“Para nosotras, en carnaval nos apoderamos de nuestro cuerpo, y ese cuerpo no va a ser objeto de consumo de nadie”

Los días 15, 16 y 17 de marzo se realizó en Montevideo el Primer Encuentro Internacional de Murgas de Mujeres y Mujeres Murguistas. Hubo talleres con varias temáticas y un espectáculo en el Teatro de Verano. Antes, habían marchado juntas el pasado #8M bajo la consigna “sin nosotras no hay carnaval”.

Jueves 21 de marzo | 23:26

Entrevistamos a Lucía Souza, una de las organizadoras del Encuentro, a quien agradecemos por su tiempo.

FP: ¿Qué características tuvo el encuentro?

LS: “Este es el segundo encuentro que gestionamos desde este espacio de Murgas de Mujeres y Mujeres Murguistas. El primero tuvo lugar en febrero de 2018, pero fue un encuentro a nivel nacional y que tuvo una presencia de unas 500 personas. Y este segundo encuentro que fue internacional se vivió con mucha alegría, con muchas ganas de aprender, de conocer. Pudimos llegar a compañeras de otros lugares, con todo el esfuerzo que eso implica. Fue muy emocionante ver compañeras que dejaron todo. También ver las murgas cantar arriba del Teatro de Verano con lo simbólico que es para quienes hacemos murga “estilo uruguayo” como le llaman las compañeras del exterior. Un espacio muy simbólico para la fiesta del carnaval que hasta el día de hoy decide dejarnos afuera. Fue un encuentro súper especial. Hubo un montón de momentos en los que las palabras no salían”.

FP: ¿Cómo fue la organización?

LS: “La previa del encuentro se dio durante muchos meses porque llevó muchísimo trabajo. A partir del lunes de la semana propia del encuentro entramos en asamblea permanente porque nos reunimos cada día. Ya a esa altura con el trabajo organizado trabajamos en comisiones; había una comisión para cada área específica de todo lo que fue el encuentro, muchas decisiones que tomar. Una organización que tuvo sus frutos en un encuentro de carácter internacional y que hoy seguimos viendo las repercusiones en compañeras que vinieron desde el exterior y es muy emocionante ver cómo lo vivió cada una”.

FP: ¿Cómo vivieron el Encuentro?

LS: “Fue muy emocionante. La primera charla tuvo como eje cuál fue el rol de las mujeres dentro del arte y específicamente en la murga y en el carnaval. Estuvo muy enriquecedor porque hubo perspectivas históricas de investigaciones, también desde la experiencia, desde lo vivencial. Personalmente me quedo pensando en la incidencia de la opresión patriarcal y social que tuvo en nosotras, las mujeres, al punto de apartarnos de estas fiestas populares tan masivas y tan grandes, y por eso es que hoy nosotras estamos saliendo a pelear para poder ser parte en este espacio, que también es nuestro. Una de las expositoras hablaba del carnaval surgiendo como una fiesta de origen pagano en donde poder manifestar el cuerpo libre, en la que poder expresar deseos y poder contactarse con otros cuerpos. Y es algo que hoy nos sigue pasando: esa represión que las mujeres tenemos en los cuerpos por el hecho de ser mujeres. Y ni que hablar de las problemáticas sociales que a las mujeres nos oprimen, nuestro cuerpo como objeto de consumo. Para nosotras, en carnaval nos apoderamos de nuestro cuerpo, y ese cuerpo no va a ser objeto de consumo de nadie. Ese cuerpo va a ser mi propio objeto de deseo y mi propia herramienta para expresarme. Es muy difícil llegar a una conclusión acabada, pero me quedo pensando el carnaval como liberación del cuerpo y de un cuerpo que fue históricamente oprimido”.

FP: ¿Cuáles fueron los principales talleres?

LS: “Durante el encuentro se desarrollaron varios talleres, todos muy concurridos, con un montón de compañeras que se arrimaron a formarse desde un lugar de la curiosidad, y también las talleristas que vinieron de muchos lugares, no solo de Uruguay, con tantas ganas de compartir sus conocimientos y de encontrarse con otras compañeras que les interesaba lo mismo. Me llamó mucho la atención por ejemplo el taller de batería de murga que en un momento eran más de 30 personas, 30 mujeres tocando la batería. Y por lo general una tiende a pensar, o por lo menos desde mi experiencia, que a la hora de salir a buscar baterista mujer siempre fue más complicado, y ahora no entiendo cómo puede ser que haya sido complicado siendo que yo vi más de 30 pibas tocando la bata con tanta alegría. Podría ir por cada uno de los talleres haciendo un análisis parecido. Hay tantas mujeres con tantas ganas de aprender acerca de todo lo que la murga tiene, dentro de cada disciplina. Esto también se pudo visualizar al ver cuántas murgas de mujeres se subieron a cantar al Teatro de Verano. En esos días nucleamos unas 12 o 13 murgas de mujeres. Eso implica una visibilización bastante importante. No es que seamos poquitas, somos muchas”.

Te puede interesar: Lo que nos deja el Carnaval






Temas relacionados

Uruguay   /   Murga   /   Carnaval   /   Feminismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO