Política

NACIONAL

G20: fuerte operativo represivo y una ciudad sitiada

Para recibir a mandatarios, que son repudiados en sus países, el Gobierno blindará la Ciudad con artillería pesada y un ejército de “ocupación”. El cinismo de Bullrich le permite llamar al premio nobel de la Paz a “dialogar”.

Rosa D'Alesio

@rosaquiara

Miércoles 21 de noviembre de 2018

La cumbre del G20 reúne a mandatarios de 19 jefes de estado del G20, más la Unión Europea y los países invitados. Para darle la bienvenida a estos lideres de potencias guerreristas, como Donald Trump, Emmanuel Macron, Angela Merkel, Theresa May, Giuseppe Conte; el gobierno de Macri blindará la Ciudad de Buenos Aires con artillería pesada y más de 20.000 uniformados equipados con sofisticadas armas.

Para blindar la ciudad el Gobierno hizo “algunos” gastos. Compró doce aeronaves Beechcraft TC6 Texan II a por USD 160 millones de dólares; cinco aviones de combate Super Etendard por 12,5 millones de euros; cuatro lanchas artilladas por U$S 49 millones; cinco tanquetas 4x4 blindadas; un sistema de defensa antiaéreos por 1,5 millones de dólares; además de otras armas letales y cursos para especializar a sus fuerzas represivas. También recibió la donación de armamentos que realizó China por 17,5 millones de dólares. A esto habrá que sumarle gastos reservados que fueron autorizados a realizar los ministros de las carteras de Seguridad y Defensa; más gastos en logística, $3.000 millones, que invertirá el Estado argentino al concluir la cumbre del G20.

El macrismo “invierte” estás sumas mientras acaba de aprobar, -con la complicidad sindical y del peronismo- el Presupuesto 2019, que implica un ajuste dramático para el pueblo trabajador.

Sin embargo el Gobierno no solo pretende blindar la ciudad con un ejército de “ocupación” equipado con armas de alto calibre. Busca crear terror para desalentar la movilizaciones en repudio a la cumbre del G20 que se realizará el 30 de noviembre, primer día que comienza la reunión en Costa Salguero. Las organizaciones sociales, partidos de izquierda y organismos de derechos humanos, convocan a movilizarse ese día para repudiar la llegada al país de mandatarios responsables de los planes económicos que lleva a la miseria a millones de personas en el mundo.

Para este propósito el Gobierno viene ensayando diferentes puestas de escena para crear el clima de terror. En primer lugar nuevamente busca un enemigo interno que legitime el despliegue represivo. Dos jóvenes de familias musulmanas fueron detenidos porque una denuncia “anónima” los sindicó como terroristas. Sus casas fueron allanadas y allí nada se encontró. Mientras que una histórica biblioteca anarquista también fue allanada. Allí tampoco se encontró nada que los incrimine.

Luego de estos “episodios” la ministra Bullrich alentó a que los porteños dejen la ciudad y este martes, durante una conferencia de prensa donde detalló cuál será el dispositivo de “seguridad” de la cumbre, relató que envió una carta a Pérez Esquivel, presidente del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj). Desde la cartera que conduce Patricia Bullrich, le solicitan que abra un canal de "diálogo institucional de carácter formal y efectivo" para tratar los temas de la seguridad de las manifestaciones que se preparan "de manera conjunta".

El cinismo de la ministra no podía ser mayor. El Gobierno se quiere mostrar dialoguista y preocupado por los manifestantes, cuando viene reprimiendo las protestas, incluyendo a diputados opositores que han intercedido para que no repriman a quienes se moviliza. Hay que volver a recordar que Cambiemos utiliza todos los medios que tiene a su alcance, legal e ilegal, para criminalizar la protesta social. El clima de terror, las causas armadas, las rupturas de vidrieras por parte de uniformados, son planificadas por el Gobierno.

Si el Ejecutivo adquirió "municiones gruesas" es para reprimir brutalmente las protestas contra el G20. Van a descargar todo su arsenal contra los que expresen el justo odio hacia las políticas de sumisión y entrega al imperialismo.

Ciudad sitiada

La ministra Bullrich confirmó que el operativo que blindará a los asistentes a la Cumbre contará con 22.000 efectivos, más 700 empleados del propio ministerio, que trabajarán en las sedes de la reunión. Ademas de este despliegue de ocupación los mandatarios llegarán con sus propios equipos de seguridad.

Donald Trump estará custodiado por hombres armados hasta los dientes; su equipo contará con portaaviones moviles, un buque portaviones, helicópteros de combate y dos limusinas blindadas darán seguridad al primer mandatario estadounidense.

Asimismo los mandatarios de Estados Unidos, Rusia y China llegarán cada uno con alrededor de 1.500 guardaespaldas.

Inteligencia

  •  El Gobierno coordinará las tareas de sus fuerzas represivas con agencias de inteligencia y funcionarios del servicio secreto presidencial de al menos siete países. Junto al Ministerio de Seguridad y la Dirección de Migraciones, estarán funcionarios de la seguridad internacional de Alemania, Estados Unidos, Gran Bretaña, Israel, Francia, Australia y China.

    La seguridad estará dividida en tres anillos

  •  Policía de Seguridad Aeroportuaria y grupos antidisturbios cubrirá el primer anillo que rodeará al Aeroparque Jorge Newbery. La Policía Federal se desplegará en Costa Salguero.
  •  Prefectura Naval custodiará el segundo anillo y se ubicará a lo largo de las avenidas Rafael Obligado y Ramón Castillo hasta las inmediaciones de la dársena E y cubrirá toda la zona fluvial y el sector portuario.

    -Gendarmería Nacional se encargarán de controlar nueve puestos de control que van en sentido paralelo al río, que llegará hasta la estación Retiro.

  •  La Policía de la Ciudad custodiará las zonas que estarán por fuera de los tres anillos, mientras que la Bonaerense será la responsable de vigilar el traslado del aeropuerto de Ezeiza y de reprimir la entrada a la Ciudad de manifestantes y agrupaciones sociales.

    Despliegue aéreo

  •  Blindarán un espacio aéreo de 460 kilómetros alrededor de Buenos Aires para que entre el 29 de noviembre y el 2 de diciembre ninguna aeronave que no esté autorizada pueda ingresar en esa zona de protección. De hacerlo, correrá el riesgo de ser derribada, autorizado por el reciente decreto firmado por el Ejecutivo.
  •  Tres radares móviles serán la base del control aeroespacial, seis aviones de combate operarán en la región metropolitana. Tres aviones-radar Awacs de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos colaborarán con el control aeroespacial.
  •  El anillo de zona aérea "blindada" estará situado hacia el norte desde Ezeiza pasando por Campana, Gualeguay, Gualeguaychú, Salto, Villaguay, Salto, Victoria, Rafaela, Santa Fe, Rosario, Paraná. En tanto hacia el oeste por: Río Cuarto, Venado Tuerto, Colón, Rojas, Lincoln, Bragado, Los Toldos, Pergamino, Salto, Junín, 25 de Mayo, 9 de Julio, Saladillo, Las Flores, Chacabuco, Carmen de Areco, Giles, Luján, Gral. Rodríguez, Mercedes. En el suroeste blindará hasta: Pringles, Suárez, Pigüé, Tres Arroyos, Olavarría, Azul, Tandil, Ayacucho, Balcarce, Necochea, Las Flores, San Miguel, Brandsen, Mar del Plata, Miramar, Dolores, Chascomús.

    Despliegue fluvial

  •  Veintitrés embarcaciones de la Prefectura y de la Armada controlarán la zona del Río de la Plata cercana a Costa Salguero; doscientos buzos tácticos del grupo Albatros de la Prefectura custodiarán la costa cercana a la cumbre.
  •  Durante la reunión de presidentes la Fuerza Aérea y de la Armada Uruguaya se sumarán al aparato de vigilancia. Además aviones y portaviones de Estados Unidos se instalarán en el vecino país.
  •  El Ejército y la Fuerza Aérea Argentina comenzaron a desplegar en las últimas horas diferentes fuerzas para el operativo de la cumbre del G20.
  •  Además el Gobierno dispuso que las estaciones de Retiro, Once y Constitución permanezcan cerradas; tampoco operarán el Puerto de Buenos Aires ni el Aeroparque; el aeropuerto de Ezeiza seguirá operando con un protocolo especial. Los subtes no brindará servicios ni viernes ni sábado. En el caso de los colectivos, no podrán acceder a las zonas blindadas.

    Bullrich dijo en la conferencia de prensa de este martes que su cartera tendrá un "cuidado especial" sobre la “expresión de miembros de la sociedad o de otros países del mundo que vengan a tener una posición contraria” a la cumbre.

    El mensaje es claro: reprimirán a quienes protesten contra los dueños del mundo que vienen a Buenos Aires a recordarnos que ellos mandan.






    Temas relacionados

    Donald Trump   /   Patricia Bullrich   /   Mauricio Macri   /   G20   /   Libertades Democráticas   /   Política

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO