Cultura

El Círculo Rojo

Amy Winehouse: 10 años sin la voz que renovó al soul con la potencia del pop

En el aniversario de su fallecimiento, en El Círculo Rojo (programa radial de La Izquierda Diario) homenajeamos a la cantante que se transformó en una de las artistas más influyentes del siglo XXI.

Viernes 23 de julio | 12:59

Se están cumpliendo 10 años desde aquel 23 de julio de 2011 en que falleció, lidiando con fuertes problemas de adicción y también con las presiones de la industria. Tenía apenas 27 años y uno de sus grandes clásicos fue justamente “Rehab” (rehabilitación), tema en el que se hace cargo de su padecimiento, de sus dificultades. Una artista muy visceral, muy honesta. Seguramente ahí estuvo una de las claves de su trascendencia, además de su voz.

Escuchá la columna de Augusto Dorado en El Círculo Rojo (programa radial de La Izquierda Diario, los jueves de 22 a 24 hs por Radio Con Vos, FM 89.9).

Amy Winehouse aprendió a cantar escuchando a Frank Sinatra y obtuvo por eso algo de la potencia y la cadencia de lo que se conoce como crooner (esos cantantes imponentes acompañados por una orquesta) pero abordando estilos como el soul y el rythm & blues. Llamaba la atención con su voz desde chica, rápidamente llegó a oídos de productores discográficos y sacó un primer disco titulado Frank justamente por Frank Sinatra.

Fue una artista tan influyente en este siglo XXI que parece una paradoja que haya sacado solamente dos discos, el segundo que tuvo impacto mundial, el famoso Back to Black, que se puede traducir como “De regreso a lo negro”, la metáfora ideal para expresar de qué iba su música: recrear la música negra, revitalizarla. Amy se volcó particularmente al soul y pareciera raro que una música netamente norteamericana, expresión artística del movimiento por los derechos civiles de los afroamericanos, prendiera tanto en el Reino Unido; pero la realidad es que hubo en los 60 una movida muy importante que fue la de los mod (“los modernistas”), que se diferenciaban de la moda de los hippies y de los rockers, eran mayoritariamente de clase obrera, compartían gustos musicales como el soul y el ska con inmigrantes afrocaribeños (además de seguir a bandas como The Who). En los 70 también hubo otra movida ya más orientada a edición de discos y fiestas de baile que se conoció como el Northern Soul. La aparición de Amy Winehouse revitalizó esa cultura, reflotó una escena que había tenido mucha importancia en la Inglaterra de décadas pasadas.

En sus últimos años, Amy tuvo una inclinación artística hacia la música jamaiquina, hizo incursiones en esos sonidos versionando clásicos de los británicos The Specials, los jamaiquinos Toots & the Maytals y hasta se le animó a un clásico de Sam Cooke para recrearlo con cadencia ska, “Cupid”. Esos temas quedaron plasmados en el volumen 2 de la versión “deluxe” de Back to Black y también en un EP titulado The Ska EP.

Imponente también por su presencia en el escenario y por su look (inspirado en parte en leyendas del soul original como Ronnie Spector de las The Ronettes), Amy Winehouse le abrió las puertas a otras mujeres artistas que encontraron en ella inspiración para dedicarse a la música, como Adele o Florence Welch de Florence and The Machine.

Una década después, sus clásicos siguen presentes en el acerbo indeleble de la música universal y son reconocidos a primera escucha cuando suenan en una radio o en una playlist. Inolvidable.






Temas relacionados

Amy Winehouse   /   Rock   /   Reino Unido   /   Música   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO