Sociedad

Huelga de Hambre

Tras licencia maternal despiden a trabajadora en ALUR

Un trabajador de ALUR se encuentra realizando una huelga de hambre frente a la Torre Ejecutiva en reclamo del ilegal despido de su compañera que fue cesada en su trabajo al reintegrarse de la licencia maternal.

Domingo 11 de marzo | 10:35

Pablo Ferreira comenzó el 1 de marzo una huelga en Montevideo, frente a la Torre Ejecutiva, en reclamo del despido de su esposa, que fue cesada en su trabajo al reintegrarse luego de la licencia maternal.

La discriminatoria decisión tomada por ALUR se basa en una ley de mediados del siglo XX que habilita los despidos de este tipo, aunque con una indemnización especial para la trabajadora, equivalente a seis meses de sueldo más la indemnización legal correspondiente.

Distintas organizaciones sociales han expresado su solidaridad, en el entendido que el despido de una trabajadora en período de lactancia es violatorio de leyes y normas internacionales suscritas por el gobierno uruguayo.

Llama la atención además la insensibilidad de las autoridades, que ni siquiera se han acercado al esposo en huelga de hambre a interiorizarse de la situación ni ofrecer alternativas o soluciones.

Alur adujo que la trabajadora se desempeñaba en un cargo de confianza, algo que fue desmentido por los involucrados y por legisladores y autoridades.

El año pasado, el propio PIT-CNT había señalado la gravedad del hecho en tanto la funcionaria fue desvinculada de la empresa subsidiaria de Ancap "en el período de amparo dispuesto por la normativa nacional e internacional previsto para proteger la estabilidad postparto de las trabajadoras".

La situación muestra el grado de discriminación que ejerce el propio Estado, en tanto no solo no ha tomado cartas en el asunto sino que mantiene leyes que habilitan a que se generen sucesos como estos.

Más allá de las declaraciones de autoridades y legisladores acerca de la igualdad de derechos y la supuesta prioridad que es para el sistema político terminar con las desigualdades de género, los hechos concretos muestran como persisten prácticas naturalizadas que vulneran los derechos de las mujeres.

Desde La Izquierda Diario nos solidarizamos con la justa lucha que llevan adelante estos trabajadores.






Temas relacionados

Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO