Feminismos

Los dichos de Mujica y los objetivos de lucha del feminismo

El senador tildó de inútil al feminismo y lo responsabilizó por el surgimiento de figuras como Manini. Aquí reflexionamos sobre las tareas que tiene planteada el movimiento de mujeres en Uruguay.

Lunes 23 de diciembre de 2019 | 21:46

En los días pasados se conocieron algunos los dichos de José “Pepe” Mujica en el marco de una entrevista que le realizó el Semanario Voces.

A continuación, sus dichos.

Voces: El feminismo te está invadiendo. A vos que no te gustaba mucho, te pasaron por arriba.
Mujica: Y bastante inútil.
Voces: ¿Sí?
Mujica: Es bastante inútil el feminismo, porque creo que el machismo es un hecho y que la agenda de derechos de la equiparación es inobjetable. Pero la estridencia también termina jodiendo a la causa de la mujer, porque crea una antípoda quejosa. Excita lo reaccionario de la propia sociedad, que está ahí. Ahí te salen los Manini y los otros. Veo que por el lado de la universidad vienen equiparados.
Voces ¿Vienen equiparados?
Mujica: Pero claro, si las mujeres son menos pelotudas que los hombres y terminan las carreras, y cada vez hay más profesionales mujeres. Ese es el mundo que viene y
no lo para ni Peteco. Es notorio. Hay carreras como en el Poder Judicial donde vamos a tener que pedir la cuota masculina.
Voces: Todas mujeres, las juezas, las fiscales...
Mujica: Y cada vez más. Vamos a tener que rescatar la visión masculina. Creo que el proceso se va dando. Ahora bien, hay algunas cosas que envenenan. Sin embargo, nadie llevó más mujeres que nosotros.

¿Es el movimiento de mujeres inútil? ¿El feminismo es el responsable del surgimiento de personajes como Manini Ríos? ¿Es realmente la agenda de derechos una estupidez?

No subestimen al movimiento de mujeres

Louise Michel fue una mujer muy aguerrida; era militante política de izquierda en los tiempos de Napoleón III, y fue precursora de la lucha del feminismo, jugando un rol importante en el proceso llamado La Comuna de París en 1871, donde el gobierno de los trabajadores otorgó derechos a las mujeres que hasta el momento eran impensados. Ella dijo “Cuidado con las mujeres cuando se sienten asqueadas de todo lo que las rodea y se sublevan contra el viejo mundo. Ese día nacerá el nuevo mundo.”

Siguiendo esta tónica, desde la Agrupación de Mujeres Pan y Rosas Uruguay repudiamos los dichos de Mujica desde nuestra perspectiva feminista socialista, anticapitalista y antipatriarcal.

El movimiento de mujeres en todas sus facetas es histórico, no es una moda. Basta con repasar la historia del feminismo para observar su larga trayectoria y reconocer que los derechos que gozamos en la actualidad son el resultado de muchas luchas. Por lo tanto, es inconcebible que se tilde de "inútil" a una lucha con tanta historia y que incluso ha costado la vida de tantas mujeres alrededor del mundo.

Hay que aclarar que en el feminismo se encuentran diversas corrientes, desde nuestra posición como feministas socialistas mantenemos nuestras críticas hacia algunas corrientes que se identifican con la derecha o que no cuestionan ciertas estructuras sociales, y se limitan a buscar ciertas reformas o espacios de equidad dentro del régimen.

Mujica señala como un gran logro que en su sector político participen varias mujeres, pero hay que recalcar que la presencia de más mujeres en altos cargos políticos no significa que un gobierno tenga una postura “feminista”, como tampoco que más juezas y fiscales mujeres signifique que la Justicia tenga una perspectiva de género. Vale la pena recordar que durante estos años de gestión del Frente Amplio se mantiene la desigualdad de los salarios entre hombres y mujeres, además que persisten los problemas de desempleo para las mujeres y las disidencias sexuales.

Desde nuestra posición consideramos que la liberación de la mujer va unida a la lucha de clases. Para Pan y Rosas la cuestión de la opresión de las mujeres se inscribe en la historia de la lucha de clases. Nuestra lucha es junto a los explotados y explotadas, los oprimidos y oprimidas de este sistema capitalista y de esta sociedad patriarcal, donde mujeres y disidencias se llevan la peor parte. Nos diferenciamos de otros feminismos que sólo buscan mayores espacios de poder y reconocimientos pero que no pelean por una verdadera liberación de los sectores más explotados de la sociedad.

Mujica subestima al feminismo en general porque considera que no contribuye a la lucha de clases, idea que refleja cierto desconocimiento o quizás no quiere reconocer que sí existe un feminismo con una visión de clase, el feminismo socialista.

En el contexto en que nos encontramos no se puede desconocer o calificar despectivamente el protagonismo de las mujeres. Estas últimas semanas vimos como trabajadoras, campesinas e indígenas se organizaron y se colocaron al frente de diferentes luchas en Chile, Bolivia y Ecuador.

Decir que "el machismo es un hecho " y no cuestionarlo, es peligroso, porque en nuestro país hay mujeres en riesgo por la violencia machista y el número de femicidios van en aumento.

Agenda de derechos

En Uruguay, la agenda de derechos que hoy tenemos y que es tan "destacada" en la región, pero que Mujica considera una mera "expresión de la estupidez humana", se ha logrado gracias a la organización y las peleas dadas por el movimiento de mujeres y el de la diversidad sexual a lo largo de la historia de nuestro país. Todavía en muchos países de la región se está dando una dura pelea para lograr conquistas similares. La agenda de derechos no se reduce sólo a la “libertad de hacer lo que uno quiera”, como dio a entender el Pepe en otros términos desde una óptica muy superficial. La agenda de derechos es mucho más que una expresión, y representa logros históricos de la sociedad uruguaya.

Es verdad que la agenda de derechos no resuelve íntegra y efectivamente las necesidades materiales de las disidencias sexuales. Por ejemplo, la Ley Trans no resuelve la situación de marginación y discriminación laboral que sufren las personas trans (de hecho, no garantiza el trabajo genuino sino que otorga un subsidio mínimo a unas pocas mujeres trans que vivieron la dictadura), pero sirve para reconocer este problema y para que el Estado asuma su responsabilidad en el mismo.

Pero la agenda de derechos es una conquista mínima dentro de este sistema capitalista, y como toda conquista es necesario defender. Quien no lo haga o quien la banalice, objetivamente se está poniendo del lado del discurso reaccionario de la derecha que busca imponer los modelos conservadores de familia, de sexualidad y los estereotipos de género.

El feminismo no es el responsable de Manini

Mujica señaló que la "estridencia" del feminismo termina perjudicando a la causa de la mujer porque crea una antípoda quejosa, que excita lo reaccionario de la propia sociedad y que genera los Manini y otros personajes similares.

En el Uruguay los sectores antiderechos siempre existieron, no debemos olvidar la historia del país y cómo siguen actuando estos sectores hasta el día de hoy. El feminismo no es responsable del crecimiento de Manini en la política uruguaya. Lo que generó el surgimiento de este personaje fue la impunidad durante décadas en materia de Derechos Humanos, las negociaciones pisoteando la memoria, y haber dejado que la derecha se rearme y gane terreno capitalizando el descontento y desilusión de la gente por la gestión del Frente Amplio. No olvidemos que Manini Ríos asumió como comandante en jefe del Ejército durante la presidencia de Mujica.

Es el mismo Estado el que les otorga espacios de poder, encubre y protege. Por ejemplo, recientemente se dio a conocer una investigación donde denuncian por prostitución, embarazo y abuso infantil a tropas uruguayas en Haití. El informe fue publicado por el medio The Conversation y replicado por el Washington Post, donde se denuncia que cascos azules de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas (Minustah) en Haití embarazaron a mujeres y niñas en Haití y luego fueron repatriados por sus países cuando se sabía que iban a ser padres.

No hay justificación

No es la primera vez que Mujica se expresa de forma "polémica" sobre algunas cuestiones, y en especial acerca del feminismo. Sin embargo, muchas personas suelen justificarlo por su edad, su forma de hablar, o por qué lo consideran un ícono de la política latinoamericana, incluso han intentado justificarlo apelando a una mala interpretación de sus comentarios.

Sus dichos son muy claros, en varias oportunidades ha expresado ideas similares y en Uruguay se conoce cuál es su postura en estos temas. Por lo tanto, no sorprenden sus dichos, que resultan repudiables y chocantes.Incluso muchos sectores del Frente Amplio han rechazado en las últimas horas sus declaraciones.

Si bien es real que una parte del feminismo no cuestiona la desigualdad social, que es estructural de este sistema capitalista, y no ve la relación de la explotación de clase con la opresión de género, existen otros feminismos de los que Mujica no da cuenta, o no quiere reconocer. Desde las mujeres socialistas que integramos Pan y Rosas bregamos por un feminismo que ligue las categorías de capitalismo y patriarcado, y que se proponga acabar con ambos.

Desde nuestras fuerzas, combatimos a aquellos feminismos que igualan a las mujeres solo por su condición de género y no tienen en cuenta las diferencias de clase, o que se contentan solo con pequeñas conquistas dentro de este sistema mientras que las mujeres pobres siguen discriminadas, precarizadas y violentadas.

Solo queda recordar las palabras de la socialista Louise Kneelan: “quien es socialista y no es feminista, carece de amplitud; pero quien es feminista y no es socialista, carece de estrategia”.






Temas relacionados

feminismo liberal   /   Feminismo y lucha del movimiento de mujeres   /   José Mujica   /   Feminismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO