Géneros y Sexualidades

REPARACIÓN TRANS // OPINIÓN

Ley de reparación trans

El pasado miércoles 17 de Mayo, se realizó la presentación en Torre Ejecutiva del anteproyecto de ley integral para personas trans.

Lunes 22 de mayo de 2017 | 23:58

La instancia contó con la presencia en el auditorio, de organizaciones del movimiento de la diversidad sexual en general, y en particular de colectivos y organizaciones de la comunidad transexual.

Es indudable el avance que representa esta ley para aquellas personas trans, que han sufrido una violencia estructural e institucional por parte del estado desde hace décadas, y que hoy se encuentran en la más profunda de las miserias sociales, excluidas totalmente de la posibilidad de acceder al estudio o a un trabajo digno; en este sentido resulta bastante progresivo el reconocimiento de la sistemática violación de derechos humanos y vulneración social ejercida por parte del estado sobre las personas trans.

Debemos dimensionar, más allá de nuestras críticas, que este proyecto de ley no ha caído del cielo ni brotado de la tierra espontáneamente sino que ha sido el fruto de años y décadas de lucha y movilización organizada del movimiento de la diversidad sexual y la comunidad trans; lucha que implicó el sacrificio personal, la persecución estatal, la discriminación laboral; violencia y discriminación estatal que va desde la atención sanitaria hasta el tratamiento por parte de las instituciones educativas, pasando por la persecución, detención y torturas por parte del aparato represivo.

La ley: alcances y limitaciones

Aunque creemos que es sumamente necesaria la concreción e implementación de una ley integral trans, que jerarquice y priorice la reparación económica a las personas trans mayores de cuarenta años como establece el anteproyecto; entendemos que resulta un tanto restrictiva en algunos de sus artículos por ejemplo cuando se específica sobre las prácticas discriminatorias (entiéndase educativa, laboral, cultural, etc) solo por parte del Estado; se omite en el proyecto redactado incluir también a la discriminación por parte del sector privado.

Estos rasgos hacen que la ley no sea universal; no es universal, no es para todas las trans mayores de cuarenta años; sino solo para aquellas que puedan comprobar haber sufrido daño y perjuicio económico, social y moral, consecuencia de la violencia institucional; de esta manera se excluye a todas las personas trans que hayan sido objeto de discriminación por parte del sector privado.

Además, a pesar de que en una primera redacción del anteproyecto que nos llego de fuentes confiables a la redacción de la izquierda diario, antes de la presentación del miércoles, se especificaba el monto de la pensión, que alcanzaba las 5 BPC (Bases de Prestaciones y Contribuciones); luego sufrió una modificación en el anteproyecto definitivo presentado el pasado 17 de mayo, reduciendo las BPC drásticamente a tan sólo 3.

El estado uruguayo, que exonera todos los años en miles de millones de dolares al capital imperialista, y condona deudas con el fisco de capitalistas locales; además de pagar intereses de deuda pública a los pulpos financieros internacionales; no tiene plata para resarcir como se debe las personas trans.

Por otra parte las personas trans no quieren repetir la historia nuevamente, y ser obligadas a vivir de las migajas del menguante asistencialismo estatal, sino que quieren trabajo genuino y de calidad, respeto laboral, social y moral, tanto en el sector público como en el privado.

Unidxs frente a la reacción

En un mundo convulsionado por una profunda crisis del capitalismo, que marca sus límites históricos, nuevamente emergen los peores monstruos de la sociedad burguesa en todo el globo, proyectos nacional-imperialistas a lo Trump, Brexit, o Le Pen; a la vez que una nueva oleada de moral conservadora, de la cual es expresión descarnada y aberrante la existencia de campos de concentración para homosexuales en Chechenia, donde se denuncian al menos cien detenidos y tres asesinados; (te puede interesar: Denuncian que hay campos de concentración para homosexuales en Chechenia).

En nuestro país, las cifras arrojadas por el primer censo trans del año pasado, realizado por el MIDES, resultan realmente contundentes (te puede interesar: Discriminación y exclusión-social de la población trans) , entre las 853 trans censadas, el 60 % no ha completado sus estudios en educación media-básica, y se estima que más del 95 % se encuentra en situación de pobreza y marginalidad.

Aunque somos críticos con los aspectos más restrictivos de esta ley, somos conscientes de la oposición conservadora que los partidos más reaccionarios del régimen tienen con respecto a los más tímidos avances en derechos democráticos que se puedan generar para las personas del sexo disidente en general, y para las personas trans en particular; aún recordamos el papel jugado por el Partido Nacional en el parlamento (te puede interesar: Diversidad sexual y partidos políticos), tanto en la discusión de la ley de matrimonio igualitario, como en la de cambio de nombre y sexo registral.

En ambas instancias el Partido Nacional se opuso a dichos proyectos, principalmente desde su ala derecha: el herrerismo, con la particularidad de la bancada evangélica de Gerardo Amarilla, opositor recalcitrante a la conquista de derechos democráticos por parte del movimiento de la diversidad sexual y confeso homolesbotransfóbico.

Ante semejante panorama, sólo movilizadxs y organizadxs con independencia política del Estado y los partidos del régimen, podremos arrancar una conquista democrática elemental para las personas trans que debieron soportar la represión estatal durante décadas; como testimonia el sentido discurso de Antonella Fialho, militante trans histórica, en su intervención en la presentación del anteproyecto, el pasado miércoles:

Este puño va a seguir levantado por los abusos que sufrimos, por las puñaladas que nos comimos en los calabozos. Por esto [la ley] hemos esperado años. Vamos a seguir soñando con que cada una tenga lo que le pertenece. Lo que el Estado nos tiene que dar es lo que nos robó. Nos tenían como animales. Somos trans, no delincuentes (La Diaria, edición del 18 de mayo de 2017)






Temas relacionados

Violencia sexual   /   Violencia machista   /   Diversidad   /   LGTBI   /   Libertades Democraticas   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO