×
×
Red Internacional

PTS. Asamblea abierta en el Centro Cultural Socialista Fuegos de Oktubre de Lugano

Se llevó a cabo el sábado 13, en el marco de la organización para el Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias. Concurrieron docentes, jubilados, juventud precarizada, estudiantes de la UTN y desocupados. Debatieron sobre la irracionalidad del sistema capitalista, los fines últimos del socialismo y cómo construir una fuerza desde abajo para hacerle frente a la crisis que los atraviesa.

Domingo 14 de agosto | Edición del día

El sábado 13 de agosto, en la casa socialista del barrio de Lugano, Centro Cultural Socialista Fuegos de Oktubre, se reunieron en asamblea, en el marco de la organización del Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias, para intercambiar sobre distintos temas: ¿Qué se entiende por socialismo desde abajo? ¿Existen posibilidades de salir de esta crisis política, económica y social dentro del sistema capitalista?

Participaron de dicha reunión, trabajadores docentes, jubilados, juventud precarizada, estudiantes de la UTN y adultos desocupados, quienes debatieron sobre la irracionalidad del sistema capitalista, cuáles son los fines últimos del socialismo y cómo construir una fuerza desde abajo para hacerle frente a la crisis que los atraviesa.

Comenzaron a acercarse al local, alrededor de las 16 horas, la tarde soleada se prestaba para que la charla se realizara al aire libre y así fue. Las y los compañeros, sacaron la mesa y las sillas a la vereda y entre todas y todos compartieron mates, facturas y un intercambio muy enriquecedor para organizarse contra las penurias que sufren los distintos sectores de trabajadores.

“¿Qué se entiende por socialismo desde abajo y cuáles serían los fines últimos?”, con esta pregunta, abrió la charla Ivi y agregó: “Después vamos a intercambiar sobre la situación política Nacional, ¿les parece?”. De esta manera comenzaron los intercambios.

La primera en tomar la palabra, fue Nancy, dijo que, “el socialismo es llevar a cabo una producción en base a las necesidades sociales y no en base a obtener ganancias que van dirigidas a unas pocas manos, por ejemplo, a las manos de los empresarios. Es necesario que los trabajadores nos apropiemos de los medios de producción para que la redistribución se realice teniendo en cuenta las necesidades básicas”.

Y continuó: “Acuerdo con la propuesta de la izquierda con respecto a la reducción de la jornada laboral a 6 horas/5 días y repartir las horas de trabajo entre todas las manos disponibles. Con un sistema socialista, básicamente, se produciría en base a la necesidad de las y los trabajadores, quiénes son los productores, pero no pueden comprar lo que ellos mismos producen”.

Maxi agregó estar de acuerdo con la reducción de la jornada laboral, pero hizo hincapié en que, “hay que afectar las ganancias capitalistas. En otros países, esta medida se lleva a cabo, pero no afectan las ganancias de los empresarios, esa no sería la propuesta de la izquierda”.

Gonza, estudiante de ingeniería en la UTN, expresó que, “la base del sistema capitalista es la acumulación de ganancias, de esta manera, ellos se organizan todos los días, nosotros tenemos que hacer lo mismo, desde abajo, entre todas y todos los trabajadores. Dentro de un sistema socialista, se planificaría desde una gestión obrera en beneficio de las y los trabajadores, incluso, para el medioambiente”.

Liliana, docente jubilada, dijo que, “todo aumenta y la jubilación no alcanza, nunca pensé que me iba a pasar esto. Ahora, tengo problemas con la obra social, necesitamos hacernos estudios y no los realizan porque la obra social no paga, entonces ¿a dónde fueron a parar nuestros aportes de toda una vida? Quieren que paguemos un coseguro, no lo voy hacer, aporté toda mi vida”.

Retomando el tema expuesto por Liliana, Carla agregó: “A los jubilados docentes y no docentes, a las y los trabajadores en general, nos dan un aumento miserable. Peleamos por una salud pública y de calidad, pero dentro de este sistema capitalista, eso no funciona así. Tenemos que pensar los trabajadores sobre cómo organizarnos, eso es socialismo desde abajo”.

Ailén tomó como pequeños/grandes ejemplos de socialismo a las fábricas recuperadas y puestas a funcionar por las y los trabajadores, como Madygraf (ex Donnelley) y Zanon, “debemos pensar cómo organizarnos y tomar de ejemplos a las fábricas recuperadas, la única opción, no es resignarnos” y realizó una invitación abierta al festival que se va a realizar el 10 de septiembre en Madygraf para escuchar la voz de las y los trabajadores de la misma y su historia sobre la lucha que dieron y están dando por la expropiación definitiva.

Tomó la palabra Juan y expuso: “La crisis, dio lugar a un avance del sector de la derecha que tergiversan qué es el socialismo, comunismo, stalinismo, etc. Incluso, llegaron a decir que Cristina Fernández representa a la izquierda socialista, o sea, gobiernos que dan migajas, es sinónimo de socialismo. Tenemos que romper con esos sentidos comunes. Imagínense, qué distinto sería todo, si la economía se planificara de una manera ordenada. Entiendo al socialismo construido desde abajo, como una contra idea de lo que nos quieren hacer creer desde la derecha, incluso el peronismo”.

Irina, trabajadora de limpieza de casas particulares, contaba que trabaja dos horas y “tengo de viaje, dos horas de ida y dos de vuelta, es mucho tiempo para ganar solo $2000. Además, tomo en total, 4 colectivos, con el aumento en el transporte público, se me complica y si estás en negro ¿a quién le pedís paritarias?”

Continuó Claudio, tratando de unificar las intervenciones: “A todos nos preocupan temas similares, la salud, la educación, el trabajo, la vivienda, etc. Pero esos temas nunca son la prioridad de los gobiernos, para ellos primero está el FMI, los especuladores del campo, la ganancia de las patronales. La pandemia demostró que los esenciales somos los trabajadores. Es por eso que somos nosotros los que tenemos que gobernar, o sea, pelear por un gobierno de las y los trabajadores”.

Cerró la ronda Selma, resaltando el término revolucionario, “somos un partido revolucionario, la auto organización no se lleva adelante pidiendo permiso, como lo hace el gobierno Nacional, así nos va. Una salida revolucionaria, se da ocupando las calles con la movilización de las y los trabajadores, paralizando la producción, porque tenemos la fuerza para hacerlo”.

Ya estaba anocheciendo y todavía quedaba mucho por decir. Se llegaron a algunas conclusiones y propuestas para llevarlas a la práctica: invitar a una actividad en el local para organizarse hacia el Encuentro Plurinacional de Mujeres y Desidencias, el día sábado 3 de septiembre y hacer una visita a la fábrica Madygraf, el 10 de septiembre.

El PTS, en el Frente de Izquierda Unidad, hace mucho que viene construyendo una gran fuerza política en todo el país, abriendo nuevas casas socialistas en todas las provincias y en los distintos barrios de la Ciudad de Buenos Aires. Llamando a asambleas de trabajadores ocupados, desocupados y precarizados para organizarse en unidad y discutir política. Esto es solo el comienzo de la construcción de un socialismo desde abajo.

El sábado 6 de agosto se inauguró la primera Casa Cultural y Socialista en la Villa 31, todas y todos festejaron con alegría la apertura del local, junto a las mujeres de la toma Fuerza de Mujeres y referentes del partido, contaron con la presencia de Myriam Bregman y Alejandrina Barry.

Te puede interesar: Casa Cultural y Socialista en Villa 31: "Se cumplió mi sueño de una casa del PTS en el barrio"

Entre este fin de semana largo y el siguiente, continuarán las asambleas de los distintos locales ubicados en Flores, Barracas y Monserrat.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias