Política Venezuela

ENCUENTROS EN BARBADOS

Nada bueno para el pueblo: hermetismo en las negociaciones del Gobierno de Maduro y la oposición

Elliot Abrams advirtió “que nadie sepa lo que está sucediendo” y en Venezuela todos decidieron por el hermetismo, pero tanto gobierno como oposición declararon que “se han logrado avances”. Así, a puertas cerradas y con todos los secretismos, los pactos de los de arriba se aceleran mientras los de abajo siguen en las calamidades.

Sábado 13 de julio | 11:23

En el marco de la tercera ronda de negociaciones que lleva adelante el gobierno de Maduro y la oposición de derecha en Barbados, se acordó este jueves la instalación de una mesa para llegar a “una solución a la crisis”, de acuerdo a lo informado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega.

Los propios representantes tanto del gobierno de Maduro como de la oposición informaron que “se han logrado avances” en las negociaciones y sostuvieron que se llevarán a cabo más conversaciones la próxima semana. Sin embargo, ninguna de las partes dio el más mínimo detalle sobre lo que se discutió durante estos tres días en Barbados.

Recordemos que estas conversaciones tuvieron su inicio en Oslo a mediados de mayo, y luego diversos países con intereses en la situación política de Venezuela realizaron una reunión buscando apuntalar las negociaciones. "Las conversaciones en Estocolmo son para respaldar el diálogo de Noruega" y “romper el hielo”, afirmaron en su momento abiertamente diplomáticos de Suecia. Se trataba de allanar el camino a una solución negociada.

Te puede interesar De Oslo a Estocolmo: caminos hacia una negociación entre el gobierno de Maduro y la oposición

De acuerdo al comunicado del Gobierno de Oslo, se ha creado una mesa que trabajará de forma "continua y rápida" con el fin de llegar a un acuerdo, y además está previsto que las partes efectúen consultas para avanzar en la negociación que llevan a cabo. Se espera que las conversaciones se reinicien nuevamente el domingo para proseguir las negociaciones. De acuerdo con fuentes de la agencias de noticias AFP, “en común se decidió dejar el espinoso tema de la elección hasta el final de las conversaciones”.

Con respecto a la primera parte de los encuentros en Barbados, el propio Maduro declaró que “existe, está activa” y “funcionando”. Según Maduro se abordó en parte la agenda de seis puntos “consensuados” que incluye temas políticos, sociales y económicos, sin dar otros detalles. Por su parte, Stalin González, quien es parte de la delegación de la oposición, en un mensaje que difundió en su cuenta de Twitter declaró que ellos “harán consultas para avanzar y poner fin al sufrimiento de los venezolanos”, pero tampoco ofreció detalles.

Y como estas conversaciones son apoyadas por Estados Unidos, que siempre está presente de alguna manera, le tocó a Elliot Abrams, enviado especial de ese país para Venezuela, declarar sobre las mismas, pero para exigir hermetismo. Así afirmó este viernes sobre las negociaciones que “Con respecto a las negociaciones, solo quisiera decir que espero que nadie sepa lo que verdaderamente pasó porque la única manera que las negociaciones den fruto, es si están cubiertas por la confidencialidad”. Para agregar que “Estados Unidos quiere una restauración pacífica de la democracia en Venezuela, o sea que sobra decir que queremos que las negociaciones prosperen”.

Te puede interesar ¿Giro de EE.UU. sobre Venezuela? De intento de golpe a la “transición pacífica”

¿Qué tanto se pacta para que todos pidan hermetismo? Lo que una cosa es seguro, y es que de allí nada bueno saldrá para el pueblo trabajador. Incluso si llegan a realizar declaraciones a futuro sobre lo negociado, nunca saldrán en realidad a la luz pública los verdaderos acuerdos que quedarán como “secretos de Estado”. De esto se trata la “transición pacífica”, como tantas otras se han realizado, donde lo secreto es para ocultarle al pueblo los acuerdos de los de arriba.

Aunque aún es temprano para ver la dinámica de estas negociaciones. Venezuela continúa sumergida en la catástrofe económica y social, y la incidencia de las sanciones económicas se hace sentir. Maduro busca salidas políticas a sabiendas que el panorama sólo avizora desplomes. Por su parte, la oposición está sumergida en su laberinto de intentos fracasados, dividida y sin políticas claras, mientras Estados Unidos cambia la línea política. De esta manera se agarra nuevamente de algún tipo de negociación.

Maduro también se mueve en la necesidad de ganar tiempo, alargando cualquier negociación, pero busca un pacto que le permita una sobrevida. De allí que busca arrancar acuerdos previos que le permitan seguir aplicando sus planes de ajuste –tal como lo ha venido haciendo– con “auxilio” económico externo. Por su parte la oposición, que dice contar con su plan económico bien al estilo del FMI –como ha sostenido reiteradamente Ricardo Haussmann– busca una “transición” más rápida de llegada al gobierno. De allí los movimientos subterráneos de todo tipo entre los distintos sectores.

Te puede interesar ¿Qué hay detrás de los nuevos pactos y negociaciones entre Maduro y la oposición?

Ellos afirman que hacen todo esto “a favor del pueblo”. ¡Mentiras! Usan la grave situación que sufre el pueblo en medio de esta catástrofe como monedas para objetivos de pactos y negociaciones por arriba. Pues los de arriba discuten “salidas” en función de sus intereses mientras los de abajo padecen las calamidades de una agobiante catástrofe, y donde sus más elementales derechos son violados.

Por eso sostenemos que ambos sí tienen algo en común, y es que la crisis siga siendo descargada sobre el pueblo. Maduro lo demostrando cuando optó pagar una fraudulenta deuda externa cumpliendo con los acreedores internacionales en lugar de atender las necesidades del pueblo, ajustando al pueblo hasta llegar a imponer, vía el látigo de la hiperinflación, salarios de cinco dólares mensuales y liquidar conquistas históricas de la clase trabajadora, que prácticamente han implicado décadas de retroceso.

Por su parte la oposición, con toda una arremetida de planes golpistas, pidiendo el aumento de las sanciones económicas, la confiscación de activos del Estado por otros países, pagan deuda externa con cuentas líquidas empeñando estos activos sin aún ser gobierno, acciones que sólo hacen aumentar los padecimientos del pueblo. Sobre esa base y camino allanado, unos y otros preparan sus planes para la “salir” de la catástrofe que reordene los negocios capitalistas y nuevas formas de dominio político.

Por eso los trabajadores y el pueblo no deben sembrar ninguna esperanza en estas “transiciones” y pactos por arriba, que cuentan con el aval del imperialismo. Si Maduro nos ha hundido en la catástrofe la derecha ha mostrado con creces su demagogia con sus llamados a la injerencia imperialista y más planes de ataques al pueblo. La única salida viable, donde no seamos los mismos de siempre los que sigamos pagando esta catástrofe solo puede venir de parte del pueblo trabajador y pobre con una política independiente.

Como escribimos en un reciente artículo, “Hoy diversos sectores comienzan a salir a la lucha, tal como se expresa actualmente en varias empresas del país, tanto públicas como privadas. Aunque son luchas por el momento que no se generalizan aún en todo el país, pero pueden retomar la situación que se abrió en el segundo semestre del año pasado, donde la importante pelea de las enfermeras a nivel nacional incentivó a otros sectores y las tendencias a la unidad se hicieron sentir. Es a esta perspectiva a la que hay que apostar, levantando banderas propias y un programa de salida a la crisis que sólo puede ser impuesto con la movilización de la clase trabajadora y el conjunto de los explotados del país”.






Temas relacionados

Oslo   /   Juan Guaidó   /   Estocolmo   /   Política Venezuela   /   Noruega   /   Suecia   /   Nicolás Maduro   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO