Política

ROSARIO

Seis años sin Franco Casco: su familia continúa exigiendo justicia

Ramon Casco junto a organizaciones sociales y de derecho humanos organizó una olla popular para visibilizar el pedido de justicia haciendo un aporte solidario.

Jazmín Levi

Periodista. Miembro del CeProDH

Martes 6 de octubre | 20:14

Seis años transcurrieron desde el día que se dio a conocer la desaparición de un joven que había venido desde Florencio Varela a visitar a su familia en Rosario. La búsqueda de sus padres y hermanos, junto a organizaciones de derechos humanos comenzó rápidamente y 24 días después encontraron su cuerpo en el río Paraná. Se trataba de un caso de desaparición forzada seguida de muerte en manos de la policía. Un pibe en el rio, en la provincia que lidera el ranking de gatillo fácil. Su familia empezó un camino de investigación y pedido de justicia que continúa hasta el día de hoy, rodeado de impunidad, pero también de lucha.

Este medio día, Ramón Casco, padre del joven, se puso al hombro una olla popular en el barrio en él que vive (Zona Cero) para recordar con una actividad solidaria, que siguen en pie de lucha y exigiendo justicia. “La causa viene muy lenta, más aún con el problema de la pandemia quedó todo frenado. Estamos a la espera del juicio que supuestamente iba a ser este año, pero ahora nos dijeron que es casi imposible que sea este año, seguimos buscando justicia”, contó Ramon. La olla popular se puso en pie con la colecta que organizó el padre de Franco y el aporte de organizaciones sociales que acompañan la causa desde hace años. Una herramienta para visibilizar el pedido de justicia mientras hacen un aporte para enfrentar el hambre que atraviesan las barriadas populares de la ciudad.

Franco Casco tenía 21 años, cuando fue detenido de forma arbitraria y no lo vieron más con vida. Fue caso testigo en la ciudad donde se expresaron los peores artilugios de los tres poderes del Estado encubriendo a los responsables de su asesinato. Pero también fue un antes y un después en la lucha por los derechos humanos, donde se empezaron a organizar otras familias de víctimas del gatillo fácil y la violencia institucional y juntos empezaron un camino para fortalecer el reclamo de justicia y denunciar hechos brutales que suceden de forma cotidiana. Seis años después, sin bajar los brazos siguen enfrentando la impunidad y acompañando otras causas de pibes que son asesinados por la policía.

En medio de una crisis sanitaria y económica, donde los gobiernos la única respuesta que dan es mayor represión, presupuesto para fuerzas policiales y ninguna respuesta al colapso sanitaria, al 18% de desocupación que azota a la ciudad y los mas de 500 mil pobres que se suman en un cuadro de hambre y falta de vivienda, levantar la voz de quienes pelean contra el gatillo fácil resulta fundamental. El próximo jueves, una vez más, estarán movilizandose, en tribunales, familiares de las victimas junto a organizaciones sociales y políticas que integran el espacio Memoria, Verdad y Justicia en todo el pías. En Rosario, la concentración será en la puerta de los Tribunales Provinciales.






Temas relacionados

Libertades Democráticas   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO