Internacional

BRASIL - RIO DE JANEIRO

Tropas del ejército y la marina brasilera se sumarán al control de las calles

La operación busca liberar a la Policía Militar para reprimir a trabajadores en las manifestaciones contra la privatización de la empresa pública de agua, CEDAE, de Rio de Janeiro.

Jueves 16 de febrero de 2017

Los 9 mil hombres enviados por Temer a pedido del gobernador del estado Pezão ya se preparan para sustituir a la policía en la represión a las favelas y en la vigilancia de la zona costera de Rio. El personal del ejército actuará en la Transolímpica (Zona Oeste), en la Avenida Brasil, en Deodoro, Niterói y São Gonçalo. Los infantes de la Marina actuarán en las zonas costeras, cubriendo el área de la región que abarca desde Leblon a Marinha da Glória.

Según la constitucional y altamente cuestionada “Garantía de la Ley y del Orden” (GLO) la operación busca liberar a las policías militares de su función represiva cotidiana para que puedan garantizar la represión en las manifestaciones contra la privatización de la CEDAE que será puesta a votación a inicios de la próxima semana. Temer, Pezão e Picciani (presidente de la Asamblea Legislativa del estado) quieren garantizar el mayor contingente posible de policías para asegurar y aprobar la privatización de la empresa incluso bajo las bombas y las balas de goma policial.

La GLO ya fue usada en 67 oportunidades para garantizar “la Ley y el Orden” a lo largo de los últimos 10 años, convocada por gobiernos locales para enfrentar protestas, como ocurrió frente al Congreso de la FIFA en 2014, las licitaciones del Petróleo del Campo de Libra en 2013, para impedir la libertad de manifestación y, como ocurre ahora, contra los trabajadores, siendo Rio uno de los estados que más ha convocado al ejército a las calles. La misma GLO que garantizó también la presencia del ejército en la invasión de las favelas para implementar las Unidades de Policía Pacificadora (UPP, con las que se militarizaron las favelas) entre 2010 y 2012 en la Operación Arcanjo. El ejército ya fue usado 67 veces bajo el alcance de la GLO en la última década en 17 estados, y participando de la vigilancia en la reciente crisis carcelaria.

El ejército y la Marina tendrán poder de policía y podrán inspeccionar y patrullar el transporte público. Inicialmente la operación duraría hasta el día 22, pero el pedido oficial de Pezão solicitaba que se mantuviera hasta el carnaval. El número de tropas a disposición del gobierno de Río corresponde al 20% de los efectivos de la Policía Militar del Estado, de 45.900 hombres.

La GLO es una medida reaccionaria, que no busca garantizar la seguridad de la población en absoluto sino que es un ataque a los sectores populares, como quedó a en claro con las ocupaciones de las favelas y ahora como garantía para la represión a los trabajadores que protesten contra la privatización de la CEDAE y todas las medidas de ajuste del gobernador del estado y de Temer.

El gobierno quiere hacer pagar la crisis a los trabajadores y el pueblo pobre, para ello militariza toda la ciudad. La militarización de Río de Janeiro, así como la represión de los trabajadores y los jóvenes que se movilizan deben ser denunciados y repudiados. ¡Fuera las tropas de Río, no a la militarización de la ciudad!






Temas relacionados

Michel Temer   /   PMDB   /   Río de Janeiro   /   Brasil   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO