×
×
Red Internacional

Cine.A 50 años de La naranja mecánica, su protagonista dice estar “harto” de la película

Malcolm McDowell se refirió al film de Stanley Kubrick que marcó su carrera y su vida en el marco de la presentación de un documental que relata las polémicas y controversias que rodearon el estreno en 1971.

Miércoles 27 de octubre | Edición del día
Malcolm McDowell como Alex DeLarge

El actor lleva 50 de sus 78 años marcado por haber protagonizado La naranja mecánica, la mítica obra de Stanley Kubrick que le dio fama y luego sentimientos ambivalentes: por un lado, lo hace sentir “extremadamente orgulloso”, y por otro, estar “harto” y sin ganas de volver a verla, según una entrevista que brindó a la agencia EFE.

La historia, basada en la novela homónima de Anthony Burgess, cuenta la historia de Alex DeLarge, un adolescente cuyas pasiones son la música clásica, en particular Beethoven y su Novena Sinfonía, el sexo, las drogas sintéticas y, por supuesto, el liderazgo de la ultraviolencia que lleva a cabo junto a sus amigos. La vida de Álex transcurre plácidamente de esta forma hasta que es traicionado por uno de sus amigos, cae preso y una vez allí se presta a una suerte de rehabilitación experimental conocida como el “método Ludovico”.

Malcolm McDowell en la presentación del documental / Francisco Javier de Las Heras
Malcolm McDowell en la presentación del documental / Francisco Javier de Las Heras

Ahora, McDowell se sintió atraído hacia la visión histórica y contextualizada que ofrece el documental La naranja prohibida, del director Pedro González Bermúdez, donde con su voz en off va contando cómo fue el estreno de La naranja mecánica, hace 50 años atrás. En la entrevista, el actor menciona por ejemplo cómo fue la preparación del polémico personaje ante la falta total de directivas por parte de Kubrick: “Un gran amigo director me dijo que había una escena en la película If..., cuando abro la puerta y sé que unos hombres me van a pegar una paliza, en la que les miro y sonrío. Y me dijo: “Así es como actúas”. Fue una dirección brillante, porque es solo una manera de mirar”.

Cuando la hice era joven y por supuesto me sentía indestructible, sin miedo. Simplemente haces las cosas, no piensas sobre ello. Y luego la gente dice: “¡Dios mío, esto es brillante!”, pero es que no hay otra opción, no es que hayas hecho algo increíble, es que eres joven y seguro de ti mismo. Creo que ahora la audiencia responde más al contenido político de la película, el Gobierno como gran hermano, controlando a sus ciudadanos, con esas terapias terribles. La han experimentado en algunas cárceles americanas en los 50, aunque creo que no tuvo mucho éxito, de otro modo la seguirían usando”, refirió el actor.

Te puede interesar: De débochcas y drugos: el homenaje de Los Violadores a La naranja mecánica

Por último, cuando le consultaron por su visión actual de la película, Malcolm McDowell opina que envejeció bien porque era bastante futurista para entonces, aunque hace años que no la ve y que tampoco pretende hacerlo porque “estoy harto de ella. Llevo con ella 50 años, le he hecho mi homenaje, he dado las gracias, es suficiente ya. Hay que seguir. Por un lado, estoy extremadamente orgulloso. Sé que cuando llegue el momento de hacer mi obituario todo tendrá que ver con esa maldita película. Pero fue emocionante hacerla, trabajar con Kubrick”.

Durante su estreno, La naranja mecánica se convirtió en la película más polémica de la historia del cine, siendo la obra más arriesgada y reivindicativa de Stanley Kubrick. El nivel excesivo de contenido violento para la época, que incluían torturas y violaciones, junto con la crítica social la convirtieron en uno de los sucesos más destacados. Fue nominada a cuatro premios Oscar y censurada en varios países. La película nunca llegó a emitirse en los cines argentinos en ese momento por la dictadura militar, pero fue estrenada poco después de la apertura democrática en la década del ‘80.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias