Mundo Obrero Uruguay

Despidos

Cierre de fábricas: ¿más beneficios para los empresarios?

Se pierden alrededor de 2500 empleos en poco tiempo, la mayoría de ellos en industrias localizadas en el interior, y el gobierno frenteamplista no logra implementar medidas de fondo para resolver este problema. Cierre de Fanapel en Juan Lacaze, departamento de Colonia.

Miércoles 15 de marzo | 18:28

Crisis en la industria

En poco más de 2 años se perdieron cerca de 2500 empleos, fundamentalmente en el sector fabril y que desarrollaban sus actividades en el interior. Fanapel en Juan Lacaze es uno de los últimos casos conocidos, pero la situación atraviesa distintas fábricas y empresas:

Anteriormente en el propio departamento de Colonia fue la industria láctea la que entró en crisis y despidió trabajadores. A comienzos de 2015 Ecolat dejó 400 trabajadores en la calle generando un fuerte impacto negativo en la zona de Nueva Helvecia. Pocos meses después fue el cierre de Schreiber foods el que provocó la perdida de casi 200 empleos en Libertad.

En el sector automotriz se vive una situación similar hace algunos años. Mientras que el cierre de la empresa chino-argentina Cherry generó que 350 trabajadores quedaran sin empleo, los recortes en Lifan y Nordex provocaron el envío de 250 trabajadores al seguro de paro y la pérdida de la fuente laboral para casi 150.

En Montevideo la empresa Fripur cerró sus puertas a mediados del 2015 y aunque hubo promesas y llegó un nuevo inversor la mayoría de los 900 trabajadores (muchas de ellas mujeres jefas de hogar) aún siguen sin trabajo en el sector.

Sumado a estas situaciones se encuentran cooperativas recuperadas como COEP (ex Pressur), Cotrapay (ex Paylana) y Alas Uruguay (ex Pluna) que al cerrar entre 2015 y 2016 ocasionaron la pérdida de la fuente laboral para más de 300 trabajadores.


Fanapel: La “propuesta” del gobierno.

Con el recuerdo fresco de lo sucedido en Fripur, donde sus propietarios recibieron créditos y dineros del gobierno mientras a su vez vaciaban la fábrica, la situación en Fanapel en Juan Lacaze es otro caso testigo de cómo el FA enfrenta los cierres de fábricas.

La llegada del presidente Vázquez la semana pasada intentando trasmitir el apoyo de su gobierno a la grave situación que atraviesa la localidad no puede ocultar que su gobierno no tiene ninguna solución de fondo para ofrecer.

Un seguro de paro “especial” (que por supuesto es por un periodo acotado y solamente pasa el problema para más adelante), intentos de reactivación del puerto de la zona, algunos puestos en la fibra óptica y la implementación de cursos de capacitación son los anuncios concretos que se realizaron. Más allá de promesas y expresiones de deseos parece que en la lógica frenteamplista solo cabe esperar la llegada de algún inversor “salvador” y para eso anuncian a viva voz su voluntad de dar más facilidades, créditos y exenciones impositivas para que algún empresario quiera aprovechar la situación.

La cínica frase de Vázquez de que “toda crisis tiene oportunidades a futuro” parece estar pensada para estos hipotéticos capitalistas y olvida la desesperante situación de los trabajadores y sus familias que se enfrentan a un negro futuro casi sin posibilidades de lograr un trabajo digno.

Hay que terminar con estos empresarios que se llenan de plata y que cuando bajan un poquito sus ganancias o no obtienen tantos favores y ventajas como piden, se van y dejan a los trabajadores en la calle. Hay que abrir los libros de contabilidad de las empresas para ver que hicieron con la plata y hay que expropiar y poner a producir bajo control de los trabajadores toda fábrica que cierre o despida. Que la crisis la paguen los capitalistas.






Temas relacionados

Mundo Obrero Uruguay   /   Uruguay   /   Cierre de fábricas y empresas   /   Frente Amplio   /   Despidos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO