Géneros y Sexualidades

JUJUY

Reemplazantes de la salud: comodines y descartables, sin ningún derecho

Ante la cuarentena la mayoría quedó sin hacer reemplazos en el sistema público de salud de Jujuy y sin poder acceder ni siquiera al IFE de 10 mil. Son precarizadas a las que las hacen sentir descartables, y cuando pasan los 40, les dicen que no tienen chances para trabajar porque están viejas.

Natalia Morales

Diputada del PTS-FIT en Jujuy | @NatuchaMorales

Lunes 25 de mayo | 19:31

Uno de los sectores más precarizados del sistema de la salud en la provincia es el de los reemplazos. Quienes trabajan allí lo hacen durante años, cubriendo puestos de trabajo de forma temporaria ante las licencias tomadas por otras y otros.

Pueden cubrir un cargo por quince días, por un mes, y después estar a la espera de un nuevo llamado, cuya rapidez dependerá de las decisiones arbitrarias de las jefaturas, donde se premia el acatamiento sin cuestionamiento ante las pésimas condiciones de trabajo, con más chances de trabajar si se tiene aval político o si sos familiar. Las trabajadoras ni siquiera firman contrato, y el Estado le paga por cheque o por depósito. A pesar de las denuncias, la demora del pago del trabajo realizado ronda los dos meses o más.

La Emergencia Sanitaria no significó más para ellas, ya que los reemplazos se suspendieron o fueron arbitrarios, y a pesar de que se inscribieron en el hospital de campaña, tampoco las convocaron. Por si fuera poco quedaron excluídas de recibir la IFE de 10 mil.

Personalmente no puedo vivir de ser reemplazante ya que no es un trabajo constante. La remuneración es mínima e impuntual y no siempre son meses completos. Al realizar un reemplazo nuestra vida depende de la jefa de enfermería ya que manejan a su merced nuestros turnos. Cuando no trabajo en el hospital cuido niños, vendo productos cosméticos, cuido ancianos y realizó curaciones e inyectables a domicilio. (Sofía, trabajadora reemplazante de APS desde 2016, 30 años madre de un niño).

En Jujuy, según ATE, son más 2 mil trabajadoras/es que se encuentran en esta situación, siendo enfermeras, auxiliares, técnicas, agentes sanitarias, a la espera de un reemplazo lo que muestra la demanda de puestos de trabajo en el sector de salud. A pesar que muchas trabajan hace más de 10 años, ninguna puede vivir con el mismo. Por eso realizan otras changas y trabajos relacionados a las tareas del cuidado de manera precarizada. El Estado entonces, se sirve de este ejército de reserva mayoritariamente femenino para quitarse responsabilidades y garantizar mínimos derechos.

Trabajo desde el 93 como contratada luego me dieron de baja y comencé como reemplazante en los distintos hospitales. Me presenté casi en todo los cargos concursados, así me saque hasta un 10 pero no puedo acceder a un cargo hasta la fecha. De los reemplazos no se vive, solo son temporales por licencias del personal de planta, seleccionan a quién van a dar más y menos días. (Rosa, 52 años, reemplazante auxiliar)

"Están en juego los avales así son las directivas para el reemplazante si quieres la tomas o la dejas. Sino hago reemplazos, tengo que hacer changas por la situación que se está atravesando cada dia se me hace más difícil solventar mis gastos personales sin ningún ingreso económico, tampoco puedo acceder a ningún beneficio nacional, provincial o municipal".

#Ruidazo en defensa de la salud pública. Mayo 2020.
#Ruidazo en defensa de la salud pública. Mayo 2020.

Ellas también son esenciales

El sistema de salud no podría funcionar sin las mismas. Y además el mismo sistema podría funcionar mucho mejor, si ellas fuesen parte de la planta permanente del Estado, teniendo en cuenta que no sobran enfermeras, auxiliares y técnicas, sino que faltan. Según lo que recomienda la OMS, en Jujuy tendría que haber más de 6800 personal de enfermería, aunque actualmente trabajan en planta menos de la mitad. Además si se garantizaría la insalubridad en el sector como estipula la ley y la jornada laboral de 6 horas, permitiría generar más puestos de trabajo y cubrir los vacantes producto de jubilaciones y fallecimientos.

A las reemplazantes nos llaman comodines,porque cubrimos cualquier sector a cualquier hora y día sin depender a quien estemos reemplazando. No tenemos feriados,nuestros descansos no se respetan, nos recargan y se olvidan de pedirnos vianda. Comemos comida que le preparan a los pacientes algunas veces o nada. Hay maltrato y amenazas al rechazar un reemplazo nos castigan y no nos llaman más. No hay que alzar la voz porque sino nos consideran problemáticos. Nos aclaran que tenemos que estar disponibles a que ellos nos llamen en cualquier momento y tenemos que ir, full time. Por supuesto que tampoco podemos enfermarnos, no hay parte médico para un reemplazante. (Lili, reemplazante)

Marcha de enfermería. Septiembre 2018.
Marcha de enfermería. Septiembre 2018.

Por los derechos de las precarizadas de la salud

Luego del importante #Ruidazo en defensa del sistema público, el ministro de salud Gustavo Bouhid, tuvo que salir a anunciar, un pedido de larga data en el área, que son los llamados a concursos, aunque no se sabe la modalidad del mismo, ni en qué plazos, incluso ni para quienes. Es necesario que las demandas de las precarizadas y precarizados sean tomadas en cuenta para exigir la incorporación de todas/os a la planta permanente, con plenos derechos y salarios que partan de la canasta familiar.

Si no tenes aval político es dificil que te llamen a trabajar, si bien no hay restricciones de edad nos dicen que a las más grandes ya no estamos en condiciones de trabajar. Los concursos de cargos no son nada serios, somos utilizadas las reemplazantes por los coordinadores del personal y los funcionarios del área salud, acomodan en primer lugar a sus familiares en los cargos vacantes no se toma en cuenta la antigüedad de servicio prestado ni la capacitación. (Bárbara, 50 años)

La resolución de concursos es publicada por antecedentes y oposición con participación de sindicatos y coordinadores del hospital que concursa, este es solo un lema político que jamas se cumple, es una falacia.

Las direcciones sindicales de la salud como ATE, APUAP, ATSA, UPCN, tienen que tomar en sus manos el planteo de las reemplazantes, garantizando incluso el derecho a estar sindicalizadas, como también la urgencia de impulsar asambleas virtuales o presenciales tomando los recaudos sanitarios para definir medidas de lucha. El derecho de una IFE de 30 mil para todas las reemplazantes que no tienen salarios, el pago en tiempo y forma de salarios adeudados, el reconocimiento de derechos, como también concursos por oposición y antecedentes con veeduría gremial o comisión independiente del sindicato que pueda garantizar el desarrollo de los mismos, para cubrir los cargos en la planta del Estado como también para fortalecer el sistema, dando prioridad a quienes trabajan de contratadas o reemplazantes en el sistema sanitario. Son algunas de las medidas a tomar en defensa del sector.






Temas relacionados

Precarizados   /   Salud   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO