UNIVERSIDAD

Declaración de Tesis XI frente a la elección del Rector de la Udelar

En el marco de la Rendición de Cuentas, las distintas corrientes de la FEUU se preparan para alinearse ante uno u otro candidato. ¿Cómo elegir al rector? Un balance de la gestión de Markarián.

Domingo 9 de septiembre | 20:14

Foto: Semanario Voces

Hoy nos encontramos con un gobierno que no quiere dar el 6 + 1 % para educación e investigación. Por tanto, no habrá más becas para estudiantes de bajos recursos, no se arreglarán los edificios deteriorados, no habrá nuevos llamados a concursos docente, ni se aumentará el sueldo a las y los funcionarios.

El FA mintió en su campaña: dijo que iba a otorgar el 6 %, pero prefiere seguir financiando a los grandes empresarios antes que otorgar más presupuesto para educación y salud.

Entre tanto, en breve se realizará la elección del Rector de la Universidad de la República. Y ya las distintas corrientes que integran la FEUU están viendo cómo se posicionan para apoyar a uno u otro candidato, y en ese marco ver qué beneficio reciben a cambio.

El Centro de Estudiantes de Ciencias Económicas (CECEA) propuso a Rodrigo Arim como futuro rector de la UdeLaR. Independientemente de que hoy no se sabe si la candidatura se mantendrá debido a las contradicciones con su título de doctorado, el apoyo a esta figura - afín al Ministro de Economía Danilo Astori - se extiende a la llamada Lista de los Centros (PCU, MPP, PS, FLS, etc.). Por su parte, la 1958 (Izquierda en Marcha) estaría dispuesta a darle nuevamente el apoyo al actual rector Markarián. Por su parte, el Frente de Participación Estudiantil (FPE) Susana Pintos, según informa en la declaración de su congreso, no se inclinaría por ninguna de las dos opciones. Y la 21 de Junio (Avanzar-UP) de Fac. de Humanidades aún no ha definido su voto. No sabemos si apoyarán nuevamente a Markarián, tal como lo hicieron en la elección que lo consagró rector.

Pero nadie explica por qué entrega su voto a tal o a cual. Nadie hace un balance claro de la gestión de Markarián y nadie atina a consultar a las y los estudiantes – a quienes dicen representar – para conocer al menos su opinión. Así como estas corrientes oficialistas y semi-oficialistas dejaron pasar la Segunda (contra) Reforma Universitaria de la mano de los organismos internacionales como el Banco Mundial, ahora apuestan por su continuidad.

Un balance de la gestión de Markarián

En sus 4 años como rector, Markarián se encargó de recortar becas económicas para estudiantes con el argumento de que prefería “calidad” ante cantidad. También quiso mantener cerrado “por tiempo indefinido” el Comedor 2 para las becas de alimentación, pero tuvo que retroceder debido a la lucha de las y los becarios que consiguieron su re-apertura.

Durante su gestión re-direccionó recursos para aquellas facultades “que dan más plata” en detrimento de otras, como las Humanidades.

No tuvo empacho en avalar las políticas de cupos en el ingreso a varias facultades – como ocurre en Psicología o Medicina - a la vez que sostener el régimen restrictivo de evaluaciones y las pocas posibilidades de continuar la correlación de la currícula.

Markarián permitió que hubieran facultades donde el turno nocturno no existe – que impide que las y los estudiantes que trabajan no puedan acceder a cursar. A eso se le suma la falta de horarios, la escasa o nula duplicación de cursos, los salarios bajos de las y los docentes de menor grado y del personal no docente – que ni siquiera es incluido en el co-gobierno universitario.

Y por supuesto, no olvidamos cuando en 2017 Markarián quiso privatizar el Hospital de Clínicas, situación que fue frenada por la lucha de sus trabajadoras y trabajadores y por el Movimiento Todos por el Clínicas.

Además, su propuesta educativa es claramente elitista y tecnocrática reforzando el criterio productivista que tenía la Segunda Reforma Universitaria.

El movimiento estudiantil debe conquistar su independencia política

El movimiento estudiantil debe mantenerse firme en sus reivindicaciones y no permitir que negocien con nuestras demandas. La FEUU y sus agrupaciones deben manifestarse públicamente sobre esta importante elección. Y como movimiento estudiantil debemos conquistar nuestra independencia política de los gobiernos de turno y de las camarillas docentes que siempre terminan cooptando a sectores del movimiento para su propio beneficio.

Ya en la elección anterior (2014) el FPE Susana Pintos, la 1958 y la 21 de Junio de Humanidades votaron por Markarián, mientras que la Lista de los Centros lo hizo por Álvaro Rico. Y estas votaciones fueron sin consultar al estudiantado, que sencillamente lo miró por TV.

Necesitamos que la FEUU abra el debate en todas las facultades y que se conozcan públicamente las distintas posturas.

Por elección directa del Rector – Por asambleas en cada Facultad para decidir

Desde Tesis XI pensamos que un cargo tan importante en la Universidad no debe ser elegido de forma indirecta, sino que todas y todos tenemos que poder expedirnos. Si el presidente de la República se vota por elección directa, ¿por qué no hacer lo mismo con el Rector de la Universidad, del que dependerán el estudiantado universitario, la plantilla docente, el funcionariado y el Hospital de Clínicas?

Una persona = Un voto es lo que proponemos para la elección del Rector, para que no decidan por nosotros y nosotras. Y que todos los cargos del co-gobierno tanto de la Universidad como de cada Facultad sean revocables, porque no podemos permitir ni inoperancia, ni negligencia, ni políticas contrarias a los intereses de la educación superior. Todo esto implicaría una reforma de nuestra Ley Orgánica, para democratizar el co-gobierno y todos los ámbitos académicos, junto a la pelea por una Universidad al servicio de las y los trabajadores y el pueblo pobre.

Las distintas corrientes que integran la dirección de la FEUU votarán sin consultar a nadie. Por eso decimos que hay que hacer asambleas masivas en cada facultad para definir nuestra postura como movimiento estudiantil. Asambleas verdaderamente democráticas donde podamos opinar y decidir a qué candidato apoyar si es que alguno nos representa y contempla nuestras demandas. Y debemos exigir que nuestros representantes estudiantiles respeten el mandato que emane de esas asambleas. Que nadie vote a criterio personal, que se respete el mandato de asamblea.

Por una universidad al servicio de las y los trabajadores y el pueblo pobre

Para terminar con la elitización de la Universidad, para luchar por un financiamiento acorde a sus necesidades y para mejorar la calidad académica, necesitamos construir un nuevo movimiento estudiantil combativo, democrático y solidario con las luchas obreras y populares. Un movimiento estudiantil que retome las banderas de nuestros mártires estudiantiles, que cuestione a la universidad desde su raíz entendiéndola como una institución inserta en una sociedad clasista profundamente desigual e injusta, y se proponga cambiarla revolucionariamente.

Queremos una universidad que esté al servicio de las necesidades de las y los trabajadores, cuyo conocimiento esté puesto en transformar esta sociedad para el bienestar común, enfrentando la resistencia que puedan oponer los intereses de los sectores más ricos y poderosos.






Temas relacionados

presupuesto universitario   /   Universidades públicas   /   Uruguay   /   Cogobierno   /   Docentes uruguayos   /   Educación pública en Uruguay

Comentarios

DEJAR COMENTARIO