×
×
Red Internacional

La marca alemana busca cajeras en sus locales de La Plata y otras ciudades. Ofrece un sueldo equivalente al valor de su modelo Ultraboost. Con el Mundial se multiplica la venta de camisetas y ropa deportiva. Adidas viste a la selección argentina. Ganancias millonarias, trabajadores y trabajadoras pobres.

Miércoles 19 de octubre de 2022 | Edición del día

Una joven recibe al cliente en la línea de cajas del Adidas Store. Pasa una zapatilla por el lector y la computadora le devuelve el precio. 60 mil pesos. “¿Contado o tarjeta?” pregunta, como le enseñaron en el curso. Vuelve a mirar la pantalla y no puede evitar pensar que con ese par le pagan el sueldo de todo el mes. “¿Quién sigue?”.

La comparación del sueldo ofrecido en su local platense y su modelo Ultraboost DNA X la difundió una usuaria de twitter, La Chaverita.

Todo surgió en medio de una campaña de marketing de Adidas, que busca reclutar empleados ante el aumento de sus ventas mundialistas. En los últimos días distintos diarios nacionales vienen difundiendo una de esas tradicionales “publinotas”, titulada “Adidas ofrece nuevos empleos con sueldos de hasta 250 mil pesos”. Cuando uno mira la letra chica, resulta que hay solo hay un cargo que se acercaría a ese ingreso, el Manager Controller. O sea el jefe. Pero lo que en realidad busca son cajeros y vendedores con sueldos de entre 60 y 68 mil pesos.

Algo así como la mitad del valor de la canasta familiar…o un par de zapatillas. Una obscenidad. Pero en realidad se trata de una costumbre en marcas de consumo masivo, además ligadas a deportes populares en nuestro país.

Hace algunos meses contábamos la rebelión de las obreras y obreros textiles de RA Intertrading. En la protesta frente al Ministerio de Trabajo una de ellas decía “estoy cansada del maltrato. 25 mil pesos me están pagando. Tengo una nena con discapacidad y tengo que remarla todos los días. Nos suspendieron el día de la mujer”. Detrás de ella había pancartas. “El amor por la camiseta vale. AFA - RA, queremos salario justo”.

Te puede interesar: El amor por la camiseta vale”: las obreras textiles que visten a la selección por un salario mínimo

Mientras el país empieza a latir el mundial de Qatar, millones se ilusionan con Messi, hasta hacen el esfuerzo por comprar la camiseta original, Adidas avanza hacia las semifinales del campeonato de la precarización y los salarios miserables. ¿Se quedará con la copa?

Pero ese brutal contraste entre lo que gana la cajera y la zapatilla que vende, no termina ahí. Hace pocas semanas el Grupo Dass, que fabrica las marcas Adidas, Nike y Umbro en Argentina, despidió a 100 trabajadores en la planta de Misiones, “porque no podía pagar sus salarios”. Una mentira. En realidad estaba presionando para que le permitan importar al dólar subsidiado algunos insumos. Cuando consiguió los beneficios oficiales, decidió reincorporarlos. Un chantaje sin límites. Sin embargo, tiempo antes dejó en la calle a casi 400 obreros en su planta de Chivilcoy.

Los salarios de quienes fabrican miles de pares por día son tan miserables como los de quienes las venden. Un operario de producción gana 255 pesos la hora, no llega a 300 con el adicional por merienda. Tiene un premio de 3900 pesos si logra “asistencia perfecta”. Por mes puede redondear los 60 mil pesos. Otra vez, lo mismo que una Ultraboost DNA X.

Dass es una multinacional brasileña, con socios argentinos y dos plantas en el país. En El Dorado (Misiones) produce calzado deportivo para las marcas Nike, Fila, Umbro y Asics. En la de Coronel Suárez produce para Adidas y Fila. En 2022 la planta de Misiones está produciendo de 14 mil pares por día y la planta bonaerense proyecta de 3,2 millones de pares en 2022. Más de 7 millones por año de sus distintos modelos. Hagan cálculos.

Te puede interesar: Informe especial. Precarización extrema: el drama que afecta a casi la mitad de la clase trabajadora ocupada

La industria del calzado y la indumentaria es una de las que tiene mayores niveles de explotación y precarización laboral. Con un sistema de tercerización y deslocalización en todo el mundo, las ganancias se las llevan las marcas y distribuidoras (60%) y el resto las plantas de producción (como acá Dass o RA Intertrading). Para tener una idea, en su último balance Adidas tuvo ganancias globales por 2.116 millones de euros (316.000 millones de pesos), multiplicando casi por cinco los beneficios del año anterior.

Si uno se detienen un minuto en esos números, las superganancias tienen una explicación. Mientras los “costos” (insumos, producción, marketing) aumentaron entre el 2 y el 13%, las ganancias se dispararon. La razón es simple: las zapatillas que valen lo mismo que el salario mensual de quienes hacen funcionar su negocio.

Esas son las marcas que van a invadirnos de propagandas y mensajes “motivacionales” en estos meses mundialistas. "Solo hazlo", "Somos un mismo equipo"... Pero las que transpiran la camiseta siguen perdiendo por goleada.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias