Economía

DATOS OFICIALES

Crisis: se destruyeron 409.000 empleos en un año

Se trata de la caída de empleos de trabajadores registrados de mayo con respecto al mismo mes del 2019. Las mayores bajas se registraron en autónomos, trabajadoras de casas particulares, monotributo y asalariados privados.

Viernes 7 de agosto | 18:37

La caída del empleo sigue. En mayo, hubo una baja de 409.015 trabajadores registrados (-3,4 %) con respecto al mismo mes del año pasado, según la información que surge de los registros administrativos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) publicado por el Ministerio de Trabajo.

Del total de la baja de trabajadores registrados en mayo hubo caídas de 294.628 asalariados privados (-4,8 %), 26.218 asalariadas de casas particulares (-5,3 %), 24.105 autónomos (-6,1 %), y 88.837 monotributistas (-5,6 %). En tanto, se registraron leves subas de asalariados públicos (+0,7 %) y de monotributo social (0,7 %).

En mayo con respecto a abril hubo una merma de 91.986 empleos registrados. De ese total, hubo descensos de: 69.886 monotributistas, 9.563 asalariadas de casas particulares, 6.633 autónomos, 5.911 asalariados privados, 5.273 asalariados públicos. En tanto, sólo hubo suba en monotributistas sociales (+5.280).

Del total de la pérdida de asalariados registrados privados en mayo con respecto al mismo período de 2019 hubo mayores caídas en la construcción (-129.608), industria manufacturera (-36.619), comercio y reparaciones (-29.251), y hoteles y restaurantes (-24.089).

Según el informe del Ministerio de Trabajo, en todas las provincias, se observa una retracción del empleo asalariado registrado en la comparación interanual. Las mayores caídas se verifican en San Juan (-11,1 %), La Rioja (-9,7 %), Mendoza (-7,1 %), San Luis (-6,7 %), Catamarca (-6,4 %), CABA (-6,0 %) y Misiones (-5,8 %).

Teniendo en cuenta su peso en el empleo total, otras provincias que incidieron fuertemente en la reducción general del empleo fueron: Córdoba (-5,2 %), Santa Fe (-5,2 %) y Buenos Aires (-3,6 %).

Luis Campos, Coordinador del Observatorio del Derecho Social de la CTA – Autónoma, explicó en Twitter que “la caída del empleo formal en el sector privado acumula dos años ininterrumpidos. Desde el pico registrado en marzo de 2018 perdieron su puesto más de 520.000 trabajadores. Para encontrar un registro más bajo al actual hay que remontarse a fines de 2010”.

El especialista concluyó que “aflojó un poco el ritmo de deterioro del mercado de fuerza de trabajo, pero lejos estamos de ver señales de alguna recuperación. Esperemos estar cerca de tocar los mínimos pero imposible asegurarlo”.

Sobre la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL)

La Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) de junio calculó que el nivel de empleo privado registrado en empresas de más de diez trabajadores del total de los aglomerados relevados descendió un 3,2 % con respecto al mismo mes del año anterior, y 0,1 % en relación al mes anterior.

Campos sostuvo que “en junio habría continuado el retroceso del empleo formal (EIL). En el mes registró una caída del 0,1 %, bastante lejos de los valores de marzo, abril y mayo. Igualmente, no deja de ser el valor más bajo del indicador desde febrero de 2010” y agregó que “las suspensiones siguen por la estratósfera (8,1 % del total de asalariados registrados del sector privado). Apenas por debajo de los niveles de mayo, pero muy firmes y como amenaza latente de un deterioro mayor en los meses que vienen”.

La gacetilla que el ministerio envía a la prensa destaca la variación del nivel de empleo privado con respecto al mes anterior, pero omite la variación interanual que muestra una caída superior. Es llamativo cuando en gacetillas previas se detallaba ambas variaciones. El documento también realiza una comparación con otros países (que en otros informes no se hacía) para querer mostrar una menor caída del empleo en Argentina.

El Ministerio de Trabajo destaca las políticas del Gobierno como el programa de Asistencia de emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), la prohibición de despidos, y el acuerdo firmado entre la UIA y la CGT, a través del cual se acordaron un recorte de salario.

A pesar de las declaraciones de la cartera laboral, los despidos y las suspensiones aumentaron aunque el decreto del Gobierno los prohíbe. La norma habilitó una excepción: que por causas económicas y en acuerdo con los sindicatos, las empresas pueden suspender. La excepción se volvió regla.

Según relevó el Observatorio de Despidos durante la Pandemia de La Izquierda Diario (ODP-LID) desde el inicio del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) hasta el primero de agosto se registraron 5,5 millones de trabajadores afectados por despidos, suspensiones y ataques al salario. Las patronales pretenden convalidar una reforma laboral de hecho.

Te puede interesar: Ya son 5,5 millones de trabajadores afectados por despidos, suspensiones y ataques al salario






Temas relacionados

#Despidos   /   Ley antidespidos   /   Empleo   /   Despidos   /   Desempleo   /   Economía Nacional   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO