Health Insurance Plans (AHIP) han donado fondos al CAP en el pasado. Además, el CAP recibió dinero de multimillonarios como George Soros y Bill Gates, así como de los Emiratos Árabes Unidos y la Fundación Ford.

Esta lista de capitalistas y corporaciones que financian el hogar político de Tanden da por tierra con cualquier intento suyo de pasar como algo más que una complice de sistema. Solo un ejemplo. Tanden ayudó a pasar la reforma de salud conocida como Obamacare y luego se dio la vuelta y aceptó donaciones de AHIP, que gastó 100 millones de dólares para tratar de detenerla.

La OMB es responsable de crear e implementar el presupuesto del presidente y supervisa todas las agencias federales para asegurar que sus políticas estén en línea con la agenda política de la administración. Como jefe de la OMB, Tanden seguirá siendo una enemiga de la clase trabajadora. De hecho, como jefa del CAP apoyó los recortes a los programas como la Seguridad Social y Medicare, por lo que parece probable que esos programas puedan ser atacados por una OMB dirigida por Tanden.

La nominación causó revuelo especialmente entre los Sanderistas. Tanden es enemiga jurada del ala progresista del partido y usó al CAP y su sitio web asociado ThinkProgress para atacar a Sanders durante las primarias. Esto se intensificó hasta el punto de que Sanders publicó una declaración denunciando a Tanden por "difamar a su personal y sus partidarios y menospreciar las ideas progresistas". Se ha hecho oír mucho en Twitter y en las apariciones en los medios de comunicación para denunciar a la izquierda, aunque recientemente ha borrado muchos de sus viejos tweets anti-Sanders, aparentemente en nombre de la unidad del partido.

El sitio New Republic, escribiendo sobre los correos electrónicos filtrados de Tanden que salieron en los hackeos de la campaña de Clinton en 2016, la describió como:
"una operadora que, a pesar de su profesada deferencia a las "ideas serias", ha desdibujado activamente las líneas entre la administración del estado y la política, todo para avanzar en un único objetivo: que Hillary Clinton sea elegida como presidente... En la búsqueda de ese objetivo, ha priorizado sistemáticamente la política sobre laadministración, y ha congelado a los disidentes que de otra manera podrían tener ideas de valor para contribuir a la agenda demócrata".

Los correos electrónicos filtrados, como señala el sitio New Republic, revelan a Tanden como una versión casi caricaturesca de un animal político del establishment. Ve cada tema como un mecanismo para ganar o consolidar poder e influencia. Aparte de defender al establishment a toda costa, parece dispuesta a tomar cualquier posición que la beneficie. Sus palabras encajan exactamente con el tipo de persona que sería la "arquitecta del Obamacare" y que al mismo tiempo aceptaría dinero de sus más feroces oponentes. No es de extrañar entonces que ahora se convierta en un miembro de la administración Biden, otro político de la clase dirigente cuyo único objetivo es proteger el status quo.

Lo que la nominación de Tanden muestra más que nada es que Biden es un enemigo de la clase obrera y la izquierda. Esto no es una noticia pero debe ser resaltado porque no debemos olvidar tan rápidamente que una gran parte de la Izquierda apoyó a Biden como el mal menor. En muchos sentidos, Biden debe su victoria a la popularidad del ala progresista del Partido Demócrata que fue capaz de mantener la unidad de su campaña. Nadie fue más influyente en este proceso que los objetivos favoritos de Tanden, Bernie Sanders y el ala insurgente encabezada por Ocasio-Cortez. Pero, ahora que Biden ganó, no sólo no ofrece nada a cambio a los progresistas, sino que también nombra a personas en puestos clave que son activamente antagonistas sus ideas.

Además, mientras que la izquierda reformista como el DSA (Democratic Socialists of America) y la Revista Jacobina pueden estar en pie de guerra con respecto a Tanden ahora, no olvidemos que hace unas semanas se mantuvieron muy callados en la cuestión de las elecciones y pidieron apoyo para los demócratas en las carreras locales. El concepto de "empujar a Biden a la izquierda", fue usado por ciertos miembros del DSA como si esa estrategia no hubiera fallado con en varias oportunidades. Varios importantes líderes socialistas y académicos militaron activamente el voto por Biden y ahora protestan porque va a dirigir un gobierno de austeridad. Pero, cuando lleguen las próximas elecciones, todas estas agudas denuncias se silenciaran y, una vez más, la Izquierda reformista nos dirá que nos tapemos la nariz y votemos por cualquier demócrata. "Voten ahora, protesten después" será, una vez más, el lema. Pero no podemos caer en eso otra vez.

Joe Biden nominó a Neera Tanden para dirigir la OMB porque eso es lo que hacen los demócratas. Se posicionan como el mal menor durante las elecciones y luego, tan pronto como terminan, atacan a la clase obrera y a los oprimidos. Es lo que Obama hizo, es lo que Clinton hizo, y es lo que Biden está haciendo. Y será lo que el próximo demócrata haga también.

Por esta misma noción, también debemos tener en cuenta que el problema con la nominación de Tanden no es personal. No hay una persona adecuada para dirigir la OGP porque su propósito es diseñar e implementar el presupuesto de un estado capitalista que, por su propia naturaleza, atacará a la clase obrera.

Como jefe de la OMB, Tanden será sin duda una figura pro-capitalista, pero incluso si Bernie Sanders o cualquier otro miembro del ala progresista del Partido Demócrata fuera nombrado para ese cargo, seguirían sirviendo a los intereses del capital, sólo que de una manera diferente. Proteger el capitalismo es fundamental para la naturaleza de esa posición y la naturaleza del gobierno de Biden. Los presupuestos de Biden nunca desafiarán al capitalismo porque Biden fue elegido para restaurar la estabilidad del capitalismo estadounidense. Consiguió más donantes multimillonarios para su campaña que Trump, tuvo mayor apoyo de sectores del gran capital, y dijo a sus donantes corporativos que "nada cambiaría fundamentalmente". Ahora, como Presidente electo, está mostrando que eso es así. No podemos engañarnos pensando que una administración de Biden podría producir un presupuesto a favor de la clase trabajadora.

La estrategia de empujar al Partido Demócrata a la izquierda ha fracasado completamente y el establishment sigue teniendo el control. Tanden puede ser una de las primeras enemigas de la izquierda en ser anunciado pero ciertamente no será la última. Biden está llenando su administración con derechistas que bloquearán cualquier reforma progresiva e implementarán una austeridad brutal sin pestañear. Esto es lo que los demócratas hacen y no podemos seguir teniendo ninguna ilusión al respecto.






Temas relacionados

Democratic Socialists of America (DSA)   /   Joe Biden   /   Partido Demócrata   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO