×
×
Red Internacional

Libros. Bajo un cielo oscuro cargado de nieve: una antología de literatura proletaria japonesa

La antología editada por También el caracol reúne por primera vez textos de escritores y escritoras pertenecientes al movimiento proletario japonés de principios del siglo XX.

Facundo Tisera@facu.tisera.11

Martes 14 de junio | Edición del día

Los orígenes del socialismo en Japón se remontan a fines del siglo XIX, donde a partir de la creciente industrialización del país oriental comenzaron a surgir diversos movimientos que buscaban mayor igualdad, derechos y fundamentalmente representación de las clases trabajadoras de su época. No fue, sin embargo, hasta luego de la primera guerra mundial y con el antecedente próximo de la revolución del 17 que los distintos partidos socialistas tomaron mayor presencia, en representación de los y las trabajadoras y, sobre todo, en pie de lucha frente a la persecución y represión estatal. Como no podía ser de otra manera, el movimiento cultural surgido de ese proceso dio una serie de artistas que reflejaron, a veces en forma más directa que otras, el espíritu y mensaje de la lucha proletaria.

Bajo un cielo oscuro cargado de nieve, antología de literatura proletaria japonesa editada por También el caracol, toma su nombre de “15 de marzo de 1928”, un texto de Takiji Kobayashi presente en el volumen que remite a los hechos de ese día, en el cual el gobierno del primer ministro Tanaka arrestó y torturó a referentes y militantes del Partido Comunista de Japón. El libro se compone de cinco cuentos y una nouvelle, reuniendo a escritores y escritoras que dejaron su marca por el modo en que se ocuparon de transmitir mediante la literatura las ideas e inquietudes de la clase trabajadora.

Ante todo, hay que decir que, si bien los textos buscan reflejar un clima de época que proyectaba la construcción de una sociedad más justa que contemplase a los obreros como sujetos de derecho y no mero engranaje de la maquinaria, también están enmarcados dentro de una corriente literaria. Son cuentos que fueron pensados para intervenir la realidad, y como tales, denuncian al tiempo que construyen trama y belleza. Aunque por momentos mantienen un lenguaje explícito y el mensaje político queda expuesto, también es cierto que en ningún momento renuncian a las concepciones del cuento clásico como la tensión, el ocultamiento y el cierre que propone un sentido.

En general podemos distinguir tres lineamientos en cuanto a las tramas que se tocan: la militancia sindical, el paso del tiempo y, sobre todo, el deterioro de los cuerpos bajo la explotación capitalista. Partiendo de esos tres temas es que los relatos van creciendo como un espiral que toca uno, dos o incluso los tres al mismo tiempo.

Los cuentos reunidos en el volumen nos muestran en forma descarnada cómo la clase trabajadora es víctima de la opresión y represión del sistema. Si bien esto suena a lugar común, lo jugoso es encontrar cómo, sea desde la metáfora o desde la imagen explícita, encontramos a los personajes en situaciones que generan odio, angustia y empatía. En ese sentido, y teniendo en cuenta que los cuentos fueron escritos entre 1925 y 1946, es interesante notar que los textos funcionan con atemporalidad y sin geografía. El tiempo es siempre presente y la geografía es la clase proletaria.

"—Pero no hay que confundir pasión con fuegos artificiales. Una vaca avanza impasible, sin detenerse, sin importar qué pase. ¿No es esa la pasión que necesitamos en un movimiento como el nuestro que requiere de un esfuerzo tenaz durante tanto tiempo?

—Sí, pero la pasión se expresa de distintas maneras dependiendo de la persona. Nuestro movimiento no es algo que se pueda hacer con un par de buenos amigos. Por eso es necesario incentivar un movimiento mayor, atar todo eso con fuerza para generar un sentimiento más grande que integre todas las diferencias tanto como sea posible. "

Fragmento de 15 de marzo de 1928,
Takiji Kobayashi

La traducción de los originales al español estuvo a cargo de Masako Kano y Mariana Alonso. Hay un detalle importante y tiene que ver con la censura. Por decisión de los traductores se conservan en el texto palabras y frases entre paréntesis que se corresponden con caracteres eliminados de los originales por los censores de su época y que pudieron reconstruirse a posteriori. En algunos casos la censura se trata de párrafos enteros y la presente edición nos da la posibilidad de ver más de cerca el trabajo realizado por los represores de ese momento. Palabras como “revolución”, “sindicato”, “tortura” y nombres como “Lenin” y “Marx” fueron las principales censuras que se repiten en varios textos. El lenguaje es directo, y en ese sentido no debemos perder de vista que la traducción de un idioma como el japonés al castellano representa siempre un desafío de forma, en la medida en que la distancia gramatical entre ambos es amplia. Por otro lado, muchos de los cuentos fueron pensados para ser leídos en lugares con amplia concentración de trabajadores, con lo cual debían leerse rápido y dejar un impresión sólida y coherente. Eran pensados para trascender la lectura individual y fomentar la lectura en grupo. En ese sentido, respetar la transparencia poética al traducir es una decisión editorial.

Bajo un cielo oscuro cargado de nieve es una antología más que interesante para descubrir plumas que, como tantas otras, fueron determinantes para construir una conciencia de clase y un espíritu de lucha. Tremendo hallazgo y tremendo trabajo de También el caracol.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias